Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Tendencias BLOGS Coordinado por PABLO LEÓN Y MIGUEL ÁNGEL MEDINA

Los ciclistas que circulen por Madrid podrán girar a la derecha con el semáforo en rojo

La nueva Ordenanza de Movilidad Sostenible de la capital permitirá atar las bicicletas al mobiliario urbano

Bicicletas de alquiler atadas en la plaza de Callao, este miércoles.
Bicicletas de alquiler atadas en la plaza de Callao, este miércoles.

Los ciclistas que circulen por Madrid podrán girar a la derecha con el semáforo en rojo cuando la maniobra esté señalizada y podrán atar su bicicleta a elementos de mobiliario urbano, lo que hasta ahora estaba prohibido. Además, la velocidad de todas las calles de un único carril y de un carril por sentido se reducirá a 30 kilómetros por hora para facilitar la convivencia entre bicis y vehículos a motor. Así se recoge en la nueva Ordenanza de Movilidad Sostenible que hoy aprueba la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid, aunque todavía tiene que pasar por el pleno municipal para su aprobación definitiva.

Las novedades para quienes montan en bicicleta en la capital de esta normativa son sustanciosas. Así, el Consistorio incluye la posibilidad de que los ciclistas giren a la derecha con semáforo en rojo siempre que esté señalizada. También se permitirá la circulación en ambos sentidos en calles residenciales, es decir, aquellas con velocidad de 20 kilómetros por hora o inferior), así como en las ciclocalles. Esto será así de forma general, salvo cuando exista señalización que lo prohíba.

Eso sí, el concepto de ciclocalle cambia: ahora serán las calles en las que exista una coexistencia entre bicicletas y peatones. En este tipo de vías se permitirá con carácter general la circulación de bicicletas en ambos sentidos de circulación. Con carácter excepcional se permitirá la entrada de ciertos vehículos a motor, lo cual se deberá indicar mediante la señalización correspondiente.

Como novedad recogida tras las alegaciones, la nueva ordenanza -que sustituye a la anterior-  permitirá que los pedaleantes puedan anclar su bici a vallas u otros elementos de mobiliario urbano, excepto bancos y marquesinas, siempre que no afecte a la funcionalidad o acceso a los mismos. Hasta ahora, esto estaba prohibido. Se trata de una histórica reivindicación ciclista que, además, ayuda a paliar la histórica escasez de aparcabicis de la capital. En cualquier caso, sigue estando prohibido atar la bici a árboles y otros elementos vegetales. Por último, la norma regula el registro para bicis, que será obligatorio para los servicios de alquiler y otras actividades económicas.

Estos cambios en la máxima norma que rige la circulación en Madrid se suman a los que adelantó EL PAÍS en febrero: la ciudad reducirá la velocidad a 30 kilómetros por hora en todas las calles de un único carril y de un carril por sentido, y a 20 por hora en los barrios con plataforma única (con aceras mismo nivel que la calzada), como los céntricos Lavapiés o Chueca. Esta medida fue aplaudida en su momento por vecinos y expertos. Además, los peatones podrán cruzar las zonas 30 (zonas completas limitadas a esta velocidad) por cualquier punto, sin necesidad de hacerlo por un paso de cebra, siempre que hayan comprobado sin riesgo ni entorpeciendo indebido.

Más información