Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los guardianes del medio ambiente

Sarah Toumi, una de las galardonadas enlos Premios Rolex a la Iniciativa, en un momento de su trabajo para combatir la desertificación en Túnez. (Foto: Rolex)
Sarah Toumi, una de las galardonadas enlos Premios Rolex a la Iniciativa, en un momento de su trabajo para combatir la desertificación en Túnez. (Foto: Rolex)

A lo largo de sus más de 50 años de vida, los Premios Rolex a la Iniciativa han apoyado numerosos proyectos destinados a conservar los distintos ecosistemas de nuestro planeta

Nuestro planeta es una maquinaria compleja y precisa, una fuente constante de vida para la que el ser humano es demasiado a menudo un agente desestabilizador. Por eso cobran cada vez más importancia aquellos proyectos que buscan equilibrar de nuevo esa balanza, disminuir la huella del hombre en el entorno natural y preservar toda la riqueza de la que es capaz nuestro planeta.

Desde sus comienzos en 1976, los Premios Rolex a la Iniciativa han buscado e impulsado aquellas ideas que buscan generar un impacto positivo dentro de nuestra sociedad y nuestro entorno. Como parte de la actividad filantrópica de la firma suiza, decenas de proyectos han encontrado en estos galardones una vía de financiación para hacer realidad esos conceptos que estaban en la cabeza de algunos grandes innovadores y que necesitaban la ayuda necesaria para desarrollarse completamente.

Los guardianes del medio ambiente

Entre los campos de actividad que se premian, uno de los fundamentales se basa en la preservación del medio ambiente, una tarea a la que se ha dedicado especial atención por su importancia y que ha propiciado algunos proyectos tremendamente significativos. Entre los casos de éxito que han surgido de los Premios Rolex a la Iniciativa encontramos algunos como el de Erika Cuéllar. Esta bióloga se ha propuesto formar a la población local en Bolivia, Paraguay y Argentina, con el objetivo de proteger la extraordinaria biodiversidad de uno de los últimos entornos verdaderamente salvajes de América del Sur, el Gran Chaco.

La concienciación social es el elemento fundamental de otro de los proyectos ganadores. La mexicana Maritza Morales Casanova se propuso hacer que incluso los sectores de población más desfavorecidos fuesen conscientes de la importancia de conservar y cuidar nuestro entorno natural y animal. A través de su fundación HUNAB (Humanidad Unida a la Naturaleza, en Armonía por la Bienestar, la Bondad y la Belleza), se ha dedicado a educar a los más pequeños sobre el respeto a su entorno, labor por la que recibió el Premio Nacional de México a la juventud en 2016.

Los guardianes del medio ambiente

Por su parte, Sarah Toumi también se puso como meta ayudar en las zonas rurales del país de uno de sus progenitores, Túnez. En zonas con grave peligro de desertificación, ella puso en marcha un proyecto que busca evitar el proceso de degradación de las zonas rurales a través de una sencilla idea: plantar acacias. Estos árboles ayudan a detener la desertificación y la salinización de la tierra, preservando la forma de vida de los habitantes de estas áreas del país. Su organización, Acacias for all, está trabajando para reverdecer 50.000 hectáreas y plantar un millón de árboles que ofrecerán nueva vida a zonas enteras y sus habitantes.

Los Premios Rolex a la Iniciativa siguen buscando año tras año a aquellas personas que buscan crear un impacto positivo en el mundo en áreas como medio ambiente, patrimonio cultural, ciencia y salud, exploración y técnicas aplicadas. De la misma forma, en 2010 se instauró la categoría Laureados Jóvenes, para proyectos liderados por menores de 30 años.