Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de 7.000 menores solos desafían la red de acogida

Andalucía, País Vasco y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla son las más afectadas

Un joven marroquí no acompañado, en Jerez de la Frontera (Cádiz).
Un joven marroquí no acompañado, en Jerez de la Frontera (Cádiz).

Todas las vertientes de la inmigración tienen relevancia pero la situación de los menores no acompañados, MENA, ha rozado ya la zona de peligro, según ha considerado el Gobierno. Algunas comunidades autónomas han dado la voz de alarma para llamar la atención sobre una situación que consideran insostenible. Entre 2016 y lo que va de 2018 el número de menores que están solos alcanza ya los 7.000. Andalucía, País Vasco y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla son las más afectadas. La situación tendrá un tratamiento diferenciado y específico, según ha decidido este jueves el Gobierno en la reunión de la Comisión Delegada de Asuntos Migratorios, presidida por la vicepresidenta, Carmen Calvo, con presencia de los ministros involucrados en esta materia. La titular de Sanidad y Bienestar Social, Carmen Montón, miembro de esta comisión, se reunirá con las comunidades autónomas exclusivamente para tratar de los menores.

Esta comisión de asuntos para las migraciones la creó el Gobierno de Pedro Sánchez hace cuatro semanas y este jueves ha tenido su primer encuentro para analizar y hacer propuestas desde todas las perspectivas de la inmigración. Sus conclusiones serán la guía de trabajo para el encuentro que se celebrará el lunes con la comisión sectorial de Inmigración en la que están las comunidades autónomas pero que no se reunía desde hace dos años.

En el encuentro de este jueves la ministra de Sanidad, Bienestar Social y Consumo ha presentado un informe sobre el incremento en el número de menores no acompañados que son atendidos por los servicios de protección al menor de las CC AA. Su número ha pasado de casi 4.000 en 2016 a superar los 7.000 en lo que va de año. “En defensa del interés superior de estos menores, es necesario desarrollar un esfuerzo coordinado entre las diferentes administraciones responsables para asegurar la atención más adecuada, sin saturar los servicios de las Comunidades Autónomas más afectadas, especialmente Andalucía, País Vasco y las Ciudades Autónomas de Ceuta y Melilla”, se lee en un comunicado gubernamental. Las líneas de actuación de la política migratoria han sido hoy estudiadas con la voluntad de “mantener la seguridad de las fronteras y el respeto a los derechos humanos” como ejes de esa política. 

Son los ejes de la política migratoria. Además de elaborar el informe para los menores, también se establecerá un plan de reforma de la Oficina de Asilo y Refugio. Actualmente se acumulan en torno a 50.000 solicitudes de asilo para lo que el pasado Consejo de Ministros aprobó la contratación de 330 funcionarios interinos.En la reunión de este jueves han aportado sus puntos de vista y sus informes la ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, que es la vicepresidenta de esta Comisión; los ministros de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Josep Borrell; del Interior, Fernando Grande-Marlaska; y la ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Carmen Montón. De la misma forma parte la secretaria de Estado de Inmigración, Consuelo Rumí, que ejerce de secretaria de la comisión. Su experiencia es fundamental ya que ocupó este cargo con el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en el que tuvo que hacer frente en 2005 y 2006 a crisis de enorme envergadura por la llegada masiva de inmigrantes tanto por Ceuta y Melilla como por los cayucos que llegaban a Canarias.

Culpa al Gobierno de Rajoy

“Cabe destacar que la actual ola de presión migratoria era un fenómeno previsto y de 2016 a 2017 se ha incrementado las llegadas irregulares a las costas españolas un 170%, ante el cierre de las otras rutas del Mediterráneo. La situación, por tanto, viene heredada de la imprevisión del Ejecutivo anterior”, culpa el gobierno en su nota oficial. “ El Gobierno de Pedro Sánchez ha tenido que dar respuesta en menos de dos meses a una realidad migratoria sumamente compleja”, continúa. Cada ministro ha dado cuenta de su actuación en estos días de recrudecimiento de la presión migratoria. Los ministros de Interior y Exteriores han viajado a Marruecos, “país con el que España mantiene unas relaciones muy estrechas”, Mauritania y Argelia y se han reunido con sus Gobiernos para abordar esta situación.

Asimismo, el ministro de Asuntos Exteriores ha expuesto que el Gobierno mantiene contactos permanentes con la Comisión Europea para obtener los medios y recursos necesarios que permitan “atender con dignidad a las personas que llegan a las costas españolas”, así como proteger esta frontera exterior de la Unión Europea. Igualmente, la Cooperación Española va a seguir trabajando con los países de origen y de tránsito para reducir las causas de la inmigración y colaborar en una gestión ordenada de los flujos migratorios. La ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social ha presentado un Plan de Emergencia para poder atender las llegadas que se están produciendo este verano en las costas españolas. En el mismo está la habilitación de 30 millones de euros desde ahora y hasta fin de año, además de la puesta en marcha de centros de acogida para llevar a los inmigrantes que ahora están en polideportivos.

Más información