Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Si la homeopatía no funciona, ¿por qué se sigue vendiendo en farmacias?

Todos los medicamentos deben probar su eficacia. Los preparados de esta pseudociencia, no. ¿Hasta cuándo?

homeopatia

La evidencia científica en contra de la homeopatía es abrumadora. La más prestigiosa revista médica The Lancet, en un editorial de 2005 titulado El fin de la homeopatía, proponía ya pasar página y dejar de malgastar tiempo y dinero en tratar de demostrar los efectos de una terapia que no había conseguido hacerlo en dos siglos de historia. “Cuanto más se diluyen las pruebas en favor de la homeopatía, mayor parece su popularidad”, ironizaba el editorial. Ha pasado más de una década, y  la mitad de los españoles sigue creyendo erróneamente que funciona.

Los medicamentos de verdad de venta exclusiva en farmacias están sometidos a unas exigentes pruebas que les obligan a probar su eficacia. Los preparados homeopáticos, no. Basta con que demuestren su inocuidad. Y por supuesto, no hace falta receta para ellos.

La Organización Farmacéutica Colegial reclama que se apruebe una normativa que “clarifique el escenario tanto a los profesionales sanitarios como a los ciudadanos”. Mientras tanto, la mayoría de las farmacias hace negocio con la homeopatía. Pero algunas se resisten, como la de Jesús Fernández, que a quienes preguntan por estos preparados les entrega una hoja informativa que comienza así: “Nuestro compromiso de calidad con el servicio que prestamos nos impide recomendar el uso terapéutico de pseudomedicinas como la homeopatía, flores de Bach, oligoterapia y todas aquellas que no hayan demostrado científicamente su eficacia”.

¿Quién puede prescribirla?

La homeopatía no cuenta con estudios reglados que la avalen y cualquiera que lo desee, con un diploma de un curso de 20 horas (o sin él), puede prescribirla. Como explica Jerónimo Fernández Torrente, vicesecretario de la Organización Médica Colegial, se trata de “una disciplina con una notable fragmentación de técnicas y procedimiento, de método de aplicación, llena de incertidumbre, escasez de evidencia, carencia de control de calidad, aspectos asistenciales, docentes y formativos”. Asegura que en España hay un vacío legal al respecto y que los médicos colegiados que la prescriben deben saber que su código deontológico les obliga a recetar remedios probados clínicamente. “Los facultativos están sometidos por el código a informar a sus pacientes. Ellos [los colegiados que recetan homeopatía] sabrán lo que hacen, es su responsabilidad ética y legal”, sentencia.

¿Es cierto que quienes toman homeopatía no ingieren más que agua? ¿Qué países siguen apoyando esta pseudociencia? Se lo contamos en este artículo

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información