Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una reunión con Bill Gates para impulsar la educación de los jóvenes, la clave de un futuro mejor

Políticos, artistas, activistas y empresarios se reúnen en Nueva York en septiembre en el 2º encuentro Goalkeepers de la Fundación Gates para debatir sobre la inversión necesaria en las nuevas generaciones

Victor Ochen, nominado al Nóbel de la Paz, levanta la bandera de los ODS.
Victor Ochen, nominado al Nóbel de la Paz, levanta la bandera de los ODS.

 

 

Acaban de anunciarlo. Bill y Melinda Gates, copresidentes de la fundación homónima, reunirán a líderes emergentes y consolidados del ámbito político y empresarial, así como activistas y artistas, durante el evento Goalkeepers 2018 los días 25 y 26 de septiembre en Nueva York, en el marco y tiempo en que se celebra allí la tradicional Asamblea de Naciones Unidas; momento propicio, pues los líderes del mundo suelen reunirse en bandadas en esta ciudad estadounidense.

Será por segunda vez. Y en esta nueva edición la palabra clave y prometedora es: jóvenes. Con todas las letras. La intención de los Gates en el Goalkeepers 2018 (una suerte de campaña plurianual dedicada a acelerar el progreso para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU) es insistir en que el mundo avanza y que, apostando de verdad por ello y con los datos en la mano, hay un progreso real en la reducción de la pobreza extrema desde 1990, y demostrar lo mucho que podría conseguirse si el mundo invirtiera en la salud y en la educación de sus crecientes poblaciones jóvenes, especialmente en África.

"Este año, Goalkeepers estará centrada en el crecimiento de la población joven y en la forma en que afecta al progreso mundial. Los ponentes demostrarán cómo la inversión en el capital humano (la salud y educación) abre las puertas a la productividad y a la innovación, reduce la pobreza y genera prosperidad", ha especificado la entidad filantrópica en un comunicado.

El evento, que a buen seguro será en formato pequeño, cercano y desenfadado, tal como lo fue el año pasado (los dos siguientes vídeos de este artículo lo muestran), es un espacio de diálogo e intercambio internacional y multidisciplinar de gente que se mueve, impulsa iniciativas o políticas y hace cosas por mejorar la vida de los otros. E intenta brindar la oportunidad de centrarse en lo positivo, como contrapunto a la narrativa negativa que suele predominar las redes sociales y los medios de comunicación. A través de asociaciones, datos e historias impactantes, Goalkeepers pone de relieve el progreso alcanzado, exige responsabilidades a los Gobiernos y une a una nueva generación de líderes para abordar los desafíos más apremiantes del mundo.

Se trata de una llamada a la acción, en definitiva, por parte de los Gates, tal como hicieron ya en 2017 de la mano de un festín de participantes que no dejó a nadie indiferente. Hubo discursos de altura, entrevistas jugosas, mucha nota de humor, actuaciones musicales, poesía, intervenciones en directo de activistas y personalidades allende los mares y hasta donaciones en vivo en el espacio Jazz del Lincoln Center. Todo magníficamente presentado por el actor y escritor Stephen Fry.

"El evento de 2017 fue un escaparate de creatividad con narraciones en vivo, visualización de datos, películas de estreno y apariciones de expertos en salud global y héroes cotidianos, con el objetivo de inspirar a nuevos líderes para ayudar a alcanzar los ambiciosos Objetivos de Desarrollo Sostenible, esa lucha contra la pobreza extrema, la desigualdad y el cambio climático para 2030", escribía luego la Fundación Gates, organización que patrocina nuestra sección Planeta Futuro. En directo, Bill Gates avisó: "Estamos en un momento decisivo en la historia del desarrollo global en el que podemos o trabajar colectivamente o darle la espalda al sufrimiento humano y la inequidad". Conocer el progreso logrado es fuente de inspiración, añadió.

Para apoyar en tal tarea, allí estaba el primer ministro canadiense Justin Trudeau, que entusiasmó a los asistentes con su intervención de apoyo a los movimientos de mujeres en ese tiempo previo al #MeToo: "Depende de todos nosotros defender los derechos de las mujeres, asegurarnos de que sus voces se escuchen y romper con los estereotipos que las limitan y detienen. La mejor manera de lograr la igualdad es apoyarlas directamente... Un mundo más justo, más sostenible, está a nuestro alcance, pero solo si las mujeres tienen un papel principal".

