Vinos
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

La Sillería 2019, sabrosamente expresivo

El impacto aromático de este verdejo de la bodega Barco del Corneta se basa en sus brillantes tonalidades herbáceas y florales

Quien tiene un abuelo tiene un tesoro. Y si posee además viejas viñas de verdejo en Cantalarrana (Valladolid), entonces el tesoro se convierte en una espléndida realidad vitivi­nícola. Es el caso de la ingeniera agrónoma y enóloga Beatriz Herranz. Con amplia experiencia descubriendo, recuperando y rehabilitando variedades en Méntrida y Cebreros, ha creado una pequeña bodega en su casa solariega de La Seca, rehabilitada y dotada de dos cavas subterráneas, excavadas a mano, donde se crían los vinos. Nace así este soberbio blanco, procedente de las microparcelas La Sillería, Silvina y El Padrino, plantadas con cepas centenarias de pie franco sobre terrenos arenosos.

Para la elaboración cuenta con el acreditado saber de su socio y amigo Félix Crespo, que ha optado por la clásica fermentación en barricas de roble de 500 litros, con posterior crianza sobre sus lías durante 12 meses. Una forma de potenciar el perfil aromático de la variedad verdejo sin distorsionarlo. En efecto, el impacto aromático del vino se basa en sus brillantes tonalidades herbáceas y florales, resaltadas por las frescas notas cítricas, y sobre un fondo especiado de brioche y leves tostados. Sabrosamente expresivo, acaba con el personal deje amargoso de la mejor verdejo.

La Sillería 2019

  • Bodega: Barco del Corneta. Calle Carreventosa, 7. La Seca (Valladolid)
  • Teléfono: 648 45 49 58
  • Web: barcodelcorneta.com
  • DO: no tiene
  • Tipo: blanco crianza, 13%
  • Cepas: verdejo
  • Precio: 24 euros
  • Puntuación: 9,5

Boletín

Las mejores recomendaciones para viajar, cada semana en tu bandeja de entrada
RECÍBELAS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS