Reflejo escultural

TOMANDO COMO inspiración los tradicionales espejos de mimbre, esta pieza con forma de flor está elaborada con finas varillas de hierro bañadas en dorado, un tono que constituye una de las grandes tendencias en decoración de esta temporada. Si ya de por sí el uso de un espejo es un recurso muy eficaz para realzar una pared y conseguir que un espacio gane en luminosidad, el impacto de una pieza como esta —que mide un metro de diámetro— sobre un sofá o un cabecero de cama se multiplica. Este modelo se llama Octavie, cuesta 199 euros y se puede encontrar en Habitat.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS