Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Tendencias BLOGS Coordinado por PABLO LEÓN Y MIGUEL ÁNGEL MEDINA

Te hago papeleo montado en bici

Compañías como Trébol o Cleta apuestan por la mensajería sostenible y realizan trámites en bicicleta

Un mensajero de Cleta sube por la calle de Alcalá.
Un mensajero de Cleta sube por la calle de Alcalá.

Un informe de este año del Comité Europeo de las Regiones de la UE recomienda trabajar para que el reparto de mercancías pequeñas y medianas en las ciudades se haga con bicicletas, eléctricas o no. En Madrid, gran parte de los envíos se siguen haciendo con compañías que se mueven en coche, moto o furgoneta. Pero comienza a haber luz al final del túnel.

La pionera es Trébol Ecomensajeros, una cooperativa que lleva desde 1996 pedaleando por la capital. “Trabajamos sobre todo con empresas y organizaciones, solo un 10% de nuestros envíos nos los solicitan particulares. El tipo de envío más habitual es el inmediato (el servicio completo, recogida y entrega, se realiza en una hora y media desde la solicitud aproximadamente) y lo que más solemos transportar son documentos, ropa y discos duros de productoras audiovisuales”, explica uno de sus miembros, Alberto Luengo.

Varios empleados de Trébol Ecomensajeros.
Varios empleados de Trébol Ecomensajeros.

En su opinión, en la capital se ha avanzado en el respeto a la bici ("en 1996 los conductores nos decían que nos quitáramos de la calzada porque lo único que hacíamos era molestar"). Luengo reivindica su modelo, que emplea a nueve trabajadores: "el impacto medioambiental que tienen las bicicletas que utilizamos (normales o de carga) es mucho menor que el de cualquier vehículo, aunque se trate de uno eléctrico. Otro factor a tener en cuenta es la motivación de las personas que nos dedicamos a la bicimensajería. Al realizar una actividad en la que crees y con la que disfrutas, la energía que trasmites a tus clientes y a las empresas donde estos te envían es otra. En general, creo que conseguimos ofrecer un servicio de mayor calidad", dicen.  

Al panorama se han sumado también grandes compañías como Deliveroo, Just Eat (con bicicletas eléctricas) o Glovo, que funcionan a través de apps y reparten sobre dos ruedas principalmente comida y pequeños paquetes. Y acaba de llegar Cleta, una nueva aplicación que aporta una novedad: “Hacemos mensajería ecológica urgente, pero además nos encargamos de realizar papeleos y trámites administrativos”, explica María Echavarría, cofundadora de la compañía. “Por ejemplo, ayer solicitaron recoger unos documentos, llevarlos a una oficina para presentarlos en el registro y devolverlos”, añade sobre la empresa, que emplea a cinco mensajeros e ingenieros informáticos.  “Nos contrata desde un enfermo que necesita un medicamento de la farmacia hasta alguien que quiere llevar una mascota o una maceta”.

Según Echavarría, la diferencia con otro tipo de mensajerías es "en primer lugar, que todo se hace en bicicleta, por lo que es 100% sostenible", algo muy a tener en cuenta en episodios de alta contaminación como los que vivimos desde hace una semana en la capital. "Además, intentamos llevar el conocimiento de una mensajería normal a una aplicación, lo que hace más cómodo solicitar un servicio cómodamente desde casa a través del teléfono móvil y a cualquier hora", señala.

Los servicios, que pueden contratarse a través de la web o del móvil, varían de precio en función de la urgencia y de si la zona está en la almendra central o más alejada. Al igual que Trébol, Cleta intenta luchar contra la precariedad del sector, que ha sido objeto de distintas críticas. "Nosotros tenemos condiciones laborales dignas", apunta, "y si surge un problema durante un envío, siempre hay una persona pendiente para hablar con el cliente y solucionarlo en el momento".

Más información