Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“No podemos permitir que Sanidad perdone 1,2 millones a la homeopatía”

Oposición y activistas denuncian que el Gobierno pretende regular esta pseudoterapia con el sistema más favorable

Píldoras homeopáticas.
Píldoras homeopáticas. CORDON PRESS

La consejera de Sanidad de la Generalitat Valenciana, Carmen Montón, lo tiene claro: "Permitir que la homeopatía se venda en las farmacias como medicamento genera confusión y riesgo social, para la salud y para la economía de las personas". Con esta determinación pretende plantarse ante el Ministerio de Sanidad, que presentará en el próximo Consejo Interterritorial su borrador de orden para regular los productos homeopáticos que desde hace años se comercializan gracias a un provechoso limbo legal.

"Permitir que la homeopatía se venda en las farmacias como medicamento genera confusión y riesgo social, para la salud y para la economía de las personas", dice la consejera del PSOE

Sanidad ha resucitado su intención de regularizar la situación de los preparados homeopáticos, que se venden en farmacias como medicamentos, después de aparcar en 2013 su anterior intento. Lo cierto es que se trata de una normativa necesaria, en virtud de la directiva europea sobre medicamentos de 2001, pero el método escogido por el Ministerio ha alertado a los partidos de la oposición y a los activistas porque consideran que es demasiado favorable a los intereses de los laboratorios de homeopatía.

A Sanidad se le abrirán varios frentes si sigue con su intención de presentar una orden en unos términos tan favorables para la homeopatía, una pseudociencia que no presenta aval para tratar ninguna dolencia según todas las sociedades científicas e incluso según el informe encargado por el propio ministerio. Para empezar, la consejera Montón, del PSOE, pero también IU y Ciudadanos en el Congreso, contrarios a la venta de homeopatía como medicamento y que pretenden que Montserrat dé más explicaciones. 

Montón se plantará ante la ministra Dolors Montserrat con tres demandas: retirar todos los productos homeopáticos de las farmacias por el "descontrol" actual, que se establezca un registro provisional de los preparados que existen para tener una "foto fija" de la situación y que no se perdone dinero a los laboratorios homeopáticos. "Pedimos que no haya rebaja ni condonación de las tasas, que suponen 1,2 millones de euros. No podemos permitir que se perdone ese dinero a un producto como la homeopatía que además no produce ningún beneficio", argumenta Montón. Y añade: "Se puede compaginar la directiva de una forma rigurosa y velando por la salud de las personas", aunque considera que habría que retirar también la directiva y "desterrar todo lo que no sea ciencia".

Sanidad no quiso responder sobre los detalles de esta orden y Boiron admite que para el laboratorio "la voluntad de legislar es positivo"

Según la consejera, hay un descontrol porque se venden en la actualidad preparados homeopáticos "que no cumplen ninguna normativa". Un real decreto otorgó en 1994 una autorización provisional a estos preparados a la espera de una orden ministerial que nunca llegó, pero en 2007 se aprobó otro real decreto que no establecía ya ninguna autorización provisional. En 2001 la directiva europea reconocía el carácter de medicamento de estos preparados y en 2008 Sanidad intentó aprobar esa orden, pero se encontró con la oposición radical de los laboratorios porque obligaba a pagar tasas por cada preparado distinto que presentaran en el mercado. La orden se quedó en un cajón, como sucedió con la de 2013, ya con el PP en el poder, en la que solo se obligaba a pagar una tasa por cada familia de preparados y no por cada producto distinto que sacara al mercado, lo que suponía una rebaja importantísima del dinero que tendrían que pagar los laboratorios.

Ahora, el borrador de orden al que ha tenido acceso Materia no aborda este espinoso asunto, ya que se limita a explicar cómo deberían comunicar su intención de registrar productos homeopáticos. Preguntado por este periódico, Sanidad no quiso responder sobre los detalles e intenciones de esta orden y se limitó a confirmar que se intentará llevar el borrador al Consejo Interterritorial del próximo 24 de abril.

Según Sanidad, serían 14.000 los productos homeopáticos en circulación en el mercado, que según el cálculo del que habla la consejera Montón deberían pagar como mínimo de 90,90 euros anualmente en tasas de comercialización. "Eso supondrían 1.272.600 euros anuales generosamente perdonados a la industria", explica Fernando Frías, abogado y representante de la Asociación para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas (APETP). "Tienen que pagar las del año corriente y las de los cuatro últimos años, que no están prescritos", lo que serían casi seis millones y medio de euros en total. "Si venden, que paguen como cualquier otro", añade Frías.

"Aunque la homeopatía solo sea agua con azúcar, que es lo más parecido al agua bendita, puede tener un coste social y médico", denuncia IU

Laboratorios Boiron, el principal comercializador de estos preparados, asegura a Materia que no ha participado en la elaboración de esta orden ministerial. Sobre las tasas, defiende que "siempre ha atendido a los requisitos y la normativa establecida tanto por el Ministerio como por la Agencia [Española del Medicamento], en su estricto cumplimiento de la legislación vigente, y así seguirá siendo". Eso sí, Boiron admite que para el laboratorio "la voluntad de legislar es positivo" por su deseo de salir de la situación de transitoriedad.

La diputada de Izquierda Unida Eva García Sempere acaba de registrar una petición para hacer comparecer a la ministra para que explique sus intenciones. "Nos tememos lo peor, que se pretenda desregular y flexibilizar para darles carta de naturaleza como medicamento", asegura la diputada. "La homeopatía puede ser inocua, pero si favorece la dejación de otro tratamiento, como hemos visto en otros casos, nos pone en un escenario preocupante", insiste. García se pregunta si estará detrás la presión de los laboratorios y critica que "aunque la homeopatía solo sea agua con azúcar, que es lo más parecido al agua bendita, puede tener un coste social y médico".

Por parte de Ciudadanos, el diputado Francisco Igea ha presentado cuatro preguntas al Gobierno sobre si es seguro para los pacientes y consumidores "comercializar productos para la salud que no tienen indicación terapéutica". Además, plantea sus dudas sobre la situación actual y futura de estos preparados. "Esta medida solo añade más confusión a la gente", critica Igea, sobre el reciente CIS sobre pseudoterapias. Igea considera que este borrador de orden "contradice totalmente" la propia proposición no de ley que el PP presentó, y que se aprobó por el Congreso, en la que se hablaba de combatir las pseudociencias.

Atendiendo a sus votaciones y declaraciones formales, los cuatro principales grupos del Congreso se han manifestado ya en contra de las pseudoterapias que no tienen probada clínicamente ninguna capacidad curativa. Tanto Ciudadanos, primero, como el PP, más tarde, presentaron sendas proposiciones no de ley en la comisión de Sanidad para condenar las terapias sin aval científico. Y eso a pesar de que la portavoz popular, Teresa Angulo, negó hasta seis veces tener una opinión sobre la homeopatía. El PSOE, aunque su portavoz en comisión realizó un discurso ambiguo, mostró desde la Ejecutiva un rechazo rotundo a estas prácticas en una carta escrita por sus responsables de Ciencia y Sanidad. El área de I+D de Unidos Podemos, además, impulsó un documento, ratificado por el partido, en el que se denunciaban las pseudoterapias porque "se aprovechan del sufrimiento de los enfermos y cuidadores" y señalaba que "corresponde a las autoridades atajar su difusión".

Más información