Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fernando Alonso anuncia que deja la Fórmula 1

El piloto asturiano deja la disciplina tras 17 años y con dos títulos del Mundial en su palmarés

Fernando Alonso dirá adiós al Mundial de Fórmula 1 cuando termine esta temporada. Así lo anunció el piloto ayer, un 14 de agosto, para sorpresa de la mayoría de aficionados al automovilismo. Alonso llevaba días insinuando a través de sus redes sociales su intención de comunicar algo importante, aunque nadie se imaginaba que se tratara de un asunto tan trascendental. La confirmación llegó a través de un vídeo del propio Alonso y también de McLaren, el que todavía es su equipo, que al mismo tiempo emitió un comunicado en el que dejaba claro que el español no formará parte de la parrilla de 2019. El asturiano, de todas formas, dejó una puerta abierta a un futuro regreso si la escudería inglesa pudiese competir por el título: "Sé que volverán [McLaren] más fuertes. Quizá entonces sea el momento de volver".

"Después de 17 años increíbles ha llegado el momento de llevar a cabo un cambio y pasar página[...]. Hoy tengo retos más grandes que los que la F1 puede ofrecerme. Tomé esta decisión hace unos meses y de forma firme. Sin embargo, quiero agradecer a Liberty Media [la empresa promotora del campeonato] los esfuerzos realizados para que cambiara de opinión, y también los de todos aquellos que me han contactado", declaraba Alonso en la nota emitida a las cinco en punto de la tarde, en un horario que encaja tanto en Europa como en Estados Unidos, donde enfoca sus próximos retos. "Quedan varios grandes premios aún esta temporada, y voy a participar en ellos con más compromiso y pasión que nunca. Vamos a ver qué nos depara el futuro; hay nuevos retos ilusionantes a la vuelta de la esquina. Estoy en uno de los momentos más felices de mi vida , pero tengo que seguir explorando nuevas aventuras", añade el corredor.

Con el asturiano no se irá solo el primer y único campeón español de Fórmula 1, sino que uno de los deportistas más populares del país; alguien capaz de crear, de la nada, una tremenda corriente de afición a los monoplazas, un ámbito en el que la tradición era más bien escasa. Al mismo tiempo, también dejará el certamen una de las figuras más controvertidas del paddock, alguien capaz de generar las mismas simpatías que rechazos.

Habrán sido 17 temporadas completas en las que, hasta el momento, el ovetense se adjudicó dos títulos mundiales con Renault (2005 y 2006) tras destronar al todopoderoso Michael Schumacher, además de acumular 32 victorias, 97 podios y 23 vueltas rápidas. Un bagaje tremendo solo al alcance de alguien con un talento extraordinario con un volante entre las manos que, sin embargo, no demostró ser tan hábil en las decisiones que tomó al poner pie a tierra. Sobre todo sorprende que un piloto tan bien considerado por la mayoría se viera en la obligación de volver a buscar cobijo en Renault después de salir por patas de su primera incorporación a McLaren (2007), donde coincidió con Lewis Hamilton, entonces novato.

Todavía se entendió menos la vuelta a McLaren en 2015 tras cinco años en Ferrari (2010-2014). Enfundado en el mono de Il Cavallino Rampante se quedó dos veces (2010 y 2012) a escasos milímetros de seguir sumando coronas y eso es algo que puede sacar de quicio a cualquiera. Solo así puede interpretarse su regreso a la estructura británica, cuando todos los indicativos que recibía vaticinaban un siniestro como el que finalmente tuvo lugar. Las urgencias de la escudería de Woking motivaron que la alianza con Honda se precipitara, y lo que parecía un relato de cuento de hadas basado en los éxitos del pasado se convirtió en la peor de las pesadillas: 82 puntos en tres ejercicios (2015, 2016 y 2017), menos de los que hoy figuran en el casillero de Max Verstappen, quinto clasificado en la tabla general a falta de nueve paradas en el calendario.

Problemas en McLaren

La falta de pegada del MCL33, una vez equipado con el motor Renault, en este 2018 ha sido el impulso definitivo que le ha llevado a buscar otros escenarios en los que volver a sentirse protagonista por circular delante, donde le corresponde. Otra cosa será ver en qué condiciones queda McLaren tras perder a su buque insignia, el principal reclamo para los escasos patrocinadores con los que cuenta el equipo. La segunda formación más universal del campeonato atraviesa la etapa más lúgubre de su historia, y las consecuencias de esta pérdida en un momento tan delicado pueden ser absolutamente demoledoras.

A pesar de poner fin a la etapa deportiva más trascendente de su vida, el asturiano, a sus 37 años, se centrará a partir de ahora en encasquetarse la conocida como Triple Corona, el galardón honorífico que consigue aquel capaz de imponerse en el Gran Premio de Mónaco, en las 24 Horas de Le Mans y en las 500 Millas de Indianápolis, y que hasta la fecha solo posee Graham Hill. Alonso ya tiene en su hoja de servicios las dos primeras muescas y no hay duda de que volverá a lanzarse a por la tercera, en el que será su segundo intento tras rozar la gloria el año pasado.

Fernando Alonso anuncia que deja la Fórmula 1

Más información