Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere Eduard Punset a los 82 años

El exministro y divulgador científico, director y presentador del programa 'Redes' durante 18 años, ha fallecido a los 82 años en Barcelona

Eduard Punset en una foto de 2012. En vídeo, el homenaje que su familia ha colgado en sus redes sociales. En vídeo, perfil de Punset.

Eduard Punset  afirmaba con humor que no estaba demostrado que fuera a morirse. “¿Qué es la muerte? ¿Qué se muere cuando te mueres? Somos átomos en un 90%. Y los átomos son eternos. O sea, que yo probablemente no muera”, dijo en un programa de TV3 inspirándose en Lucrecio, el mismo autor clásico que reñía a aquellos que se indignaban con el hecho de tener que morir cuando vivieron casi muertos, desaprovechando la vida. Algo que no hizo Punset, a quien le preocupaba más la vida antes de la muerte que no si hay vida después de ella. Eduard Punset ha fallecido este miércoles víctima de un cáncer.

Profesor de Ciencia y Tecnología del Instituto Químico de Sarrià (Barcelona), Punset ha sido uno de los divulgadores científicos más populares gracias al programa Redes que dirigió y presentó en La 2 durante 18 años, de 1996 a 2014. Era capaz de explicar la ciencia con pasión y un toque de ironía. Punset entrevistó en Redes a prestigiosos científicos como los cosmólogos Lawrence Krauss, Leonard Susskind y Max Tegmark, los biólogos Richard Dawkins o Lynn Margulis o el etólogo Frans Waal. Conversaron sobre el origen del universo y la vida, la evolución, la naturaleza humana y animal o el destino del Homo sapiens, la Tierra y el cosmos.

Y lo hizo popular el que siempre pusiera por delante la curiosidad a la exhibición de conocimiento. Defendía con tesón que era posible combinar conocimiento y entretenimiento, que la sabiduría podía transmitirse sin impostación. En su programa ningún asunto se excluía del acercamiento científico. Sin desdeñar el lirismo, Punset hablaba, por ejemplo, de la química del amor, de sus factores biológicos. Con un peinado en el que podía reconocerse la imagen de Einstein, su biografía no está exenta de polémicas. Desde protagonizar en televisión un anuncio de un pan industrial, lo que es una muestra de su indudable popularidad, a deslizamientos hacia textos de autoayuda o el reconocimiento de figuras como la de Deepak Chopra, un conferenciante hindú que apoya con supuestos argumentos de la física cuántica la medicina alternativa ayurvédica.

Estas posiciones le supusieron críticas de una comunidad científica que había celebrado sus esfuerzos para romper con la impermeabilidad ciudadana al conocimiento científico, para superar la eterna separación de dos culturas, la humanista y la científica, como si fuera imposible conjugarlas.  Una ciencia que Punset contemplaba cómo se agrandaba al mismo tiempo que Dios empequeñecía.

Nacido en Barcelona el 8 de noviembre de 1936, pasó su infancia en un pueblecito ampurdanés, Cistella (Girona), donde su padre ejercía de médico. Fue este quien lo envió a estudiar a Madrid a los 18 años. La biografía de Punset está lleno de giros impensables. Un licenciado en Derecho que termina siendo reconocido como un gran divulgador de la ciencia. Militante del PCE que debió exiliarse en 1958 por haber repartido octavillas en favor de un científico en el exilio y que en 1980 entró en el Gobierno de Adolfo Suárez como ministro de Relaciones con las Comunidades Europeas, cargo que ejerció tras haber participado en el Gobierno catalán de Josep Tarradellas con la cartera de Economía y Finanzas. Fue diputado en el Congreso en 1982 por CiU y en 1985 se afilió al CDS de Adolfo Suárez. Elegido europarlamentario, ejerció como tal hasta 1994, desde 1991 como independiente. Presidió la delegación del Parlamento Europeo que tuteló la transformación económica de los países de Europa oriental tras la caída de la Unión Soviética. Intervino especialmente en Polonia desde una perspectiva económica liberal criticada desde sectores de izquierda.

Su carrera política se basó, entre otros méritos, en algo tan difícil  —según explicaba este miércoles Federico Mayor Zaragoza— como despertar confianza, ser fiable, mostrarse como persona incapaz de una traición, convencida de la necesidad de consenso porque hasta el funcionamiento de las bacterias se basa en él. En vísperas del referéndum ilegal por la autodeterminación en Cataluña, en 2017, publicó una carta en la que defendía su celebración “por el simple derecho democrático de los ciudadanos catalanes de ejercer su voto”. De hecho, su hija Carolina, eurodiputada por Ciudadanos, rompió con el partido después de que este le abriera expediente de expulsión por haber visitado a Puigdemont en Waterloo utilizando el coche oficial para trasladarse.

Punset también fue un reconocido economista. Máster en Ciencias Económicas por la Universidad de Londres, fue redactor económico de la BBC, dirigió la edición para América Latina del semanario The Economist y trabajó para el Fondo Monetario Internacional en Estados Unidos y Haití. Al margen de su sólida formación en distintas disciplinas, algo que le abrió muchas puertas fue el conocimiento del inglés cuando en España la lengua extranjera que más se trataba en el bachillerato era el francés.

Entre los premios que obtuvo destacan los de la Asociación Española de Científicos (2011), el Jaume I de Periodismo de la Generalitat Valenciana (2007), el de Ciencia y Tecnología de la Asociación Española de Editoriales de Publicaciones Periódicas (2008) y la Cruz de Sant Jordi de la Generalitat catalana (2011). En su currículo profesional figura desde la presidencia de Enher a la subdirección de Estudios Económicos y Financieros del Banco Hispano Americano o la coordinación del plan estratégico catalán para la sociedad de la información. Asesor de COTEC, una fundación para la innovación, fue profesor consejero de Marketing Internacional en ESADE y de Innovación y Tecnología del Instituto de Empresa (Madrid).

En el interminable repertorio de frases brillantes y ciertas con que Punset ilustraba cualquier pensamiento, ayer se recordaba, por ejemplo, su convicción de que la felicidad se basaba en la ausencia de miedo. Punset fue una persona que no tuvo miedo a la vida, a sus retos, a los que se enfrentó con pasión y socarronería.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información