Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Esta es la edad en la que tenemos la autoestima más alta

Empieza a crecer a partir de los cuatro años, pero tarda muchos más en llegar a su punto álgido

La autoestima es la valoración que tenemos sobre nosotros mismos y, según un reciente estudio publicado en la revista Psychological Bulletin, "sufre cambios sistemáticos a lo largo de la vida". Es decir, a veces está más alta y en otras ocasiones la tenemos más baja. La investigación, realizada por expertos de la Universidad de Berna (Alemania), ha descubierto cómo varía durante los años y cuál es la edad en la que mejor nos solemos valorar.

Según el trabajo, en el que se han analizado 331 ensayos sobre autoestima que incluyen datos de 164.868 personas desde los cuatro hasta los 94 años, es cuando cumplimos 60 cuando los pensamientos positivos que tenemos sobre nosotros mismos están en su punto más álgido. Algo que, además, suele mantenerse a lo largo de esa década.

El primer cambio sustancial que notaron los científicos ocurre cuando tenemos entre cuatro y 11 años, que es cuando empieza a crecer nuestra autoestima. A partir de ese momento, cuando entramos en la adolescencia, la curva se estabiliza y se mantiene constante hasta los 15: "Al contrario de lo que se ha supuesto durante mucho tiempo, la mayoría de los jóvenes no tienen una baja autoestima durante esta etapa", aclaran los expertos.

Durante los siguientes años de vida, hasta los 30, vuelve a crecer de manera considerable y sigue haciéndolo hasta llegar a su momento más alto, a los 60, aunque con menor intensidad. Pasada esta década, cuando cumplimos 70, nuestra autoestima empieza a mermarse y lo hace por el resto de nuestra vida, sobre todo desde los 90. Algo que los científicos de Berna achacan a vivencias de la vejez como la jubilación, la pérdida del papel social, la soledad y posiblemente la viudez.

"Entender cómo se desarrolla la autoestima a lo largo de la vida es importante porque se trata de algo que realmente importa en el día a día de las personas", concluye la investigación. "La evidencia demuestra que tiene impacto sobre nuestra vida. En particular sobre el éxito y el bienestar que rigen nuestras relaciones sociales, la educación, el trabajo y la salud física y mental", apuntan los expertos de la Universidad de Berna.

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información