Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Se buscan agentes de la CIA, imprescindible ruso fluido

La Agencia de Inteligencia de EE UU lanza una campaña con aires de la Guerra Fría

Cuartel general de la CIA en Langley, Virginia.
Cuartel general de la CIA en Langley, Virginia. Getty Images

“¡Va de lo que tú sabes! ¿Hablas ruso? ¿Eres un ciudadano estadounidense con titulación universitaria? ¿Te interesa servir a tu país? ¡Visita la página cia.gov/careers para explorar y presentar solicitud para oportunidades profesionales y de estudios!”. Este es el mensaje con el que la CIA se despachó en su cuenta de Twitter la semana pasada con el fin de reclutar efectivos rusófonos, con un tono que destila aromas de la Guerra Fría, pero en versión 4.0, para redes sociales.

Washington se presta de por sí a las intrigas. A la capital de EE UU se le considera una de las ciudades del mundo con más espías por metro cuadrado y es un reino de lobbies y embajadas donde la frontera que separa a un diplomático de un agente de inteligencia se deshace como un azucarillo en el café. Pero en los últimos tiempos la tensión con Rusia ha subido a un punto que recuerda a la vieja batalla soterrada que durante décadas libraban el líder de Occidente y el bloque soviético. Y la Agencia de Inteligencia busca más personal que sepa ruso.

“Va de lo que tú sabes”, dice la CIA en su anuncio. ¿Y qué es lo que se sabe? Los servicios de inteligencia han acusado al Kremlin de interferir en las elecciones presidenciales de 2016, a base de ciberataques y propaganda, con el fin de favorecer la victoria de Donald Trump y creen que volverá a intentar influir en las legislativas en noviembre. El Gobierno expulsó a 35 diplomáticos rusos en diciembre de 2016 —últimos días de la era de Barack Obama— por la injerencia. Y el pasado marzo, esta vez como represalia al caso del espía envenenado en Reino Unido, echó a otros 60 en una acción coordinada con los países aliados. Todos acusan a Moscú del ataque.

Episodios como este —y qué decir del periodista resucitado la semana pasada en Ucrania— podrían convertirse en guiones de The Americans, la exitosa serie de espías que acaba de terminar en EE UU. Pero la realidad supera la ficción: al equipo del presidente Trump se le investiga también en su propio país por posible colaboración con la inteligencia rusa.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.