Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Abre en Madrid una unidad puntera que fusiona el tratamiento y la investigación del cáncer infantil

El hospital de La Paz inaugura con la Fundación CRIS Contra el Cáncer el nuevo departamento científico y sanitario

Lola Manterola y el doctor Antonio Pérez con Héctor, un paciente de 12 años.
Lola Manterola y el doctor Antonio Pérez con Héctor, un paciente de 12 años. EL PAÍS

La octava planta del hospital materno-infantil La Paz de Madrid luce un nuevo laboratorio y diez modernas habitaciones después de 18 meses de obras. El espacio, salpicado con constelaciones pintadas en las paredes, es la nueva Unidad CRIS de Investigación y Terapias Avanzadas de Cáncer Infantil, un departamento puntero que combina la investigación in situ de esta enfermedad y la asistencia médica de vanguardia para los casos más raros.

La organización benéfica Fundación CRIS Contra el Cáncer ha financiado con un millón de euros la construcción de la unidad y apoyará con un millón y medio más el trabajo del nuevo equipo interdisciplinar encargado de llevar a cabo ensayos clínicos y terapias personalizadas en el hospital. “La investigación que hacemos a pie de cama es la que nos permitirá curar el cáncer en niños”, ha dicho esta mañana durante el acto de inauguración el doctor Antonio Pérez, jefe de servicio de hemato-oncología pediátrica y director de la nueva unidad.

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid Enrique Escudero, que también es médico pediatra, ha recordado en el acto que se dan 1.800 casos de cáncer infantil al año en España, de los cuales entre el 20% y 25% son fatales por deficiencias de las terapias convencionales. La supervivencia no ha pasado de esas cifras en 30 años. “Hacemos un llamamiento a toda la sociedad, porque son proyectos a largo plazo y debemos seguir financiando”, dice Lola Manterola, paciente de cáncer y vicepresidenta de CRIS Contra el Cáncer, una organización que recauda fondos de particulares y empresas.

A diferencia de los cánceres adultos, que están ligados al envejecimiento y suelen aparecer en los epitelios, los tumores infantiles están asociados al crecimiento y afectan, sobre todo, a los tejidos estructurales como huesos o músculos. La Unidad prevé atender entre 50 y 100 niños y adolescentes de alta complejidad cada año, mediante el desarrollo de terapias celulares de última generación. En estas, normalmente se manipulan genéticamente células inmunes que posteriormente se suministran a los pacientes para destruir tumores.

“El objetivo son los pacientes que están ingresados y que tienen el problema ahora, pero del conocimiento que se va a generar se van a beneficiar todos los niños que actualmente están sanos pero que harán cáncer en los próximos años”, explica Pérez. “[Con] esos niños del futuro, vamos a saber qué tratamiento podremos optimizar. Además estamos en el momento en el que empezamos a averiguar las bases genéticas y epidemiológicas del cáncer en los niños. Podemos identificar en fases muy tempranas a niños que actualmente están sanos pero que van a hacer cáncer durante su edad pediátrica. Eso todo supone un cambio de inflexión absoluto”, señala.

"Una parcelita de normalidad"

La Unidad completa las instalaciones ya existentes del Servicio de Hemato-Oncología, que tenía 16 habitaciones, cuatro de ellas para trasplante de médula ósea. La nueva planta cuenta con cuatro nuevas habitaciones de aislamiento para el mismo propósito, y una zona dedicada a los ensayos clínicos. “También hay una sala de adolescentes para que puedan compartir un poco, que es muy positivo para ellos”, dice Consuelo, la madre de un paciente. Su hijo Héctor, que tiene 12 años, ha pasado la mitad de su vida con cáncer. En junio de 2017 le hicieron un trasplante de médula, y desde entonces ha pasado más tiempo ingresado que en casa.

“Tengo algunos amigos aquí en el hospital y mis amigos vienen a verme cuando pueden”, cuenta el chaval desde la camilla, apartando momentáneamente la vista de su videoconsola. Para su madre, el diseño de las nuevas instalaciones es importante para que “estén un rato juntos a su aire, hablando de sus cosas, funcionando como niños, peleando, o lo que sea”. “Te da una parcelita de normalidad”, reflexiona.

Tengo algunos amigos aquí en el hospital y mis amigos vienen a verme cuando pueden

El equipo que rodea a los pacientes y sus familias está formado por facultativos, investigadores, genetistas, bioinformáticas, inmunólogos, cirujanos, personal de enfermería y técnicos de laboratorio, que se encargan juntos de llevar a cabo los tratamientos y la investigación. Además de diseñar nuevos ensayos clínicos, el personal del centro está activo en la fase científica previa: la búsqueda de nuevas dianas moleculares, genéticas e inmunológicas en las células madre indicadoras de cáncer, en las que producen metástasis y en las que dan lugar a recaídas.

El departamento inaugurado esta mañana forma parte del conjunto de cuatro unidades especializadas en oncología de adolescentes que ha puesto en marcha la Comunidad de Madrid en hospitales públicos. Las otras tres están en el hospital 12 de Octubre, el Niño Jesús y el Gregorio Marañón. Además, la Comunidad de Madrid tiene prevista la puesta en marcha de la Estrategia Regional de Terapias Avanzadas, que pretende garantizar el acceso equitativo a los nuevos tratamientos para los pacientes que los necesitan.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información