Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Somos los protectores de la biodiversidad

Los pueblos indígenas somos el bosque, el río, los ecosistemas y espacios sagrados; por tanto, salvaguardamos todos esos recursos basándonos en nuestros conocimientos milenarios

Indígenas satere-mawe protestan frente a una sala del Hospital Nilton Lins, construida para tratar los casos de covid-19 de los pueblos originarios, en Manaos (Brasil). Se quejan de que no reciben atención adecuada.
Indígenas satere-mawe protestan frente a una sala del Hospital Nilton Lins, construida para tratar los casos de covid-19 de los pueblos originarios, en Manaos (Brasil). Se quejan de que no reciben atención adecuada.Raphael Alves (EFE)

A medida que la deforestación en la Amazonía brasileña y en otros países de la región alcanza niveles dramáticos y sin precedentes, las comunidades indígenas del país están cada vez más sitiadas, lo que refleja una tendencia observada en toda América Latina.

Líderes de organizaciones indígenas en Brasil lanzaron esta semana una campaña para exigir la expulsión de mineros ilegales de los territorios de los yanomami. Casi 14.000 mineros han invadido la región de este pueblo emblemático.

Más información
Los indígenas de Brasil se protegen
Los pueblos indígenas, el vínculo fundamental en la lucha por el planeta
Si no estás en el mapa, no existes. Así ayuda el GPS a los pueblos indígenas

Tristemente, la historia de los yanomami refleja lo que está pasando en los bosques tropicales en toda América Latina. Infecciones mortales por la covid-19 están apareciendo incluso en las regiones más remotas de los bosques tropicales de la región; mientras tanto, los mineros legales e ilegales, madereros y traficantes de tierras están actuando al amparo de la pandemia para apoderarse de nuestras tierras y envenenar nuestros ríos, particularmente en la Cuenca Amazónica.

Por lo tanto, acogemos con beneplácito el compromiso sin precedentes hecho por la prestigiosa High Ambition Coalition en una declaración que refleja lo que la ciencia revisada ha demostrado definitivamente, y el informe del IPBES ha confirmado. Afirma este grupo global de gobiernos y conservacionistas: "No podemos salvaguardar la biodiversidad restante del mundo sin asociarnos y respetar los derechos y el conocimiento tradicional de los pueblos indígenas y las comunidades locales, que a menudo son los mejores guardianes de la naturaleza del mundo".

Nosotros somos el bosque, el río, la biodiversidad, los ecosistemas y espacios sagrados; por tanto, salvaguardamos todos esos recursos basándonos en nuestros conocimientos milenarios. Por eso es necesario y urgente respetar y garantizar los derechos de pueblos indígenas y comunidades locales porque representamos la garantía del equilibrio de la naturaleza en el mundo.

Lo digo con propiedad en representación de muchas hermanas y hermanos que no pueden denunciar esto porque sus voces son acalladas. Y como líder de la Alianza Global de Comunidades Territoriales, representando una coalición de comunidades territoriales de pueblos indígenas y comunidades locales de los países con bosques tropicales de América Latina y el Sudeste Asiático.

A medida que surja más evidencia sobre el vínculo entre la aparición de nuevos patógenos y la pérdida de biodiversidad y la deforestación, el mundo debería considerar nuestra supervivencia como protección

Estamos preparados con nuestras propias propuestas y nuestras propias soluciones para avanzar en los objetivos adoptados por las Naciones Unidas y organizaciones globales, inversores y otras entidades corporativas. La ciencia ha demostrado que reconocer y hacer cumplir los derechos de los pueblos indígenas y las comunidades locales nos permite superar a todos los demás grupos, públicos o privados, que están a cargo de la gestión de ecosistemas vulnerables.

En un informe reciente, el Foro Económico Mundial estimó el valor de la biodiversidad intacta a nivel mundial para el sector económico en 33 billones de dólares. En el mismo texto, los autores señalaron nuestro papel como protectores del 80% de la biodiversidad restante del mundo y nos llamaron los mejores administradores de la naturaleza. Y, sin embargo, con demasiada frecuencia somos marginados en propuestas concretas para conservar la biodiversidad y reducir la deforestación.

La actitud de nuestros gobiernos nacionales en la crisis de covid-19 sugiere que somos descartables. A medida que surja más evidencia científica sobre el vínculo entre la aparición de nuevos patógenos y la pérdida de biodiversidad y la deforestación, el mundo debería considerar nuestra supervivencia como protección, no solo del planeta, sino de la humanidad.

La pandemia, un síntoma de un mundo fuera de sintonía con la naturaleza, ha captado la atención. Esperamos que el mundo esté preparado ahora para escuchar lo que tenemos que decir.

Tuntiak Katan es coordinador general de la Alianza Global de Comunidades Territoriales y Vice-Coordinador de COICA, la Coordinadora de las Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS