Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los chimpancés saben darse pistas para urdir un plan

Un estudio muestra por primera vez cómo se comunican para coordinarse en beneficio mutuo

"Tras muchos años estudiando la cooperación en chimpancés hemos observado muy poca comunicación entre ellos, y se sabe muy poco sobre cómo se comunican en contextos cooperativos en libertad, por ejemplo cuando cazan", explica la primatóloga Alicia Pérez Melis. Este vacío sobre cómo se hablan los chimpancés entre ellos contrasta con la cooperación en humanos, que ya que desde muy pequeños usan gestos y señales que intentan propiciar actividades conjuntas indicando al compañero qué hacer. ¿Cómo es esta comunicación entre chimpancés cuando tienen que colaborar entre ellos con un objetivo que beneficie a ambos? ¿Hacen gestos señalando objetos, hacen indicaciones con la mirada?

Gracias a un estudio publicado por Melis esta semana ya sabemos que son capaces transmitir instrucciones concretas a otro compañero para llevar a cabo un plan conjunto. Melis, de la Universidad de Warwick, y su colega Michael Tomasello, de la de Duke, diseñaron hace seis años una "caja de colaboración", un mecanismo que obliga a coordinarse a dos chimpancés separados por unos barrotes para alcanzar juntos el premio y con el que han estado trabajando desde entonces.

Dos chimpancés están a cada lado de unos barrotes y tienen que colaborar, cada uno con una herramienta apropiada, para conseguir unas uvas metidas en esta caja. Ellos saben cómo funciona el mecanismo, pero Melis añadió una complicación para que tuvieran que comunicarse previamente para colaborar. Uno de los chimpancés tiene en su celda dos cajitas opacas y solo en una de ellas están las herramientas. El otro chimpancé tiene la llave que abre estas cajitas y sabe en cuál de las dos están estas herramientas. Es decir, debe darle la llave e indicarle en cuál usarla para cogerlas.

Ocho de los diez chimpancés empleados en la prueba comunicaron repetidamente la ubicación de las herramientas a sus socios. "El resultado fue una forma fructífera de colaboración compleja que incluyó la transferencia exitosa de información entre socios", apunta el estudio, que publican en Proceedings of the Royal Society B. "Este es el primer estudio que muestra parejas de chimpancés que desarrollan espontáneamente, sin medios comunicativos artificiales, una estrategia comunicativa exitosa para garantizar la coordinación en una tarea de colaboración", concluyen Melis y Tomasello. Hasta ahora se ha logrado que los chimpancés se comuniquen invirtiendo mucho tiempo en entrenamiento y con sistemas de apoyo, pero no de forma natural, como sucedió en este caso. 

Diseño esquemático de cómo funciona el experimento con la caja de colaboración (collaboration box) en los barrotes que comparten ambos chimpancés. ampliar foto
Diseño esquemático de cómo funciona el experimento con la caja de colaboración (collaboration box) en los barrotes que comparten ambos chimpancés.

"Es importante porque demuestra que tienen capacidades para colaborar y garantizar la coordinación entre ellos cuando tienen un objetivo común, más allá de simplemente haber aprendido a realizar una acción determinada y complementaria a la del compañero", resume la científica. Y añade: "Son capaces de desarrollar una estrategia comunicativa". Precisamente, Melis y Tomasello argumentan en otro artículo que el desarrollo humano de motivaciones altruistas y capacidades comunicativas podría haber surgido en contextos colaborativos de este tipo, de interdependencia entre congéneres. Los humanos primigenios, como los chimpancés en este experimento, sabían que merecía la pena colaborar y desarrollaron estrategias para hacerlo mejor, comunicándose. "Estos resultados indican que los chimpancés tienen más conocimiento del que pensábamos sobre lo que conlleva colaborar", señala Melis, "y cómo las dos acciones y los dos roles son necesarios para poder obtener ese objetivo final".

"Estos resultados indican que los chimpancés tienen más conocimiento del que pensábamos sobre lo que conlleva colaborar", señala Melis

"Creemos que en este estudio entendieron el contexto y la intención del compañero de encontrar las herramientas e indicar su localización", asegura Melis. "Podían ver como el compañero se dirigía de manera intencionada a una de las cajas y ofrecía ahí la llave", explica la primatóloga de Warwick. Además, este comportamiento del chimpancé en el papel de comunicador suele ir acompañado de miradas de interés hacia la caja, indicando con sus ojos que ahí está la clave.

Esto es interesante porque en una fase previa del experimento, como se muestra en el vídeo, era la propia Melis la que indicaba a los chimpancés la ubicación de las herramientas con su dedo índice, llamándolos por su nombre y haciendo gruñidos indicativos de comida. Los chimpancés no hacen eso, no usan el índice para señalar algo de interés como los humanos, pero en este caso lo entendieron en la mayoría de las ocasiones, optando por la cajita correcta.

"Es muy interesante que los chimpancés de este estudio hayan comprendido la forma de señalar de los humanos, porque en muchos otros estudios no parecían hacer caso o entender la intención comunicativa del gesto", afirma Melis. Como explica la primatóloga, señalar ayuda mucho a los humanos en la comunicación no verbal, ya que permite referirnos a entidades externas que no tenemos a nuestro alcance. Como los chimpancés podían acercarse a las cajas para indicar la correcta, escogieron esa estrategia comunicativa: pegarse a la cajita buena, mirándola, y entregando allí la llave. "No sabemos si los chimpancés podrían encontrar una manera de referirse a una de la cajas si no pudieran acercarse: podrían mirar a la caja, pero ¿sería suficiente para ser interpretado como una indicación?", se pregunta.

Puede escribirnos a javier@esmateria.com o seguir a Materia en Facebook,Twitter,Instagramo suscribirse aquí a nuestra newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información