Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

#28A y las migraciones

A menos de una semana de las elecciones nacionales, analizamos cómo los principales partidos candidatos tratan los aspectos vinculados a la inmigración en sus programas electorales

El año 2019 está fuertemente marcado por las elecciones, estatales, autonómicas, municipales y europeas. Este mes de abril nos estrenamos en las urnas con unas votaciones nacionales en las que decidiremos el futuro de España. La migración es uno de los temas que genera más polémica y sobre el que unos partidos y otros se posicionan de manera muy diferente, con propuestas muy variadas. El objetivo de este artículo es analizar cómo los diversos grupos han tratado los aspectos vinculados a la inmigración en sus programas electorales.

Antes de empezar, se hace necesaria una reflexión: cuando hablamos de inmigración, el imaginario a menudo nos lleva a pensar en las personas recién llegadas por la Frontera Sur o en los Menores Extranjeros no Acompañados (MENA). Sin embargo, cuando hablamos de migraciones nos referimos también a la relación e interacción entre personas de diferentes orígenes culturales. Porque la gestión de los flujos migratorios o la acogida de las personas extranjeras que acaban de llegar es sólo una parte: la convivencia en la diversidad cultural es una realidad de nuestra sociedad. Veamos cómo se hacen eco de esta complejidad y de esta riqueza cultural los diferentes partidos.

PSOE

El PSOE presenta el apartado de la inmigración haciendo alusión a la necesidad de la misma debido a las condiciones del mercado laboral, para después enlazar con los derechos y obligaciones de las personas migrantes.

Promueve las vías de la inmigración legal y propone visados de ida y vuelta. También hace alusión a la necesidad de mejorar la protección de los MENA, de reforzar la estrategia contra el racismo y la xenofobia y sostiene la promesa del ministro Grande-Marlaska de retirar las concertinas en la valla de la Frontera Sur. Dedica varios puntos al refugio, plantea una mejora del sistema de acogida estatal y sugiere un cambio de la ley de asilo actual.

Sin embargo, pese a las reiteradas peticiones de la sociedad civil y de organizaciones de migrantes y derechos humanos, mantiene su posicionamiento de reforma y no de cierre de los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE).

Ciudadanos

El partido naranja trata en apenas unos puntos el tema de las migraciones, bajo el enunciado “Promover una inmigración regular y ordenada” que, a su vez, se engloba dentro del epígrafe Una política de Seguridad y Defensa adaptadas al siglo XXI.

Como primer aspecto hace referencia a un sistema de visados por puntos mediante el cual pretende atraer “el mejor talento extranjero”. Lejos del perfil de las personas que huyen de sus países debido a que sus vidas corren peligro y por ello buscan protección en España o de la idea de las migraciones como un derecho a circular libremente (artículo 13 de la Declaración de los Derechos Humanos), Ciudadanos se limita a la búsqueda de “investigadores, inversores y profesionales altamente cualificados”. Cabe resaltar que recientemente la Comisión Europea avisaba de que los países de la Unión Europea pueden necesitar en el futuro mano de obra inmigrante de cualificación baja y media.

La gestión de las políticas sociales tiene una línea roja infranqueable que se llama derechos humanos

Partido Popular

El Partido Popular, como Ciudadanos, reclama “una política de inmigración ordenada” y la vincula también al mercado de trabajo, pero va más allá, proponiendo una ampliación de los tratados internacionales de retorno y expulsión de inmigrantes irregulares.

Llama especialmente la atención una propuesta sobre los MENA, proponiendo el retorno a los países de origen “para que puedan crecer y desarrollarse con sus familias”.

El partido azul promueve “la integración de aquellos inmigrantes que hayan llegado legalmente a nuestro país”. Es así cómo lo hacen la mayoría de personas extranjeras, las cuales acceden a territorio español por vías habilitadas como son los aeropuertos.

Un último aspecto que destaca es la mención especial a Venezuela: plantea la creación de un “Estatuto de protección temporal para venezolanos”, al igual que lo ha hecho Ciudadanos y que el PSOE ya ofreció bajo el nombre de "estatuto especial".

Podemos

Lejos del PP se posiciona el partido morado, Podemos, que presenta una batería de propuestas que muestran una actitud defensora de los derechos de los migrantes, tanto de los que aún no han llegado como de los que ya se encuentran aquí. Como el PSOE, incluye en su programa los Centros de Internamiento de Extranjeros, pero así como el partido de Sánchez propone reformarlos, Podemos apuesta por cerrarlos.

Asimismo, defiende la promoción de las vías seguras y legales mediante una serie de medidas que van desde la flexibilización de los procesos de reagrupación familiar, la posibilidad de solicitar asilo en embajadas y consulados de terceros países o la articulación de visados humanitarios.

En lo que refiere a los migrantes que viven aquí, sorprende gratamente la propuesta de facilitar los procesos de arraigo “dejando de vincular exclusivamente la renovación de las autorizaciones de residencia a un contrato en vigor u oferta de empleo”.

También se posiciona contra el racismo, prometiendo una Ley Integral para la Igualdad de Trato y Fomento de la Convivencia.

ERC

En esta línea, Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) propone adoptar en todas las políticas la perspectiva intercultural (bajo los ejes de igualdad, diversidad e interacción) y comparte con el partido morado la idea del cierre de los CIE. Es el grupo que ha planteado más claramente su contradicción con la ley actual de extranjería proponiendo su derogación y promoviendo en su lugar una Ley de Movilidad Humana.

También apuesta por las vías seguras y legales y pone el acento en la necesidad de erradicar el racismo y la xenofobia y evitar la irregularidad sobrevenida, aspecto éste último que nos preocupa especialmente a quiénes tratamos con personas migradas.

Como Podemos, también ERC hace mención especial al pueblo gitano en su programa, promoviendo actuaciones inclusivas dirigidas al mismo.

VOX

En el otro extremo se sitúa Vox, que ha hecho de las migraciones su bandera en la campaña mostrando una actitud abiertamente racista. Deportación de “inmigrantes ilegales”, “acabar con el efecto llamada” o la supresión del arraigo como forma de regularización son algunas de las propuestas del partido.

Acaba el apartado “Inmigración” apuntando la necesidad del fortalecimiento de las fronteras, con la propuesta de “levantar un muro infranqueable en Ceuta y Melilla”.

Todo un abanico de colores que engloba toda una variedad de posicionamientos que se plasman en una batería de propuestas que distan enormemente unas de otras, dependiendo del partido que las presente.

Veamos cómo van las elecciones, los pactos y cómo de firmes se mantienen estas propuestas y la coherencia de los partidos. Porque entre el negro y el blanco hay toda una gama de grises, pero la gestión de las políticas sociales tiene una línea roja, que se llama derechos humanos. Y ésta sí que debe ser infranqueable.

Jara Esbert-Pérez (@JaraEsbertPerez) es experta en migraciones.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >