Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aquí huele a ‘collage’

Kristjana S Williams, en su estudio de Reino Unido.
Kristjana S Williams, en su estudio de Reino Unido.

La artista islandesa Kristjana S Williams combina grabados victorianos y tecnología digital en una obra muy personal repleta de criaturas y paisajes exóticos. Su último gran proyecto es la creación del universo visual de Portraits, la nueva colección de fragancias de la firma Penhaligon’s

UNA COLOSAL IMPRESORA que es, con diferencia, el objeto menos fotogénico del estudio de Kristjana S Williams escupe centímetro a centímetro una lámina de colorido exuberante. Es un encargo privado de una clienta que le ha pedido a la artista que reproduzca en uno de sus collages la historia de su familia. Un tipo de creación para el que tiene lista de espera y al que se aplica con maneras de detective: “Analizo a la familia y entrevisto a sus miembros para enterarme de todo”.

Williams es oriunda de Islandia, pero vive en Londres desde hace más de 20 años. Tras licenciarse en diseño gráfico e ilustración en Central St. Martins, en 2003 cofundó la firma de moda y concept store Beyond The Valley. Una plataforma que acabó resultando el escaparate perfecto para su propia producción artística, limitada hasta ese momento a diseñar los motivos de sus prendas. “Mis estampados eran cada vez más narrativos. Y un día alguien me comentó que deberían estar en una galería”, recuerda. En 2012 decidió abrir su estudio, donde, junto a un equipo de siete personas, hoy traslada sus collages a láminas, piezas tridimensionales, dioramas y mobiliario.

Para la colección Portraits de la firma, ha creado un universo visual victoriano, con fauna y flora colorista.
Para la colección Portraits de la firma, ha creado un universo visual victoriano, con fauna y flora colorista.

Su principal recurso son grabados anteriores a la fotografía: volúmenes de flora y fauna o mapas antiguos que encuentra en librerías de viejo, mercadillos y tiendas de antigüedades. Williams escanea una imagen, la corta y la colorea digitalmente o con tinta. Mezcla y superpone elementos para concebir paisajes formados por cientos o miles de pequeñas partes de otros. Un paraíso poblado por aves tropicales, flores y frutas exóticas, animales cuasi mitológicos e insectos. El contrapunto cromático a los recuerdos en blanco y negro de su niñez en la inhóspita Islandia. “De pequeña estaba muy decepcionada por la ausencia de palmeras y hojas de banana”.

El poder narrativo de su obra la colocó en la órbita de Penhaligon’s, una casa de perfumes de alta gama fundada en Londres en 1870 y proveedora del duque de Edimburgo y el príncipe de Gales. En 2015 la firma fue adquirida por Puig y un año más tarde presentó The Portraits Collection, una línea de fragancias premium inspirada en una “ficción olfativa” sobre una familia aristocrática victoriana, en la que cada uno de sus miembros está representado por un perfume. Williams fue elegida para imaginar el universo visual de la historia, que abarca el packaging de fragancias, velas, cerillas y tés o los escaparates de las tiendas. “Al no estar familiarizada con la aristocracia británica o su sistema de clases, la propuesta me resultó fascinante”, explica.

La artista ha diseñado entornos para cada uno de los 13 miembros de esta familia en expansión —el pasado septiembre se incorporaron Constance y Sam, y hay previstos nuevos lanzamientos en 2019— que esconden guiños no solo al carácter, sino también a las notas e ingredientes de su perfume. “Se trata de invitar a la gente a un viaje”. Un periplo para reencontrarse con los aromas rotundos de su propia infancia: lava, musgo, sal y mar. “En estos tiempos de colonias frescas con olor a hierba recién cortada, me encanta que las de Penhaligon’s sean tan ricas e intensas”.

Kristjana S Williams, en su estudio de Reino Unido.
Kristjana S Williams, en su estudio de Reino Unido.

Para su proyecto más reciente, apeló al sentido del oído: la cubierta del nuevo disco de Coldplay, Live in Buenos Aires (de diciembre de 2018). Y en el futuro le gustaría explorar un tipo de arte más participativo. “El ­collage es un medio muy abierto”, concluye. “Con las herramientas adecuadas, todo el mundo puede llegar a tener un artista dentro".