Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

El océano, un factor clave para la sostenibilidad

En España no existe una estrategia marina, sino una agenda muy amplia y extraordinariamente fraccionada

Hace unas semanas, bajo la presidencia de Suecia y Fiji, se celebró en Nueva York la primera Conferencia de Naciones Unidas Nuestro océano, nuestro futuro, dedicada al Objetivo de Desarrollo Sostenible 14 ("conservar y utilizar de manera sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible"). La cita ha marcado un hito en la implementación de la Agenda 2030, subrayando la estrecha relación entre mar y tierra, la dependencia que existe entre los dos espacios para la buena salud de nuestros ecosistemas y la posibilidad real de un desarrollo sostenible beneficioso para las personas.

No ha sido fácil ganar ese reconocimiento: mar y tierra han sido tratados como realidades tangentes, a pesar de los inmensos beneficios que a lo largo de la historia el océano nos ha reportado. Hemos concentrado buena parte de nuestras ciudades y asentamientos en la costa, nos hemos nutrido de la pesca, hemos viajado y desarrollado el comercio y el encuentro entre cultura distintas atravesando el océano, los climas más duros se atemperan con su proximidad… Y la ciencia nos enseña cómo el mar ejerce una labor de termostato de nuestro clima y nos ofrece generosamente las riquezas de la maravillosa –y no siempre bien conocida– vida que alberga.

"Nacemos, vivimos, sufrimos, amamos y morimos en tierra... y nos entierran", dice Julian Reyna, de la Comisión Permanente del Pacífico Sur para explicar los motivos por los que cuesta tanto entender por qué es importante tomarse en serio la salud del océano. El problema es que estamos llegando a un punto crítico en su conservación. El cambio climático y el deshielo masivo de los polos están detrás de una vertiginosa acidificación que puede llevar a la extinción de los arrecifes de coral; plástico, residuos y fertilizantes alteran el buen estado de salud del agua y las especies que lo habitan, a menudo terminando por introducirse en la cadena trófica en forma de microplásticos, metales pesados, etcétera. Cambio climático, de nuevo, amenazando el litoral y las zonas bajas, con frecuencia densamente pobladas… Consecuencias en cascada que alteran en primer lugar las condiciones físicas y químicas del océano, para contagiar a los ecosistemas y acabar convirtiéndose en efectos perversos para la realidad social y económica en la que vive el hombre.

Por todo ello, hay que celebrar el entusiasmo con el que, por primera vez, la comunidad internacional parece reaccionar frente a la pesca ilegal y la sobrepesca, la explotación no controlada de recursos mineros y fondos marinos. En poco tiempo, los gobiernos han subrayado su voluntad de proteger la biodiversidad marina más allá de las aguas jurisdiccionales, y de actuar en tierra y en mar frente al vertedero en el que lo hemos convertido y asumen y se comprometen a actuar para proteger entornos y personas extraordinariamente vulnerables por su elevada dependencia del buen estado marino y el litoral.

No siempre hemos estado a la altura ni en nuestras contribuciones a los esfuerzos internacionales a escala regional o global ni en la protección doméstica de nuestro territorio y aguas jurisdiccionales

Una agenda muy amplia y extraordinariamente fraccionada. Es una constante de la que tampoco escapa nuestro país. No hay una estrategia marina, una visión de conjunto sobre todos estos aspectos, aun cuando haya habido ya algunos intentos.

No siempre hemos estado a la altura ni en nuestras contribuciones a los esfuerzos internacionales a escala regional o global ni en la protección doméstica de nuestro territorio y aguas jurisdiccionales: baste ver nuestra línea de costa o el lento arrancar de las figuras de protección marina.

Sin embargo, cabe observar con esperanza un cambio importante en las demandas sociales y la voluntad institucional… Se trata de una agenda compleja, con claroscuros. Pensemos en algunos de los desafíos, muchos de los cuales todavía encuentran escaso eco en el debate público. Por ejemplo, se observan avances en la eliminación de la pesca ilegal y la sobrepesca, combinados con una mayor atención a las condiciones laborales y derechos sociales; o en el incremento de las áreas protegidas y la demanda creciente de prohibición total de nuevas exploraciones de hidrocarburos off shore y regulación de actividades industriales en alta mar. Desesperante es constatar lo que queda por hacer en la respuesta que requieren los vectores de contaminación desde tierra o la correcta aplicación de la directiva marco de agua. Hemos mejorado en conocimiento de la vulnerabilidad del litoral, pero poco se ha hecho para afrontarla. Y poco o nada se ha iniciado la reflexión sobre necesidades reales y vulnerabilidad de las infraestructuras costeras –incluida una inmensa capacidad portuaria, cuya demanda de uso debería evolucionar a la baja conforme cae el consumo de combustibles fósiles–. Un último y llamativos la sorprendente fiebre por los grandes cruceros sobre los que, claramente, hay un inmenso margen de mejora.

Algunas de estas cuestiones deberán ser tratadas en contexto regional: nada mejor que la gobernanza regional del océano para favorecer la coherencia y la visión de conjunto. Muchas otras reclaman a gritos mayor atención, mayor conexión, más solidez en los debates… simplemente, formar parte de la agenda pública aspirando a obtener respuestas domésticas a la altura de lo que nos jugamos.

La agenda es inmensa. Y en la Red Española de Desarrollo Sostenible y la Fundación Príncipe Alberto queremos dedicarle el espacio que se merece, favorecer el diálogo y la acción de los distintos actores que trabajan sobre estas cuestiones, el conocimiento y la reflexión, la propuesta de soluciones y las agendas orientadas a la acción.

Teresa Ribera, presidenta del Consejo Asesor de la Red Española para el Desarrollo Sostenible (REDS), y Carol Portabella, presidenta de la Fundación Príncipe Alberto II de Mónaco en España.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Más información