Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Eduard Punset o el divulgador discreto que alcanzó la fama de un ‘showman’

Su programa 'Redes' tenía una audiencia marginal, pero sus libros eran un éxito editorial y su estilo único llegó a convertir al escritor y divulgador, que ha fallecido a los 82 años, en uno de los rostros más populares de España

Un joven Eduard Punset, en 1980, fotografiado junto al ministrio de exteriores alemán Hans-Dietrich Genscher. Por aquel entonces, Punset era Ministro para las Relaciones con las Comunidades Europeas. En vídeo, perfil de Punset.

España recordará a Eduard Punset (Barcelona, 1936), que ha fallecido en Barcelona a los 82 años, como algo más que un presentador (otros, más maduros, lo recordarán incluso como algo más que un ministro, economista y periodista de medios internacionales). Había en él algo escaso en una televisión como la española, que siempre ha jugado a la prudencia y el sigilo en sus presentadores masculinos: un estilo difícil de describir y moderadamente fácil de imitar. Aquel tipo de cabello cano y revuelto, tono de voz bajo y suave y marcado acento catalán tenía algo que dejaba a los espectadores clavados a la televisión, aunque fuese en un programa destinado a minorías como Redes.

Punset pasaría a ser un autor prolijo y superventas: 200.000 fieles son marginales en televisión, pero una legión en las librerías. Llegó a anunciar pan de molde en una campaña publicitaria

El espacio de divulgación científica permaneció en antena 18 años (de 1996 a 2014) y dio a Punset una de las formas más extrañas que concede la fama televisiva: nadie veía su programa, pero todo el mundo conocía a su presentador. Si el programa registraba un 2 % de cuota de audiencia y atraía a 200.000 entusiastas (según datos de 1997, en su segundo año de emisión), pronto Punset se convertiría en alguien muy popular gracias a la parodia. Desde José Mota en televisión a decenas de youtubers en internet (como el popular Loulogio) iban a sacar punta a una de las características más especiales de Redes: que cuando Punset hablaba en inglés con un entrevistado se doblaba a sí mismo, con su habitual deje, parsimonia y cadencia.

Eduard Punset fue investido doctor honoris causa por la Universitat de les Illes Balears (UIB) en 2011.
Eduard Punset fue investido doctor honoris causa por la Universitat de les Illes Balears (UIB) en 2011. Cordon Press

Punset pasaría a ser un autor prolijo y superventas: 200.000 fieles son marginales en televisión, pero una legión en las librerías. Llegaría a anunciar pan de molde en una popular campaña publicitaria e inspirar el nombre de un grupo de indie pop madrileño, Los Punsetes. Su forma de conectar con el espectador se nos antojó única: en una televisión que se llenaba cada vez más de ruido, él nos hablaba de temas tan íntimos como la senectud, los recuerdos, las emociones, los misterios del cerebro y, sobre todo, la felicidad, que se convirtió en tema central de sus programas y algunos de sus libros.

A Punset no le faltaron las críticas de algún sector de la comunidad científica, pero siempre fue querido por el público, que vio en él a alguien capaz de acercarle de forma sencilla y tranquila las cuestiones más complicadas del universo y de la existencia. Incluso los que jamás vieron su programa percibían esa característica. Ese tipo de fama casi in absentia es difícil de explicar, pero seguro que el mismo Punset lo intentó en alguno de sus 600 programas.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información