EL OBJETO

Sin fecha de caducidad

Juan Carlos de Marcos / EPS

Las colaboraciones entre distintas marcas y las colecciones cápsula se han confirmado como una de las herramientas más eficientes para estimular el consumo. La naturaleza efímera de estos proyectos convierte a las piezas que los componen casi en objetos de coleccionismo. Una de las últimas es la protagonizada por Levi’s — epítome del estilo estadounidense— y Ganni, una firma danesa fundada en 1999 y que ha conseguido hacerse un hueco en el mercado internacional gracias a su estilo romántico y sus sugerentes estampados. El año pasado lanzaron unos diseños que solo se podían alquilar —no comprar—, pero este mes ponen, por fin, a la venta 14 prendas, como el vestido de la imagen, elaboradas con algodón de cáñamo, en cuyo cultivo se utilizan menos pesticidas y agua que en el del tejido tradicional. “Se trata de creaciones atemporales que quieres llevar una y otra vez, pero con detalles juguetones que van ganando con el tiempo”, resume la directora creativa de Ganni, Ditte Reffstrup.

Archivado En:

Más información

Recibe el boletín de EL PAÍS SemanalApúntate