España aparca su respuesta a Argelia a la espera de que descongele el comercio bilateral

El Gobierno quiere dar una “última oportunidad” a Argel para verificar si se desbloquean los pagos a empresas españolas

Los presidentes de Venezuela, Nicolás Maduro, y de Argelia, Abdelmadjid Tebboune, durante una rueda de prensa conjunta, en Argel, el jueves.
Los presidentes de Venezuela, Nicolás Maduro, y de Argelia, Abdelmadjid Tebboune, durante una rueda de prensa conjunta, en Argel, el jueves.Prensa Miraflores (Prensa Miraflores / EFE)

España ha decidido abrir un compás de espera en la crisis con Argelia y comprobar si, en los próximos días, se descongelan las relaciones comerciales bilaterales antes de pedir a la UE la adopción de medidas de respuesta ante lo que considera una decisión “unilateral e injustificada”, según fuentes gubernamentales. Por dos veces, el jueves y el sábado, las autoridades argelinas negaron que se hayan congelado los fondos con los que se financian las operaciones con España, pero la información de que dispone el Gobierno confirma que sigue siendo imposible realizar este tipo de transacciones.

Tampoco consta que se haya retirado la circular de la Asociación de Bancos y Establecimientos Financieros (Abef), una entidad pública cuyas decisiones son de obligado cumplimiento, que ordenaba “la congelación de las domiciliaciones bancarias de las operaciones de comercio exterior de bienes o servicios dirigidos a o procedentes de España” a partir del pasado jueves. “La circular sigue vigente”, señala una fuente europea destacada en Argelia que solicita el anonimato. “En la práctica se está impidiendo la domiciliación de facturas y, por lo tanto, no se puede exportar desde España a Argelia”.

Fue esta circular la que llevó al ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, a viajar el viernes a Bruselas para reunirse con el vicepresidente responsable de política comercial de la Unión, Valdis Dombrovskis, y pedir el apoyo de la Comisión Europea. En un comunicado, el Ejecutivo comunitario expresó su “máxima preocupación” por las medidas adoptadas por Argelia y advirtió de que estas pueden suponer una violación del acuerdo de asociación entre el país magrebí y la Unión, especialmente en el apartado referido a comercio e inversiones.

Fuentes comunitarias explican que la Comisión Europea está recabando información sobre el alcance de las decisiones de las autoridades argelinas. El domingo, los embajadores de los países de la UE acreditados en Argel celebraron una reunión en la que brindaron su apoyo a España.

La portavoz de Exteriores de la UE, Nabila Massrali, afirmó el lunes que la UE mantiene contactos con las autoridades argelinas para analizar el impacto de la suspensión del Tratado de Amistad, Buena Vecindad y Cooperación con España y la suspensión del comercio bilateral. “Queremos favorecer el diálogo para solucionar las diferencias y el Alto Representante [Josep Borrell] está listo para prestar apoyo si fuera necesario”, ha explicado.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El Gobierno español no quiere anticipar cuáles serán los próximos pasos a dar en esta crisis, pero subraya que apuesta por la vía del diálogo y se remite a las declaraciones que hizo el jueves Albares, quien anunció una respuesta “adecuada, serena y constructiva, pero firme en la defensa de los intereses de España y sus empresas”. El ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, se ha limitado a señalar que “el Gobierno y las instituciones europeas lo que van a hacer es trabajar continuamente para que cuando antes se restablezcan las relaciones comerciales, económicas, culturales y de todo tipo con Argelia”.

España podría pedir que se activara el mecanismo de arbitraje previsto en el acuerdo de asociación UE-Argelia de 2005, pero se trata de un procedimiento lento y burocrático, cuya resolución podría demorarse meses, por lo que las fuentes consultadas no descartan “otro tipo de medidas”, al margen del tratado.

Primero, esperar

De momento, el Gobierno prefiere esperar a comprobar si las declaraciones de las autoridades argelinas, en el sentido de que la congelación del comercio bilateral “solo existe en la mente de quienes se han apresurado a estigmatizarla”, como dijo la delegación de Argel en Bruselas; o de que “la supuesta suspensión de relaciones comerciales y de inversiones con España no tienen ningún fundamento”, como añadió su Ministerio de Exteriores, acaban coincidiendo con la realidad. “Vamos a darle una última oportunidad, vamos a creer lo que dicen sus comunicados”, señalan fuentes gubernamentales. “España no ha hecho nada para justificar esta agresión ni va a hacer nada para alimentar la escalada, pero va a defender sus intereses”, añaden.

El Gobierno insiste en que, ante la agresión unilateral de una potencia extranjera, es el momento de cerrar filas y no de cuestionar si el giro de la posición española sobre el Sáhara fue o no una decisión acertada. “Es un debate legítimo entre españoles, pero resulta inaceptable que un tercer país pretenda condicionar bajo presión la soberanía de España para decidir su propia política exterior”, añaden.

Djamal-Eddine Bou Abdallah, presidente del Círculo de Comercio e Industria Hispano-Argelino (CCIAE), ratificó el lunes desde Argel que, “de momento”, las operaciones con España están “congeladas”. “Estoy en contacto con varios bancos y así me lo han confirmado. Creo que es una cuestión meramente técnica. Argelia está intentando aplicar varias medidas para proteger su industria. Son unas medidas que afectan a todo el comercio exterior, no solo a España”, ha asegurado a este diario.

Bou Abdallah se mostró confiando el domingo, en declaraciones a la Cadena SER, en que ese mismo día se celebraría un Consejo de Ministros en el que se decidiría desbloquear la situación. A pesar de que ese consejo no se llegó a celebrar y de que las operaciones bancarias siguen bloqueadas para las empresas españolas, Bou Abdallah insiste en que en los próximos días se producirá el desbloqueo. “El Consejo de Ministros simplemente se ha retrasado una semana”, subraya.

Fuentes de la Unión Europea basadas en Argel indicaron a este diario que, en realidad, el Consejo de Ministros jamás llegó a convocarse para el domingo. “Es probable que la congelación de las operaciones con España se desbloquee en los próximos días”, indicaron las citadas fuentes. “Pero en realidad, nadie sabe nada. Son muy pocas las personas que toman ese tipo de decisiones”

La crisis diplomática de Argelia con España se inició después de que el palacio real de Marruecos difundiera el 18 de marzo el contenido de una carta enviada por el presidente del Gobierno español, en la que Pedro Sánchez afirmaba que la propuesta de autonomía respecto al Sáhara Occidental es la “base más seria, realista y creíble” para lograr una solución al problema.

Con aquella misiva, el Gobierno renunciaba a la línea que había mantenido desde que España abandonó su colonia en 1975. Hasta entonces, ningún Ejecutivo español había mostrado su preferencia por la oferta de autonomía presentada por Rabat en vez del referéndum de autodeterminación que propugna el Frente Polisario y su gran aliado y protector, Argelia.

50% de descuento

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS