Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ricciardo ficha por Renault y se queda con el coche de Carlos Sainz

El australiano dejará Red Bull a finales de curso para convertirse en el compañero de Hulkenberg en la escudería francesa

ricciardo renault
Daniel Ricciardo, en Monza, en septiembre de 2017.

Daniel Ricciardo ha dado un portazo de esos que se recuerda, al no renovar su contrato con Red Bull para aliarse con Renault. Según la nota oficial emitida este viernes a mediodía por la estructura de Miltones Keynes (Gren Bretaña), su vínculo con el australiano terminará el próximo 31 de diciembre después de cinco temporadas en la formación del búfalo rojo (2014-2018) y de otras tres, repartidas entre Toro Rosso (2012 y 2013) y HRT, donde corrió cedido en 2011, en su debut en el Mundial de Fórmula 1. Menos de una hora después, Renault anunciaba su contratación de cara a 2019, cuando hará pareja con Niko Hulkenberg. Esta maniobra provocará un movimiento de fichas que hará que varios pilotos cambien de aires. Uno de los más afectados es Carlos Sainz.

El madrileño disputa este Mundial con Renault pero en condición de cedido por parte de Red Bull, que se guardó una opción sobre él que solo se haría efectiva para colocarle en su primer equipo –no para regresar a Toro Rosso–, de nuevo como vecino de Max Verstappen. No obstante, el buen papel de Pierre Gasly hasta la fecha también podría llevar a los ejecutivos de la compañía energética apostar por la promoción del francés, que fue cuarto en Australia, el primer gran premio del año y la primera carrera de la nueva alianza entre Toro Rosso y Honda. De ser así, a Sainz se le reducirían bastante las opciones de permanecer en la F1, a la espera de ver si Fernando Alonso presionaría a McLaren para incorporar a su compatriota.

A sus 29 años, Ricciardo se ha convertido en una de las piezas más cotizadas de la actual parrilla, tanto por su habilidad al volante como por su condición de seguro, esto es, su capacidad para optimizar su rendimiento y convertirlo en el mayor número posible de puntos. Así logró en 2014, su primer curso como piloto de Red Bull, concluir por delante de todo un tetracampeón del mundo como Sebastian Vettel. Y así ha conseguido batir a Max Verstappen en los dos últimos ejercicios, a la espera de ver qué ocurre en este 2018 –actualmente ha sumado 13 puntos más que el holandés en la tabla–. Su incuestionable talento, además, se combina con un carisma que le hace único en el paddock, proyectado de forma inequívoca a través de su refulgente sonrisa.

“Esta ha sido, probablemente, una de las decisiones más difíciles de mi carrera hasta el momento. Sin embargo, creo que ha llegado el momento de asumir un nuevo desafío”, declara el corredor de Perth, en el comunicado emitido por Renault. “Me doy cuenta de que queda mucho camino por delante para lograr que Renault alcance su objetivo de volver a competir al más alto nivel, pero me ha impresionado mucho la progresión del equipo en estos dos últimos años. Además, cada vez que Renault se ha involucrado en este deporte ha ganado”, añade Ricciardo, cuyo traspaso, seguramente, todavía añadirá más tensión a la relación que mantienen Red Bull y Renault, que en 2019 dejará de suministrar sus motores a la escudería, que ya ha firmado con Honda.

Más información