El expresidente estadounidense Barack Obama, por su parte, fue la estrella más brillante, y encandiló al personal poniendo distancia con las políticas de su sucesor, Donald Trump (cuyo hotel se veía directamente a sus espaldas) sin nombrarlo en ningún momento. "Nuestros desafíos son reales. Llevará tiempo resolverlos. Pero cada uno de nosotros puede marcar la diferencia, y todos debemos intentarlo", dijo. "Eso es lo que creo, eso es lo que creen los goalkeepers y estoy seguro de que si todos nos empeñamos, el mundo progresará aún más en los próximos años... Las cosas están mejor. Y mejor es bueno. El mundo nunca ha sido más sano, más educado, más tolerante, menos violento”, dijo.

Otros ponentes fueron las reinas Rania de Jordania y Máxima de los Países Bajos, las Premio Nobel de la Paz Leymah Gbowee y Malala Yousafza, el periodista Nicholas Kristof... Y entre los famosos destacó el showman Trevor Noah (ver vídeo debajo), criado en Sudáfrica, autor de Prohibido nacer: memorias de racismo, rabia y risa, un bestseller autobiográfico, quien luego, claro está, le sacó mucho jugo a su encuentro entre bambalinas con Obama en su DailyShow.

Hubo sesiones en torno a las mujeres y las niñas, a la tecnología orientada al desarrollo y la salud mundial, y los oradores compartieron historias de liderazgo audaz y soluciones innovadoras. "El progreso notable contra la pobreza y la mortalidad infantil y la enfermedad en las últimas dos décadas es una de las historias más importantes de nuestras vidas", apuntó Melinda Gates. "Los líderes y héroes que compartieron hoy sus historias nos recuerdan que avanzar es posible y que se necesita un liderazgo efectivo y un enfoque firme. Todos tenemos un papel que desempeñar en el logro de los ODS".

Invertir es la clave

Un listón muy alto, pues para el Goalkeepers de este año, porque en el anterior, además, y para que no todo quede en palabras y promesas que se lleva el viento, se hicieron varios anuncios de un mayor compromiso financiero internacional en distintos sectores. Una contribución de 200 millones de dólares de la propia Fundación Gates para una plataforma de promoción de la salud de mujeres y niños en los países en desarrollo, y para cuatro "aceleradores" multisectoriales apoyados por diversas organizaciones internacionales (como el propio Gobierno de Canadá, el Banco Mundial, Unicel o la Agencia Británica de Cooperación Internacional) de movimientos de mujeres, trabajadores locales en salud, inclusión financiera digital y malnutrición infantil.

Entre los participantes de esta próxima edición 2018 ya están confirmados jóvenes líderes como David Sengeh, director de Innovación del Gobierno de Sierra Leona; Trisha Shetty, abogada india, activista social y fundadora de SheSays; King Kaka, músico y activista keniata; y Aranya Johar, poetisa india oral. Otros ponentes de renombre serán Graça Machel, defensora internacional de los derechos de las mujeres y los niños; Richard Curtis, escritor, activista y cofundador de Project Everyone.  Lo musical también tendrá su espacio con las actuaciones del cantautor británico Ed Sheeran y del Brooklyn Youth Chorus.

El 18 de septiembre, una semana antes del evento de Nueva York, Bill y Melinda Gates lanzarán su informe Goalkeepers 2018 como ya hicieron en 2017 con el titulado Las historias detras de los datos, donde querían demostrar que sí, que invertir en la lucha contra la pobreza tiene rostro e impacto. El documento de esta nueva edición destacará aquellas innovaciones e inversiones clave que el mundo debe poner en marcha para "garantizar que los jóvenes alcancen su máximo potencial y dar paso a una era de seguridad y prosperidad a nivel internacional".

Para completar el foco en las nuevas generaciones, los premios Global Goals Awards de Goalkeepers serán presentados el 25 de septiembre para reconocer los mejores proyectos centrados en los jóvenes y directamente vinculados a los 17 Objetivos Mundiales. Las cuatro categorías de premios incluyen el Premio al Progreso, el Premio Artífice del Cambio, el Premio Campaña y el Premio Global Goalkeeper. Los ganadores el año pasado fueron Laura Ulloa (Colombia), Felix Manyogote (Tanzania), Marieme Jamme (Senegal), Bernard Coulibaly (Mali), la presidenta de Liberia Ellen Johnson Sirleaf y Ria Sharma, de India.

Más información