Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Invertir en la juventud africana es clave para que el mundo avance

La Fundación Gates señala en su segundo informe 'Goalkeepers' la importancia de la salud y educación de los más jóvenes para reducir la pobreza extrema y vuelve a apuntar a África como su prioridad

Unos niños juegan en los alrededores de una iglesia en Nairobi, en Kenia, el 16 de diciembre de 2009.
Unos niños juegan en los alrededores de una iglesia en Nairobi, en Kenia, el 16 de diciembre de 2009. Bill & Melinda Gates Foundation

Cuenta Bill Gates que un buen amigo le comentó una vez que en el mundo hay dos formas de moverse: en sandalias y bicicletas, o en coches y aviones. Es una metáfora sobre la pobreza, la riqueza y la desigualdad en el mundo a la que el multimillonario filántropo y su esposa Melinda han recurrido en el segundo informe Goalkeepers que publica este martes su fundación homónima. El objetivo: saber cómo estamos progresando para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible y destacar los asuntos olvidados que requieren más atención. Para seguir avanzando proponen la salud y la educación como soluciones, a la juventud como protagonista y como escenario, África subsahariana.

En opinión del matrimonio, creador de la Fundación Bill & Melinda Gates, hay motivos para ser optimista si nos fijamos en los logros alcanzados en las últimas décadas: sin ir más lejos, que desde el 2000 los avances en la medicina hayan salvado 50 millones de vidas y que más de 1.000 millones de personas hayan salido de la pobreza extrema. No obstante, llevamos tiempo corriendo el riesgo de que las tendencias se reviertan, como ya alertaron el año pasado en la primera edición del informe. Esto se debe, en buena parte, a que están naciendo más bebés en las partes del mundo donde es más difícil llevar una vida saludable y productiva. Hablamos de África subsahariana, donde en 2050 vivirán el 86% de los más pobres del mundo. "Hay que señalar lo que no está yendo tan bien y qué podemos hacer para cambiarlo", explicó la semana pasada el propio Bill Gates a una veintena de periodistas durante una llamada telefónica colectiva.

El nuevo informe Goalkeepers vuelve a mostrar, con datos y estadísticas obtenidas mediante métodos científicos, cuáles son los mejores y peores resultados que se pueden dar en asuntos como la pobreza extrema, la mortalidad materna o el retraso en el crecimiento de los niños dependiendo de cómo se comporte la humanidad en el futuro con el continente africano en el punto de mira.  Uno de los obstáculos que este enfrenta es el rápido crecimiento de su población: casi el 60% de los africanos tiene menos de 25 años (en Europa son el 27%), la media de edad es de 18 años (frente a los 35 de Norteamérica y 47 de Japón) y, además, la población va a doblarse para 2050, lo que significa que incluso si el porcentaje de pobres en el continente se reduce a la mitad, el número seguiría siendo el mismo que ahora.

Por eso, es en suelo africano donde hay que ayudar a crear oportunidades, y esto significa invertir en la juventud o en lo que los economistas llaman capital humano, que son la mejor baza que tiene un país para desarrollar su productividad, acabar con la pobreza, crear oportunidades y generar prosperidad. "El capital humano tiene que ser la pieza central de nuestros esfuerzos", comentaba durante la charla telefónica. "Si damos acceso a la educación a la generación que viene, esos niños podrán contribuir al desarrollo económico del mundo".

En cuanto a la salud, el informe destaca el caso de Ruanda, hace unos años devastada por el genocidio y hoy poseedora de un sistema efectivo con el que ha alcanzado los niveles más bajos de mortalidad infantil que jamás ha tenido. El reto hoy es asegurar que los niños no solo sobreviven, sino que también prosperan. Por otra parte, la educación: desde el 2000, el número de niños africanos inscritos en la escuela primaria se ha incrementado de 60 a 150 millones, y el número de niñas escolarizadas ahora es prácticamente igual al de varones. "Ahora hay que centrarse en la calidad de esa educación", insistió. Se pone como ejemplo a Vietnam, donde sus estudiantes están entre los mejores del mundo pese a este fue un país de ingresos bajos hasta 2010.

El éxito de los programas de VIH en Zimbabue y de un nuevo proyecto de planificación familiar keniano o las oportunidades de empleo que genera la moderna agricultura en Ghana son algunos casos de éxito que utilizan los Gates para justificar el optimismo del que siempre hacen gala: "Si invertimos en el capital humano, los jóvenes que hoy llevan sandalias en los países más pobres y con más crecimiento de población, montarán bicis mañana e inventarán coches más limpios, más seguros y más baratos la semana siguiente".

Planificación familiar en África subsahariana

Se prevé que África subsahariana doble el número de su población en 2050, pero para 2100 podría volver a duplicar la cifra, según la ONU. Si esto se produce, el continente tendrá que cuadruplicar sus esfuerzos para mantener el nivel actual de inversiones en salud y educación, que hoy por hoy son bajas. Para Alex Ezeh, experto del Center for Global Development y participante en el informe, la meta de los programas de planificación familiar debe ser empoderar a las mujeres para que ellas puedan ejercer su derecho a decidir libremente el número de hijos que quieren tener, cuándo y con quién. "Hoy, las mujeres africanas tienen una media de 0,7 hijos más de los que desearían; si esta cifra bajase a cero en los próximos cinco años, la población subsahariana en 2100 sería un 30% menor de lo esperado".

