Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid reducirá la velocidad a 30 por hora en todas las calles de un carril por sentido

Los peatones podrán cruzar estas vías por cualquier punto, sin necesidad de hacerlo por un paso de cebra

La calle de Embajadores, en el barrio de Lavapiés, limitada a 30 kilómetros por hora.
La calle de Embajadores, en el barrio de Lavapiés, limitada a 30 kilómetros por hora.

Madrid reducirá la velocidad a 30 kilómetros por hora en todas las calles de un único carril y de un carril por sentido, y a solo 20 por hora en los barrios con plataforma única (con aceras mismo nivel que la calzada), como los céntricos Lavapiés o Chueca. Además, los peatones podrán cruzar las zonas 30 (zonas completas limitadas a esta velocidad) por cualquier punto, sin necesidad de hacerlo por un paso de cebra, siempre que hayan comprobado sin riesgo ni entorpeciendo indebido . El borrador de la Ordenanza de Movilidad Sostenible, que hoy adelanta EL PAÍS, incluye aumentar a más barrios las calles donde habrá que pagar por aparcar y ampliar sus horarios.

El primer borrador de la futura Ordenanza de Movilidad Sostenible del Área de Medio Ambiente y Movilidad Sostenible del Ayuntamiento de Madrid apuesta por “una mejor convivencia vial y más protección para peatones y personas con movilidad reducida, así como medidas para el fomento de la bicicleta”. El cambio más novedoso de la normativa consiste en la limitación de velocidad a 30 kilómetros por hora en todas las calles de un único carril para circulación privada e, incluso, en las que tengan uno por sentido, “con el objetivo de reducir la siniestralidad y pacificar el tráfico en beneficio de ciclistas y peatones”.

El gobierno municipal de Manuela Carmena (Ahora Madrid, una coalición de partidos que gira en torno a Podemos) considera que esta iniciativa es fundamental para cumplir con el Plan A de Calidad del Aire, una iniciativa municipal que trata de luchar contra la contaminación y mejorar la movilidad.

Actualmente, en las vías de un único carril el límite de velocidad está fijado en 50 kilómetros por hora. La reducción (a 30 o 20, según zonas) es considerada fundamental por el Ayuntamiento para garantizar la seguridad de los peatones en caso de atropello y “la convivencia con las bicicletas”.

Pie de Foto: La calle de Tribulete, en Lavapiés, considerada de plataforma única: la acera está al mismo nivel que la calzada.rn ampliar foto
Pie de Foto: La calle de Tribulete, en Lavapiés, considerada de plataforma única: la acera está al mismo nivel que la calzada.

La reducción de la velocidad a 30 por hora ya está en práctica en algunas vías de la capital, como es el caso de la calle de Alcalá, en el tramo que va de la M-30 a Ciudad Lineal. Además, en las zonas de plataforma única; es decir, aquellas donde las aceras están al mismo nivel que la calzada (como ocurre en barrios como Lavapiés o Chueca), la velocidad para los vehículos se reducirá hasta los 20 kilómetros por hora.

Según fuentes del Área de Medio Ambiente, esta medida “contribuirá a un apaciguamiento general del tráfico y beneficiará al peatón, que es el eje prioritario de esta ordenanza, además de garantizar una mayor convivencia vial”. De hecho, con la futura ordenanza, en las zonas 30, delimitadas en las entradas con limitación a 30, el peatón podrá atravesar la calzada fuera de las zonas señalizadas siempre que haya comprobado sin riesgo ni entorpeciendo indebido. También podrá hacerlo en zonas residenciales limitadas a 20 por hora, donde además los peatones tendrán prioridad sobre los vehículos.

Una iniciativa similar está vigente desde 2007 en Barcelona, si bien en ese caso, tras sus sucesivas ampliaciones, alcanza solo a 30 de los 73 barrios de la ciudad, mientras que en Madrid se extenderá a los 130 barrios del término municipal. En la capital catalana, la zona 30 prohíbe circular a más de 30 por hora en 328 kilómetros de vías secundarias de estos barrios.

La Ordenanza de Movilidad Sostenible de Madrid incluirá también la prohibición de que las motocicletas aparquen en la acera si no dejan tres metros de espacio libre para el tránsito peatonal. Las bicis, por su parte, podrán anclarse en las barandillas separadoras entre calzada y acera. El Consistorio abre, además, la posibilidad de declarar “zonas de prioridad peatonal”, áreas donde quedará prohibido el estacionamiento de todo tipo de vehículos, incluyendo bicis y motos. Los monopatines tampoco podrán circular por calzadas, aceras, zonas peatonales ni vías ciclistas, mientras que los patines y patinetes sin motor podrán ir por las aceras a ritmo de peatón.

Otra de las novedades de este primer borrador es la posibilidad de que los vecinos de barrios adyacentes a la zona del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER) —la almendra central— soliciten la creación de las llamadas “Zonas de Aparcamiento Vecinal”. Según el Ayuntamiento, se trata de establecer otro tipo de regulación para el estacionamiento de los vehículos de los residentes, que no pagarían ninguna tasa municipal ni tendrían límite de tiempo de estacionamiento; no así los que no vivan en estas zonas, que sí tendrían que abonar por aparcar.

En las actuales zonas SER, los residentes tienen que pagar una tasa de 24 euros al año. “Es una iniciativa para facilitar el aparcamiento de los vecinos en los barrios saturados por la gente [los no residentes] que buscan aparcamiento, sobre todo en aquellos barrios donde puede haber efecto frontera con el SER”, dice una portavoz municipal.

Una bici circula por la calle de Alcalá, limitada a 30 kilómetros por hora.
Una bici circula por la calle de Alcalá, limitada a 30 kilómetros por hora.

Las bicis podrán girar en rojo

El Ayuntamiento también ha recogido algunas demandas de ciclistas para favorecer el uso de este medio de transporte sostenible. Así, se incluirá la posibilidad de poder girar a la derecha con semáforo en rojo, siempre que esté señalizado, y se permitirá la circulación en ambos sentidos en calles residenciales (aquellas con velocidad de 20 kilómetros por hora o inferior), ciclocalles y en red viaria local si se señaliza.

También se regula el registro para bicis, que será obligatorio para los servicios de alquiler y otras actividades económicas, y expresamente se citará la posibilidad de retirar bicicletas por motivos de seguridad vial, peatonal o afección al patrimonio municipal. Ante la llegada de nuevos sistemas de bicicleta de alquiler sin base fija, también se establecerán sus requisitos mínimos: seguros, matrícula, redistribución, mantenimiento y controles técnicos, en tanto que a través de concesión se garantizará que sus servicios estén disponibles en toda la ciudad.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información