Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Navegando por el acuario del mundo (o lo que queda de él)

Seguimos la estela de Steinbeck, Jordán y Cousteau para documentar cómo ha cambiado el Golfo de California

La Paz (Baja California Sur, México)
Miles de peces, durante la fase de 'cortejo' previo a la reproducción. La imagen está tomada en los arrefices del Parque Nacional de Cabo Pulmo.

Hay algo en el Golfo, que cuando uno se encuentra en aquel escenario fantástico y exótico, le hace asentir y decirse interiormente: “Sí, lo conozco” [...] Recordar el Golfo es como recordar un sueño

Por el Mar de Cortés, John Steinbeck

Abandonamos La Paz y nos paseamos por el infierno abrasador con cierto vacile. Gracias al movimiento de la nave, corre la brisa y, al mismo tiempo, la vela proporciona una sombra perfecta desde donde pienso -cerveza fría en mano- que no duraría ni un día bajo ese sol. La costa pasa ante nuestros ojos con sus colinas rojizas, su mar turquesa y sus playas cegadoras. Y cómo no sus cactus verdes, que erguidos e inamovibles me recuerdan a la guardia real británica. Es un paisaje hipnótico. Desde el timón, el capitán me despierta gritando: “¡Bienvenido al desierto con agua!”.

En El Pardito vive una familia de pescadores. ampliar foto
En El Pardito vive una familia de pescadores.

“Este mar ha sufrido muchos impactos ambientales a lo largo de su historia” lamenta Octavio Aburto, científico y fotógrafo del Programa Marino del Golfo de California (PMGC). El nombre de nuestra embarcación hace alusión precisamente a la lucrativa época de la industria perlera; la leyenda del Mechudo cuenta que un pescador, justo antes de zambullirse en busca de la última perla para la Virgen, dijo: “Mejor se la regalo al diablo”. Desde entonces, el buzo blasfemo se encuentra en el fondo del mar con largas greñas y una concha de madreperla en la mano. Con el uso de trajes submarinos y de explosivos, las ostras del lecho marino habían diezmado drásticamente a principios del S.XX. Hoy en día, aún no se han recuperado las grandes poblaciones naturales que hicieron famoso al Mar de Cortés.

Llegamos al Pardito, un islote de apenas una hectárea donde vive una familia de pescadores; los Cuevas. El Pardito fue fundado en 1923 por Juan Cuevas Ramírez que decidió asentarse en esta roca parduzca por la riqueza de sus aguas. Tal fue su éxito que construyó varias casas, un capilla en la cima y tuvo varios descendientes. “Llegamos ahí solamente mi mujer y yo. Pero con eso de usar solamente un cobija ya ve lo que resulta. Ahora somos más de veinte” explicó al reportero mexicano Federico Jordán. Hoy vive uno de sus nietos; Pablo Cuevas, junto con su esposa, algunos hijos y un nieto. Siguen prácticamente aislados, sin internet ni teléfono. Tampoco disponen de un sistema de agua potable ni de refrigerador. En la casa de Pablo cuelga la mandíbula de un tiburón: "Es un mako, el más grande que he agarrado. Mi abuelo me enseñó a pescarlos”, cuenta con nostalgia. Tras el desplome de su población, la pesca de tiburón está prohibida a menos de cinco millas náuticas de la costa, y actualmente los Cuevas ayudan a los científicos a estudiarlos. Pablo sabe que si no protege el mar, su nieto no podrá vivir de él.

El mar es como una cuenta bancaria donde todos sacan dinero, pero nadie invierte

El Pardito y otros 11 puntos del Corredor de San Cosme a Punta Coyote forman parte de la Red de Zona de Refugio donde no se puede pescar ni realizar ningún tipo de actividad extractiva. “Queremos recuperar las poblaciones y los ciclos de vida de las especies. Sabemos que, con el tiempo y la mejora, los peces se desplazan a zonas aledañas sin protección beneficiando a los pescadores” explica Octavio Aburto mientras nos ponemos los neoprenos y cargamos las cámaras a la panga. A lo lejos divisamos un manto verde que le gana terreno al mar, es el manglar de San José. El agua está ligeramente turbia, pero no impide ver pargos, cabrillas y pericos escondiéndose entre las raíces retorcidas. Este ecosistema es una guardería de peces. Aquí tienen alimento en abundancia y pueden resguardarse de los depredadores mientras son juveniles. Una vez alcanzan tallas más grandes abandonan el manglar revirtiendo positivamente en las pesquerías.

Navegando por el acuario del mundo (o lo que queda de él) ampliar foto

Gran parte del trabajo de la organización civil Niparajá y el PMGC es resaltar el valor económico del mar y su adecuada gestión: “El mar es como una cuenta bancaria donde todos sacan dinero, pero nadie invierte. Una reserva marina sería una cuenta de ahorro con un capital en crecimiento que proporciona intereses aprovechables a largo plazo” menciona Aburto. El mejor ejemplo es el Parque Nacional Cabo Pulmo, al sur de la Península de Baja California. Después de diez años sin pesca, la cantidad de peces aumentó en más del 400%, y los grandes depredadores en un 1000%. Entonces empezaron a llegar los turistas, y con ellos, el dinero. Los habitantes de Cabo Pulmo obtienen más beneficios económicos de la actividad ecoturística que de la pesca. Este cambio de mentalidad los ha empoderado y actualmente disfrutan de una calidad de vida superior a la del resto de pescadores artesanales del Golfo de California. El Parque Nacional Cabo Pulmo es uno de los pocos sitios del mundo donde se ven fantásticas escenas de abundancia marina, es el último reducto de lo que en su día el explorador Jacques-Yves Cousteau apodó “el acuario del mundo”.

Oscar Cusó(@oscarcuso) es biólogo, director y guionista de documentales de naturaleza, ciencia e historia. Ha trabajado en diferentes series y largometrajes para cadenas como la BBC, National Geographic o TVE.

Historias Naturales es una sección dedicada a las curiosidades científicas de los seres vivos. Una serie de reportajes donde se narran las historias que rodean a la flora y la fauna, desde sus leyendas y lunáticas concepciones hasta los descubrimientos más recientes. Un viaje del mito a la ciencia para descubrir las maravillas del mundo salvaje. El título de la sección juega con el plural para convertir la Historia Natural - concepción clásica de Biología - en cuentos, en relatos, en narraciones… en Historias Naturales.