Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La vida de Fernando Alonso lejos de las pistas

Tras dejar la Fórmula 1, el piloto expande sus firmas y planea su segunda boda

Fernando Alonso y Linda Morselli, en Baréin, el pasado mes de abril.
Fernando Alonso y Linda Morselli, en Baréin, el pasado mes de abril. Getty Images

Fernando Alonso ha pasado este verano por la mayor encrucijada de su vida. Tras un nuevo descalabro en los circuitos, en este caso a los mandos de un McLaren, el piloto asturiano decidió abandonar la escudería y anunciar después que, a los 37 años, dejaba la Fórmula 1. Por primera vez desde su debut en 2001, Alonso no estará en el próximo Mundial. Ha sido una marcha que se veía venir tras muchas temporadas de malos resultados con distintos coches y escuderías. Atrás quedan 17 años de éxitos, decepciones y numerosas polémicas, en una trayectoria en la que el piloto ha amasado una fortuna que le ha convertido junto a Rafa Nadal en el deportista español mejor pagado.

También se ha forjado la personalidad de un hombre que llegó a lo más alto con apenas 24 años tras la conquista de sus dos títulos mundiales. Su carácter reservado y serio, en ocasiones seco, se ha convertido en una de sus señas de identidad. Tras dos relaciones con dos españolas famosas, Alonso ha encontrado la estabilidad junto a la ex de Valentino Rossi, la modelo italiana Linda Morselli, siete años menor que él. Todo en un momento muy agitado en lo profesional, en el que El Nano se ha embarcado en dos negocios muy ambiciosos, uno de ellos relacionado con la moda.

Aunque acaba de anunciar que deja la Fórmula 1, lo cierto es que Alonso llevaba algunos años diversificando su actividad lejos del monoplaza. Los circuitos le han dado más disgustos que alegrías las últimas temporadas, pero el asturiano no ha dejado de ser Magic Alonso en su faceta como empresario. El año pasado lanzó su firma de moda Kimoa. Una marca de ropa y complementos para hombre y mujer de inspiración californiana. En la actualidad y según informes de revistas como Forbes, la fortuna personal del piloto español ronda los 250 millones de euros.

Alonso ha decidido aprovechar el impacto publicitario de las citas del Mundial de Resistencia en las que participa ahora, como las 500 millas de Indianápolis o las 24 horas de Le Mans, para iniciar la expansión internacional de la compañía. Ha ampliado su distribución a 150 países, con el foco puesto especialmente en los mercados estadounidense, japonés y latinoamericano. En este último Alonso es un ídolo y su popularidad ha aumentado notablemente los últimos años. Los productos se venden a través de la página web de la firma y de otros canales multimarca, pero el siguiente paso es la apertura de tiendas físicas.

Su otro gran negocio puede calificarse de auténtico pelotazo. Alonso se ha asociado con la empresa china Shanghai Yi Qian Communications para construir 40 pistas y escuelas de pilotaje en el gigante asiático los próximos cinco años. China tiene uno de los circuitos del Mundial de Fórmula 1, pero ningún piloto en las pistas ya que no hay tradición de este deporte.

Consciente del enorme potencial por explotar, el asturiano quiere protagonizar el crecimiento allí y construirá réplicas de la escuela de karting que tiene en su tierra natal. No han trascendido las cifras del acuerdo, pero sí se sabe que participará una de las empresas de telecomunicaciones más importantes del mundo, Tencent, con un valor bursátil de 500.000 millones de euros. 

Fernando Alonso en el Campeonato Mundial de Resistencia 2018 en Silverstone, Inglaterra.
Fernando Alonso en el Campeonato Mundial de Resistencia 2018 en Silverstone, Inglaterra. GTRESONLINE

Una de las mayores alegrías para Fernando Alonso estos últimos meses ha sido su novia Linda Morselli. El piloto y la modelo italiana llevan juntos algo más de dos años, y a diferencia de lo que ocurrió con sus anteriores relaciones, Alonso se muestra cariñoso con ella en público y en las redes sociales. No fue así con la cantante Raquel del Rosario, con la que estuvo casado cinco años, ni con su última pareja, la presentadora Lara Álvarez. La atención mediática que despertaron las relaciones fue en ambos casos uno de sus mayores problemas.

Alonso nunca ha llevado bien la presencia de la prensa, y su interacción con los medios se ciñe a sus declaraciones después de las carreras. Pese a todo, ninguna de sus exparejas ha tenido palabras de reproche hacia él. Siempre se ha impuesto la discreción tras la ruptura. Estos últimos días varios medios han asegurado que el asturiano se ha comprometido con la modelo, con la que se casaría el año próximo.

Pretendientes deportivos

Mientras tanto, a Alonso no paran de salirle pretendientes que no quieren que abandone del todo el mundo del motor. Desde que anunció que deja la Fórmula 1 se han multiplicado los rumores de ofertas millonarias de competiciones como la Nascar, la Indy Car o la WEC. También la Fórmula E, competición de coches eléctricos que dirige Alejandro Agag, yerno de Jose María Aznar. Todas quieren contar con uno de los mejores pilotos del mundo, una estrella capaz de generar millones en publicidad.

Al mismo tiempo, en la Fórmula 1 le siguen teniendo muy presente. El director comercial de la competición ha declarado que quieren continuar contando con él como embajador. Aunque se forjó rivales y algún enemigo como Lewis Hamilton durante estos años, han surgido muchas voces ensalzando la figura del asturiano estas últimas semanas.

Alonso ya mira hacia delante y, de volver a ponerse al volante, su único objetivo es ganar las 500 millas de Indianápolis, el título que le falta para conquistar la llamada triple corona, un hito logrado por un solo hombre hasta la fecha, el británico Graham Hill.