Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Trump puede perder

Una encuesta publicada esta semana indica que solo el 37% de los estadounidenses confía en él para gestionar la situación

El president de EE UU, Donald Trump, este miércoles en Washington.
El president de EE UU, Donald Trump, este miércoles en Washington. LEAH MILLIS (REUTERS)

La pandemia se puede llevar por delante a Donald Trump en noviembre. Ha sucedido lo que muchos políticos temen: un suceso inesperado y grave que obliga a retratarse, en el que no sirven los asesores y las mentiras. Se tiene talla de estadista o no se tiene. Tony Blair cimentó su gloria inicial en su reacción tras la muerte de Lady Di, la princesa del pueblo, en agosto de 1997. La crisis de la Covid-19 ha desnudado a Trump. Una encuesta publicada esta semana indica que solo el 37% de los estadounidenses confía en él para gestionar la situación.

Más información
Trump vira a la izquierda

No solo es la negación inicial, y sus ataques a los medios de comunicación y a los demócratas, a los que acusó de exagerar. Sus compatriotas irán a votar metidos en una recesión. Perdió un tiempo precioso. No aprendió de China, Italia y España. Ahora se ha embarcado en una cruzada de autosalvación en la que trata de convencer a todo el mundo de que lo hizo muy bien, de que es un presidente de guerra, y que si rebajó la gravedad al principio fue para que todos conservaran la calma.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

No es necesario que todos sus votantes se den cuenta, basta con unos miles en los llamados swing states, los que cambian según el candidato. Son una docena de Estados, y estarán entre los más golpeados.

Los demócratas han concentrado su apuesta en un centrista que gusta a las minorías. Josep Biden no es Barack Obama, no tiene un carisma excepcional, pese a ser divertido e inteligente. Puede gustar a los republicanos que se hartaron del clown, y más ahora que están en juego miles de vidas y millones de puestos de trabajo.

Bernie Sanders ha perdido las tres primarias del martes, incluido Illinois. Si tuviera sentido de Estado, se retiraría a favor de Biden. Una de las claves para derrotar a Trump es recoger parte del discurso progresista, el que se refiere a la creación de una sanidad pública. Sanders lleva cuatro años predicando en el desierto. La exigencia de una respuesta masiva a la Covid-19 desarma el discurso neoliberal, y devuelve el turno a los que defienden un nuevo contrato social, un New Deal que ayude a recuperar derechos, proteja el planeta y ponga a los especuladores en su sitio.

Los nuevos bancos son las compañías aéreas. Van a ser rescatadas. Se gastaron sus dividendos en los tiempos de bonanza en hinchar las acciones para que los bonos de sus ejecutivos fueran más jugosos. No pensaron en el sueldo de sus trabajadores ni en los pasajeros que han viajado enlatados.

Ahora, emiten un SOS con las cartas marcadas. Les salvarán para evitar despidos en un año electoral, pero no se cuestionarán las ganancias de sus grandes ejecutivos. No esperen una revolución con Biden, un político del sistema y para el sistema, pero algo va a cambiar en la conciencia de la ciudadanía, la que paga impuestos y vota.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS