Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sherman, el erizo obeso que no puede caminar, se pone a dieta

El animal fue encontrado en las calles de Israel con 1,6 kilos de peso, el doble de lo normal en su especie

Sherman, el erizo obeso, en su jaula del zoológico Gan Safari de Ramat.

Ponerse de comida como un animal puede acarrear graves problemas de salud, sobre todo si la báscula marca el doble del peso aconsejado. Es el caso de Sherman, un erizo encontrado en las calles de Ramat Gan (Israel), que ha tenido que ser puesto a régimen por el zoo de la localidad por padecer obesidad mórbida. Junto a él, otros nueve de estos pequeños mamíferos puntiagudos han cambiado de dieta por sobrepeso: arrasaban con los todos alimentos que encontraban por la calle. "Mucha gente deja comida en los parques para los gatos callejeros, lo cual es muy bueno, pero el problema es que hay otra vida salvaje que se la come", ha explicado Becka Rifkin, el cuidador del zoológico.

Estos pequeños espinetes fueron rescatados y llevados al centro por varios vecinos que los encontraron por la ciudad, "hechos una bola de púas" para poder defenderse de los posibles depredadores. Una vez allí, además de la dieta, están haciendo ejercicio para bajar de peso. Sherman, que hace dos meses no podia caminar por sus 1,6 kilos de peso, ha perdido 120 gramos. El personal ha afirmado que tiene previsto dejarlo en libertad en verano.

Los erizos (erinaceinae) son animales nocturnos y, pese a ser conisderados insectívoros, pueden tener una alimentación totalmente omnvívora. Pueden llegar a alimentarse de caracoles, ranas, sapos, insectos, serpientes, huevos de ave, carroña, setas, raíces, bayas, melones, sandías y, como Sherman y sus compinches, de comida procesada.

Más información