Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ana Torroja se sincera sobre la fama y el final de Mecano

La cantante, que vive en México tras sus problemas con Hacienda, cuenta en televisión la agorafobia que le provocó el éxito y cómo afectó a su vida el final inesperado del grupo

La cantante Ana Torroja, el pasado julio. Ampliar foto
La cantante Ana Torroja, el pasado julio.

No todo fue Hawái Bombay en Mecano y por las declaraciones que ha realizado la cantante Ana Torroja, la ruptura del grupo les sorprendió a ella y a Nacho Cano tanto como a sus seguidores. La noticia llegó durante una entrega de premios en la que los tres componentes de Mecano recibían un galardón por la trayectoria al grupo español más importante. José Cano agradeció el premio y soltó la bomba: abandonaba la agrupación por razones personales y de salud. Sus compañeros se quedaron tan helados como el público: “Fue una ducha de agua fría para todos”, dijo Torroja este pasado lunes en el programa Mi casa es la suya de Bertín Osborne, “¡Qué nos lo hubiera dicho antes a nosotros! Ninguno lo sabía”.

La cantante confesó anoche en televisión que salió llorando de allí. “Fue un momento complicado (…) Yo había estado demasiado arropada. Mi papel en Mecano era cantar, la voz líder y llevar la batuta sobre el escenario, pero el resto eran ellos”, admitió con tristeza. No finalizaron ahí sus confesiones durante la entrevista. Ana Torroja también contó que le costó arrancar una carrera en solitario y que cuando estaba preparando la salida de un disco que le había dado “mucho vértigo y me había costado mucho”, todo se volvió a parar porque se grabó un Grandes éxitos de Mecano. “Tuvimos que hacerlo, Mecano era más grande obviamente que los individuos, pero yo me enfadé. A mi disco se le cortó la vida. Fue feo”, fue soltando la cantante, de 57 años.

Ana Torroja también confesó que “tras Mecano la vida me cambió para mal. Soy tímida”. “No me gusta que la gente sepa dónde estoy. De hecho, me gusta esconderme, y me fui a meter en todo lo que no me hacía bien”, explicó. “Sufrí mucho el hecho de sentirme observada. Luego entiendes el motivo por el que todo el mundo te quiere tocar y quiero algo tuyo, pero vivimos eso de no poder salir porque enseguida teníamos a todos encima”, explicó la cantante.

De izquierda a derecha, José Cano, Ana Torroja y Nacho Cano, integrantes del grupo Mecano, en una imagen de 1980.
De izquierda a derecha, José Cano, Ana Torroja y Nacho Cano, integrantes del grupo Mecano, en una imagen de 1980. GtresOnline

Las consecuencias fueron duras para ella: “No salía de casa, perdí amigos. Solo quería estar con mi familia y con la pareja que tenía en ese momento. No quería saber nada más. Hubo veces que iba paseando y si me llamaba alguien salía corriendo”, contó Torroja de aquella etapa que recuerda con tristeza. Llegó a generar una terrible fobia social que la hacía parecer antipática y que ella solo veía como la reacción a la imposibilidad de ser ella misma.

Pero en el programa amable de Bertín Osborne no se trataron otros temas como los problemas que Ana Torroja ha tenido con Hacienda, uno de los motivos por los que vive en México con su familia desde hace año y medio. En 2013 la cantante fue acusada de cinco delitos fiscales por los que la fiscalía le pedía 18 meses de cárcel y más de tres años la abogacía del Estado, dentro de lo que se llamó la Operación Relámpago. Hacienda defendía que la artista evadió cerca de dos millones de euros en impuestos en seis años, a través de sociedades pantalla radicadas en el extranjero y paraísos fiscales. Algo que negaba aduciendo que residía en aquel momento en el extranjero.

Finalmente, la cantante aceptó la sentencia que se hizo pública el 13 de mayo de 2014, y aceptó haber cometido tres delitos fiscales por los que debía pagar 1,4 millones de euros a Hacienda. Todo ello tras años de pugna, silencio ante los jueces y acciones judiciales para intentar anular una causa abierta desde 2007.