Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pasando el rato en California

“[La ciudad] de Rancho Cucamonga es extensa”, dice el conductor, Jett Benavidez, de 16 años. “Necesitas un coche, sobre todo a esta edad. Ya no puedes tener a tus padres llevándote por ahí a ti y a tus amigos”. Ver fotogalería
“[La ciudad] de Rancho Cucamonga es extensa”, dice el conductor, Jett Benavidez, de 16 años. “Necesitas un coche, sobre todo a esta edad. Ya no puedes tener a tus padres llevándote por ahí a ti y a tus amigos”. Magnum / Contacto

¿Cómo se ve el mundo entre los 13 y los 18 años? ¿Qué hace, adónde va y qué piensa una generación de chavales estadounidenses captados en ese momento de transformación? Este trabajo permite asomarse a la intimidad de los amigos, de aquel que es capaz de fabricarse su propio ordenador, de los que ya conducen su coche, de las charlas sobre política. Sin filtros.

Durante dos meses, Alessandra Sanguinetti, de la agencia Magnum, se sumergió en el mundo de varios grupos de adolescentes en distintas ciudades de California. En un primer momento, la fotógrafa estadounidense abordó a los protagonistas de estas instantáneas con la confianza de quien ha vivido y superado esa etapa trascendental de la vida. Pero se llevó alguna que otra sorpresa. “Había olvidado lo vulnerable y lúcido que eres en muchos sentidos en esa época, aunque no seas consciente de ello”. Sanguinetti encontró en estos jóvenes a sus mejores aliados para que esta serie fotográfica representase una verdadera oportunidad para asomarse a las horas que transcurren alejadas de la mirada adulta: los chavales le contaron sus ideas y reflexiones sobre lo que les interesa, qué piensan, adónde van y cómo siente la generación que ahora tiene entre 13 y 18 años. El resultado es una experiencia visual ecléctica, sin filtros.