Invertir en la juventud africana es clave para que el mundo avance ampliar foto

No hay que perder de vista la relación entre el número de hijos y la educación: las mujeres que han estudiado tienden a trabajar más, ganar más dinero, expandir sus horizontes, casarse y tener los hijos más tarde, tener menos e invertir más en cada uno de ellos. Retrasar la edad a la que nace el primogénito altera también los datos finales: si empiezan a parir a los 15, en 60 años habrá cuatro generaciones nuevas, pero si comienzan a los 20, ya serán solo tres generaciones.

VIH en Zimbabue

En 1997, una de cada cuatro personas en Zimbabue era seropositiva. Gracias a muchos esfuerzos, desde 2010, las infecciones de VIH han descendido un 49% y las muertes por sida un 45%. Con un 61% de la población del país menor de 25 años, y teniendo en cuenta que el mayor riesgo de infectarse es en las primeras etapas de la vida, el reto ahora es lograr que el VIH no se vuelva a convertir en una epidemia.

Invertir en la juventud africana es clave para que el mundo avance ampliar foto

Un equipo de la universidad Imperial College de Londres ha establecido tres posibles escenarios para 2050. En el primero, el tratamiento y la prevención se mantienen iguales y el número de infectados sigue bajando gradualmente. En 2050 habría aún casi 16.000 nuevos casos de VIH. En el segundo, se aumentan más las actuales herramientas de prevención, así que las nuevas infecciones decaerían hasta laos 5.000. En el tercer escenario, se utilizan y amplían métodos nuevos, como el medicamento preventivo PrEP, que va a empezar a usarse en 2024. "Este es el modelo más optimista y es por lo que la Fundación Gates está invirtiendo tanto en innovación y desarrollo: el número de infecciones casi desaparecería", indica Geoff Garnett, subdirector del área de VIH de la Fundación.

Educación: el caso de Vietnam

En el año 2000, solo una quinta parte de los niños de India estaba escolarizada. El Gobierno inició un programa educativo que supuso una revolución: hoy, el 97% va al colegio. En los países de África subsahariana, el absentismo se ha reducido casi un 25%. Pero, si bien se ha logrado que los alumnos entren en clase, aún queda que reciban una educación de calidad. Por ejemplo, en Kenia, una encuesta nacional reveló que solo la mitad de los estudiantes de tercero de primaria saben que 20 y 2 suman 22.

Invertir en la juventud africana es clave para que el mundo avance ampliar foto

Hay que trabajar en la calidad de la educación y, para ello, el presidente de la organización india Central Square Foundation, Ashish Dhawan, ofrece el caso de Vietnam como ejemplo a seguir: Con una renta per cápita solo algo superior a la India, en 15 años sus estudiantes han superado a los de países ricos en exámenes internacionales de matemáticas, ciencias y lectura. "En Vietnam, los profesores creen que todos los niños, no importa si son pobres o ricos, pueden y deben aprender, y se hacen responsables de sus resultados. Las escuelas analizan los datos a menudo para rastrear el progreso y cambiar de método cuando es necesario. Si los países del sur de Asia y África hacen del aprendizaje su prioridad número uno, irán hacia a un futuro próspero", concluye el experto.

Agricultura

"Si preguntas a un ghanés dónde hay oportunidades, te dirá que en Accra, la capital. El campo es sinónimo de pobreza", afirma James Thurlow, investigador del International Food Policy Research Institute. Pero podría no ser así. La agricultura de subsistencia está desapareciendo, pero está siendo reemplazada por un modelo agrícola más dinámico y productivo".  El Instituto que representa Thurlow creó un modelo para averiguar el impacto del desarrollo agrario en el país en el futuro y encontraron que podría reducir la pobreza a la mitad, crear cientos de miles de empleos y potenciar el crecimiento económico. Ghana se comporta bien, y de alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible relacionado con la agricultura, la pobreza en 2030 habrá caído hasta el 3%: 848.000 pobres menos. Los pequeños granjeros tienen en sus manos la llave del cambio.

Invertir en la juventud africana es clave para que el mundo avance ampliar foto

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Goalkeepers: el evento

Por segundo año consecutivo, la Fundación Gates celebrará en Nueva York un evento bajo el nombre Goalkeepers enmarcado en la celebración de la 73ª sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas (UNGA 73). Se trata de una reunión pensada para compartir lo que está funcionando y lo que no, y para forjar nuevas asociaciones que lleven impulsar el progreso hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Goalkeepers '18 comenzará con la ceremonia de entrega de los Global Goals en la noche del 25 de septiembre, seguida de un evento diurno el 26 de septiembre. En la primera edición acudieron personalidades como el expresidente de Estados Unidos, Barack Obama, o la Premio Nobel de la Paz, Malala Yousafzai. En esta ocasión han confirmado su asistencia David Sengeh, director de Innovación del Gobierno de Sierra Leona; Trisha Shetty, abogada india, activista social y fundadora de SheSays; King Kaka, músico y activista keniata; Aranya Johar, poetisa india; Graça Machel, defensora internacional de los derechos de las mujeres y los niños, y cofundadora de Graça Machel Trust; Richard Curtis, escritor, activista y cofundador de Project Everyone; y Stephen Fry, actor, escritor y presentador. El evento contará con las actuaciones del cantautor británico Ed Sheeran y del Brooklyn Youth Chorus.

Más información