Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alianzas para el futuro del arte

Simon Kretz y David Chipperfield, discípulo y mentor, respectivamente, de la Iniciativa Artística Rolex. (Foto: Rolex)
Simon Kretz y David Chipperfield, discípulo y mentor, respectivamente, de la Iniciativa Artística Rolex. (Foto: Rolex)

Desde su inicio hace 16 años, la Iniciativa Artística Rolex para Mentores y Discípulos ha propiciado encuentros y colaboraciones que han conformado el futuro del arte en distintas disciplinas.

La tradición sitúa a la creación como una tarea solitaria. El artista ensimismado en su estudio, perdido en sus propios pensamientos, es una imagen clásica del proceso creativo, pero no responde por completo a la realidad. Parte de ese viaje mágico e instintivo en el que desemboca toda gran obra se crea en solitario, pero la colaboración y el trasvase de información y de enseñanzas es básico para conformar la personalidad de los grandes artistas de la historia. Todos forman parte de un hilo invisible que se va transformando y adoptando nuevas formas, pero en el que cada eslabón tiene una importancia fundamental.

El valor de esa transferencia de conocimientos y experiencias es el centro de la Iniciativa Artística Rolex para Mentores y Discípulos, un programa que nació hace más de 15 años y que ha ido propiciando desde entonces la colaboración entre artistas consagrados y los más prometedores artistas de distintas disciplinas. Su objetivo es impulsar la creación artística a la vez que tiende puentes entre la tradición y la vanguardia, acercando a generaciones para enriquecer tanto a los veteranos como a los artistas noveles.

Rolex continuó la senda filantrópica e instauró este programa que contabiliza hasta la actualidad nueve ciclos. La transmisión, un elemento clave en el diseño y desarrollo de la relojería, encuentra su reflejo en un proyecto que se basa en el intercambio de conocimiento.

Alianzas para el futuro del arte

En 2002 se empezó su primera edición, con uniones como las de la Premio Nobel de Literatura Toni Morrison con la novelista australiana Julia Leigh. Un año más tarde tuvo lugar la primera cena de gala en el teatro del Lincoln Center en Nueva York para celebrar el fruto de la colaboración creativa entre los primeros mentores y discípulos de la iniciativa.

El cine se incorporó en 2004 a las disciplinas incluidas en el programa, inaugurando esta sección con la colaboración entre la realizadora india Mira Nair con el tailandés Aditya Assarat. Sería el comienzo de una línea más de trabajos entre artistas de distintas generaciones en la que han participado algunos de los grandes nombres de la cinematografía de los últimos tiempos, desde Martin Scorsese a Zhang Yimou, Stephen Frears o Alejandro G. Iñárritu.

Con el transcurso de los años, otras áreas artísticas se fueron sumando a la iniciativa. En 2012 fue el turno de la arquitectura, una disciplina con la que Rolex ya había tenido una fructífera relación, trabajando directamente con arquitectos consagrados, por sus edificios, como Fumihiko Maki, Kengo Kuma y Michael Graves, o apoyando la Exposición Internacional de Arquitectura dentro de la Bienal de Venecia desde 2014. La unión entre la arquitecta japonesa Kazuyo Sejima y el chino Yang Zhao inauguró esta nueva disciplina dentro del programa, que se ha mantenido hasta la actualidad.

Como parte de la expansión de la Iniciativa Artística Rolex para Mentores y Discípulos, en 2015 tuvo lugar Fin de Semana de las Artes Rolex. En él, los siete mentores y discípulos de aquel ciclo 2014-2015 presentaron los logros conseguidos durante dicho periodo. México DF fue la ciudad que acogió este fin de semana de celebración de la colaboración en las artes.

Este 2018, Berlín ha sido testigo del último Fin de Semana de las Artes. Durante sus actividades, se dieron a conocer los frutos de las colaboraciones creativas del octavo ciclo, además de desvelarse los nuevos mentores en las disciplinas de arquitectura, danza, música y literatura.

La Iniciativa Artística Rolex para Mentores y Discípulos continúa ahora con su noveno ciclo, acercando y propiciando los encuentros y el trabajo en común entre generaciones de grandes artistas. Como la maquinaria perfecta de un reloj.