Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANÁLISIS

La desigual respuesta de los partidos políticos a la Agenda 2030

El PSOE es el grupo que ha presentado más iniciativas relacionadas con los cinco Objetivos de Desarrollo Sostenible priorizados este año por la ONU, seguido por PP y Podemos

Una sesión de control en el Congreso el pasado febrero.
Una sesión de control en el Congreso el pasado febrero.

Con la aprobación en septiembre de 2015 de la Agenda 2030 por parte de la Asamblea General de Naciones Unidas, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) se han ido incorporando poco a poco a los quehaceres de la clase política española. Pero no han calado en todos los partidos políticos por igual.

Este es el caso, al menos, de los grupos parlamentarios del Congreso de los Diputados y su volumen de actividad relacionada con los cinco ODS priorizados por Naciones Unidas para la edición de 2018 de su Foro Político de Alto Nivel sobre Desarrollo Sostenible, que se está celebrando estos días en Nueva York. Estos ODS son los relacionados con agua (ODS 6), energía (ODS 7), ciudades y comunidades sostenibles (ODS 11), modelos sostenibles de producción y consumo (ODS 12) y ecosistemas terrestres (ODS 15). Según la búsqueda realizada a través de la herramienta de seguimiento de la actividad parlamentaria Parlamento 2030, presentada la pasada semana por el think-tank CIECODE, el Partido Socialista lidera el ranquin de los más activos, al haber presentado casi 2.000 propuestas relacionadas con los cinco ODS mencionados. Le siguen el Partido Popular (con 1.370 iniciativas) y, muy de cerca, Podemos (con 1.272 iniciativas). Ciudadanos se encuentra en la mitad de la tabla, con 610 iniciativas.

El mero volumen de actividad relacionado con cada uno de los ODS no es suficiente para extraer conclusiones directas sobre el grado de compromiso político de los partidos a favor de la implementación de los objetivos establecidos por la Agenda 2030, pero sí muestra ya interesantes tendencias. Por ejemplo, resalta la clara diferencia entre las preocupaciones de los viejos y nuevos partidos. Mientras que PP y PSOE han trabajado más el ODS 11 –que abarca temáticas relacionadas con la vivienda, el transporte, el urbanismo o la polución–, Podemos y Ciudadanos son más activos en los temas relacionados con el ODS 6 (agua) y el ODS 7 (energía).

Por objetivos, es el ODS 11 —ciudades y comunidades sostenibles— el que más atención ha despertado en los diputados españoles desde el comienzo de la legislatura, ya que supera las 2.800 iniciativas. Agua limpia y saneamiento (ODS 6) es el segundo más popular entre los cinco analizados, frente al ODS 15 —vida y ecosistemas terrestres— que apenas ha levantado interés, sobrepasando levemente las 300.

La desigual respuesta de los partidos políticos a la Agenda 2030

El control del Congreso al Gobierno en la Agenda 2030

Además de proponer iniciativas en el Congreso, los diputados tienen herramientas para hacer seguimiento y control de la actividad del Gobierno a través de las preguntas parlamentarias, orales o por escrito, a las cuales el Ejecutivo está obligado a responder. Son las preguntas, de hecho, el tipo de actividad parlamentaria en la que los diputados tienen mayor margen para la iniciativa individual, sirviendo, por tanto, de indicador sobre sus prioridades y temáticas de mayor interés.

Desde que comenzó la presente legislatura los diputados han formulado más de 1.500 consultas vinculadas con los cinco ODS priorizados este año, lo que supone una cuarta parte de todas las iniciativas que se han tramitado en el Congreso relacionadas con ellos (entre las que encontramos comparecencias, proposiciones y proyectos de ley, decretos, etcétera).

Mientras que PP y PSOE han trabajado más el ODS 11 –que abarca temáticas relacionadas con la vivienda, el transporte, el urbanismo o la polución –, Podemos y Ciudadanos son más activos en los temas relacionados con el ODS 6 (agua) y el ODS 7 (energía)

La infancia es la temática social que mayor actividad parlamentaria concentra (1.383 preguntas), según la clasificación ofrecida por la herramienta TiPi, mientras que las iniciativas vinculadas con el ODS más popular —ciudades sostenibles— no alcanzan las 900.

También existe gran disparidad entre los propios ODS, ya que las preguntas planteadas sobre consumo y producción sostenible (ODS 12) y ecosistemas terrestres (ODS 15) apenas superan las 50. Resulta evidente que hay mucha labor pendiente para que los diputados asuman el conjunto de la Agenda 2030 como una prioridad. De las preguntas formuladas en la Cámara Baja sobre el ODS más frecuente —ciudades y comunidades sostenibles— el 83% han sido formuladas por los socialistas, seguidos por el Partido Popular (6%), Podemos (5%), Grupo Mixto (5%) y Ciudadanos y ERC (con menos del 1%). En este sentido, hay que analizar los datos sobre el PP con cautela, ya que al ser durante dos años el partido en el Gobierno, tiene lógica que sea el menos activo en el registro de preguntas de control.

La desigual respuesta de los partidos políticos a la Agenda 2030

Resulta evidente que los intereses de cada grupo parlamentario son diferentes. El ODS referido a ciudades y comunidades sostenibles (11) es al que más atención presta el PSOE, el PP, el Grupo Mixto y ERC. En cambio, Podemos se interesa mayoritariamente por el ODS 7—energía asequible y no contaminante—, mientras que Ciudadanos dirigió casi la mitad de sus preguntas al ODS 6, sobre agua limpia y saneamiento.

Una de cada cinco preguntas parlamentarias no ha tenido contestación aún y una parte de ellas nunca llegará a ser respondida. Las más antiguas se formularon hace dos años y nada hace pensar que si no se respondieron entonces esto vaya a ocurrir ahora.

Tampoco el Gobierno parece ser igual de diligente respondiendo a todas las temáticas. El ODS con mayor número de preguntas pendientes de respuesta es el relacionado con ciudades sostenibles (con 184 preguntas sin responder). Las preguntas relacionadas con ecosistemas terrestres (ODS 15) han recibido seis veces menos respuestas que las preguntas sobre energía (ODS 7) y tres veces menos que sobre producción y consumo sostenible (ODS 12).

La llegada del PSOE al Gobierno en mitad de la presente legislatura va a permitir comprobar si su intensa actividad parlamentaria sobre asuntos relacionados con la Agenda 2030 mientras estaba en la oposición es un buen indicador de su voluntad política de integrar los ODS en su acción. Tiene dos años por delante para demostrar coherencia e iniciativa política para cumplir con los compromisos de España en desarrollo sostenible. La presentación del Plan de Acción español para la Implementación de la Agenda 2030 ante Naciones Unidas será una oportunidad para que el Gobierno muestre su compromiso con los ODS al presentar la hoja de ruta de España para los próximos dos años.

Judith Arrillaga, Carolina Cerrejón y Joan Llop son expertos en periodismo de datos.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Más información