Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un buque de precisión

Un buque de precisión

LA HISTORIA de la manufactura suiza de Ulysse Nardin está ligada al mar y a la precisión desde los días en que el cálculo del rumbo dependía de la fiabilidad del reloj de a bordo. Como los cronómetros marinos del siglo XIX, este Freak Vision (en platino, 95.000 euros) es un concentrado de innovación.

El empleo de silicio en la fabricación de sus componentes reduce la fricción, lo que se traduce en un menor desgaste de los mismos. El novedoso sistema de carga automática grinder consigue que, a igual movimiento de muñeca, se transmita al mecanismo el doble de energía de los sistemas habituales, mejorando su eficacia. Y es que nada en este modelo es convencional. Incluso los principales atributos de todo reloj, agujas y corona, desaparecen del diseño: la rotación del mecanismo central, con aparente forma de barco, permite la lectura de la hora. Y el ajuste horario se hace girando manualmente el bisel.