Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nadie merece nada

En lo que se refiere a la inmigración, suscribo todas las banalidades vagamente humanistas que conforman el ideario del progre acomodado

La caravana de migrantes, a su paso por Escuintla (Guatemala) este 1 de noviembre.
La caravana de migrantes, a su paso por Escuintla (Guatemala) este 1 de noviembre. AFP

De noche veíamos sus sombras, como fantasmas. Caminaban lentamente. Las noches eran frías pero luminosas: el cielo del desierto es como una explosión de estrellas. De día marchaban en pequeños grupos silenciosos. Venían de muy lejos e iban hacia muy lejos, cada uno con su historia asombrosa. De esto hace ya años. Este corresponsal acampaba con un biólogo junto a la costa del Sáhara mauritano para escribir un reportaje sobre las focas monje que habitaban la zona.

Las pequeñas focas estaban en peligro de extinción. Las personas, en cambio, abundaban. Y abundan. ¿A quién le importaba esa gente que se dirigía hacia el norte? Casi todos eran hombres que se habían lanzado a una aventura terrible, llena de fatiga, riesgos y ansiedad. No sabían cuánto tardarían en llegar a Marruecos, ni qué les ocurriría allí, ni a qué distancia estaba Europa, ni si la pisarían algún día, ni qué desastres y humillaciones les esperaban aún en el camino. Hay aventuras humanas que sobrecogen. Pero estábamos allí por las focas.

En lo que se refiere a la inmigración, suscribo todas las banalidades vagamente humanistas que conforman el ideario del progre acomodado. Me indigna que el Mediterráneo se convierta en una fosa común de proporciones cósmicas. Me indignan las mafias que trafican con personas. Me indigna la chulería con que el italiano Salvini cierra las puertas a esa pobre gente. Me indigna el uso que hace Trump de esa variopinta caravana hondureña, convertida en un peligro para la primera potencia mundial. Ah, la indignación. Qué sentimiento reconfortante: es el escalofrío de los buenos, de los justos.

También suscribo lo de que el inmigrante debe someterse a las leyes y usos del país de acogida. Y cuando me dicen que la capacidad de absorción de inmigrantes tiene un límite, asiento. Es verdad. No todos los africanos caben en Europa. No todos los americanos del sur caben en la América del norte. Puedo perorar bastante rato sobre la necesidad de un comercio más justo, sobre la conveniencia de fomentar el desarrollo de los países pobres, sobre la iniquidad de unas guerras alimentadas por nuestra industria de armamento. Y puedo seguir tranquilamente con mi vida.

No creo ni en mi tibia indignación ni en los tópicos insustanciales sobre integración de inmigrantes, límites y medidas

Por supuesto, no creo ni en mi tibia indignación ni en los tópicos insustanciales sobre integración, límites y medidas razonables. No. Ni por un momento. Esa es la nana que arrulla mi sopor de ciudadano europeo. Tengo derecho a vivir tranquilo, ¿no?

Lo incómodo es pensar en el asunto. ¿Qué haría yo si fuera el otro? Resulta evidente que estoy de este lado, el lado confortable, por la simple razón de haber nacido aquí. Cuesta atribuirse mérito alguno en este hecho tan decisivo. Si hubiera nacido allí, ¿qué sentiría?, ¿qué haría?

Creo que sería una persona furiosa y creo que jamás podría aceptar la injusticia del azar: nacer pobre en un país pobre. Creo que no confiaría ni por un minuto en el milagro estadístico, ese que convierte en ciudadano próspero a quien nació sin apenas perspectivas y que esgrimimos como prueba de que quien quiere, puede: falso. Creo que sentiría la necesidad de cobrarme algún tipo de venganza. Creo que querría incendiarlo todo. Y creo que estaría justificado.

Supongo que no ardemos todos porque ellos son mejores que los bobos indignados como yo.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información