Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ÁFRICA

El África urbana y las posibilidades de la “economía azul”

Un nuevo informe de ONU Habitat presentado recientemente en Nairobi sitúa las ciudades del continente en la vanguardia del sector

Imagen aérea de Maputo, Mozambique.
Imagen aérea de Maputo, Mozambique. Wikimedia Commons

"El cambio climático es real y es uno de los factores clave que las ciudades deben tener en cuenta, y la gestión del aumento del nivel del mar debe ser tratado por autoridades municipales y gobernadores", pronunció la directora general de ONU Habitat, Maimunah Mohd Sharif, en el marco de la primera Conferencia sobre Economía Azul Sostenible, celebrada los pasados 26, 27 y 28 de noviembre en Nairobi.

El evento de alto nivel, co-organizado conjuntamente por los gobiernos de Kenia, Canadá y Japón, con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) o el Banco Mundial, se celebró bajo el lema "La economía azul y la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible", y recordó a cientos de gobernadores, alcaldes y representantes de los gobiernos africanos el lema del Día Mundial del Hábitat 2018 y la importancia de gestionar los residuos sólidos municipales, estableciendo un vínculo directo entre la gestión de los residuos y la economía azul. 

"Si no cuidamos nuestros desechos, terminan en el desagüe, luego en el río y, finalmente, en el océano", alertó Maimunah Mohd Sharif. “Si conseguimos que nuestras ciudades estén bien a través de planes de desarrollo holístico y sostenible que integren por completo los cuerpos costeros y de agua dulce, el potencial para transformar los recursos marinos en un desarrollo próspero es infinito", argumentó la malaia, mostrando el importante papel de los gobiernos locales y subnacionales para hacer que sus ciudades sean más sostenibles.

La conferencia, que ha querido estrechar lazos para que el sector sea un impulsor de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) haciendo hincapié en la conservación y la gestión sostenible de los ecosistemas oceánicos como motores de desarrollo para África, ha sido el marco perfecto para que ONU Habitat presentara su informe Economía Azul y Ciudades, un documento que explica que las ciudades deben estar en la vanguardia del sector.

Ya sean ciudades costeras, isleñas o del interior, las urbes africanas son centrales para los desarrollos del sector azul en África. Muchos centros urbanos están ubicados a lo largo de la costa o de los ríos y lagos del continente africano. La ciudad keniana de Mombasa —en el Océano índico—, la congoleña Kinshasa —a orillas del Río Congo—, la tanzana Mwanza o la ugandesa Kampala —a orillas del lago Victoria—... son solo algunos ejemplos de los medios de vida sostenibles que el agua puede representar para millones de residentes urbanos.

El documento, evidencia cómo la planificación urbana y espacial de estos centros debe poner como prioridad la Economía Azul, junto a una gestión integrada y planes de desarrollo marinos y costeros formulados conjuntamente por los gobiernos nacionales y locales, que, además, incluyan las voces de expertos en protección marina.

Según la agencia de las Naciones Unidas, la gobernanza de los entornos costeros, marinos y de otros entornos vitales para el agua, deben armonizarse para obtener mejores resultados económicos, sociales y ambientales. Anticipar, mitigar y adaptarse a los impactos del cambio climático será un componente esencial para este sector, que requerirá de inversiones nacionales y locales en infraestructura, resiliencia comunitaria y protección ambiental complementados con estrategias globales y regionales, que además, posibiliten a las ciudades el acceso a fondos de financiación internacionales para el clima.

Los expertos de la ONU creen que, para que las ciudades no contribuyan a la degradación del medio ambiente, habrá que impulsar una planificación y diseño urbano resiliente, con planes de infraestructura y servicios básicos de bajas emisiones de carbono para promover un desarrollo económico local y prestar especial atención a la gestión del agua o las aguas residuales.

Teniendo en cuenta que, a menudo, las poblaciones más vulnerables y más pobres que viven en asentamientos informales están menos preparadas para hacer frente a las amenazas del cambio climático, el informe apunta a la necesidad de participación plena de mujeres, jóvenes y otros grupos marginales de las urbes africanas, para que la economía azul funcione a un nivel óptimo y llegue a las capas más necesitadas de la sociedad.

Además, el documento señala las inversiones en datos, ciencia y tecnología punta como piezas clave para respaldar la gobernanza y la buena gestión para lograr la sostenibilidad de este sector. Aunque la agencia reconoce que aún hará aún falta más investigación científica para establecer vínculos positivos entre las ciudades, la Economía Azul y el desarrollo sostenible.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información