Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Día Mundial de la Nutrición: la cultura de los sabores

Instituciones y organizaciones quieren hacer este hincapié en la importancia de consumir frutas y verduras

Día Mundial de la Nutrición: la cultura de los sabores

“Este año te llevamos al huerto” es el lema que ha escogido la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD) para celebrar el Día Mundial de la Nutrición. Bajo este título instituciones y organizaciones quieren hacer este domingo especial hincapié en la importancia de consumir frutas y verduras, alimentos esenciales para mantener una dieta equilibrada y que a menudo no están presentes como debieran en nuestros platos. El objetivo, mejorar los actuales hábitos alimenticios de la población española, que ofrece datos bastantes alarmantes de sobrepeso y obesidad, sobre todo en las etapas infantil y juvenil.

Según el Estudio Aladino “Estudio de Vigilancia del Crecimiento, Alimentación, Actividad Física, Desarrollo Infantil y Obesidad en España 2015”, realizado a 10.899 niños (5.532 niños y 5.367 niñas) de 6 a 9 años en 165 centros escolares de todas las CC.AA y ciudades autónomas de España, la prevalencia de sobrepeso en nuestro país es del 23,2% (22,4% en niños y 23,9% en niñas) y en relación a la obesidad, del 18,1% (20,4% en niños y 15,8% en niñas).

Entre los posibles factores asociados a ambas patologías, el Estudio destaca aquellos relacionados con los hábitos de alimentación y con la falta de actividad física, no desayunar a diario, disponer de televisión, ordenador o videojuegos en la habitación tanto de niños como de jóvenes, ver la televisión durante más de dos horas diarias, no dormir las horas suficientes, así como el bajo nivel de ingresos económicos de la familia y el bajo nivel educativo de padres y madres.

Javier Aranceta, presidente del Comité Científico de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) y coordinador de las Guías Alimentarias para la Población Española, señala que “debemos tomarnos en serio el tema de la educación alimentaria y nutricional (teórico-práctica) con una programación a nivel estatal que comience en los programas de preparación al parto y continúe de manera planificada en la etapa escolar, de formación profesional o universitaria”. Además, Aranceta es partidario de incluir protocolos de formación e intervención nutricional a partir de salud laboral, Atención Primaria y servicios asistenciales a nuestros mayores, ya que, en su opinión, “este plan estatal nos ahorraría mucho dinero en gasto sanitario y no permitiría ganar en salud a todos los ciudadanos. ¿A qué estamos esperando?”

De este modo, un programa estatal que incorpore tanto a los centros educativos como a las familias parece fundamental para que los niños realicen una dieta adecuada, equilibrada y saludable. En este aspecto, Aranceta manifiesta que es necesario que “sea responsabilidad del centro e instituciones implicadas la composición y dinámica funcional de la oferta alimentaria. Por otra parte, hay que reforzar la organización de talleres de cocina, los huertos escolares, etc. Aprender a diseñar un menú adecuado, a comprar sus ingredientes, a cocinarlos con técnicas saludables y a degustarlos en un marco de buenas maneras y socialización. Es una parcela clave para el futuro de nuestros hijos”.

En este punto, y para ayudar a la sociedad a mejorar su alimentación, la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) ha presentado recientemente las nuevas Guías Alimentarias para la Población Española, que han sido elaboradas por esta sociedad en colaboración con más de 100 expertos en alimentación y salud pública. Estas Guías, presentadas en la Universidad CEU San Pablo, suponen una actualización de la edición de 2001 e incluyen las nuevas recomendaciones alimentarias desde el punto de vista técnico respaldadas por la mejor evidencia científica disponible, así como su representación gráfica a través de la nueva Pirámide de la Alimentación Saludable y la Pirámide renovada de la Hidratación Saludable.

Las Guías Alimentarias constituyen una herramienta de educación nutricional y de promoción de la salud de gran utilidad para trasladar a los profesionales de la salud y del ámbito educativo, a los responsables de las administraciones implicadas y, especialmente, a la población en general una serie de recomendaciones que puedan facilitar la ingesta deseable de alimentos mediante mensajes claros y asequibles, con el objetivo de promover los beneficios de una alimentación más saludable. Aranceta insiste en que “es necesario poner el acento en comprar y consumir productos de temporada, mejor de producción cercana (frutas, verduras, hortalizas, pescados frescos de temporada y a partir de pesca sostenible”. Además, prosigue Aranceta, “es primordial adquirirlos en mercados de proximidad. E intentar reutilizar de forma segura algunas sobras culinarias para la elaboración de sopas, croquetas, canelones, revueltos, etc. Las tres “erres”: reducir restos, reutilizar de manera segura algunas sobras y reciclar todo lo que sea posible”.

Hoy también es un día para recordar que la recién diseñada Pirámide nutricional ha incorporado en su base una serie de hábitos que complementan los beneficios de una dieta saludable, entre ellos utilizar técnicas de cocina más saludables (como la cocina al vapor, las menos elaboradas o las preparaciones seguras en crudo) y la ingesta de entre cuatro y seis vasos diarios de agua. Porque la hidratación resulta clave en el estado nutricional de las personas y sobre todo de los niños y personas mayores. Por ello, Lluis Serra, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Las Palmas de Gran Canarias, destaca el papel que tiene la hidratación en esta Pirámide Mediterránea, teniendo siempre en cuenta que “el eje vertebrador debe ser el agua potable y de buena calidad, siempre que sea posible del grifo”.

En relación con la hidratación y la población infantil y juvenil española, Serra apunta que “la participación de los centros educativos y de las familias es básica en este y en todos los temas relacionados con la nutrición. Los hábitos alimentarios, de higiene y de estilos de vida saludables se asimilan e integran a la personalidad durante los primeros años de vida, y son los que probablemente perduren en la edad adulta. De ahí la importancia de la intervención en el ámbito familiar y docente. Desde la SENC se ha elaborado una pirámide exclusiva de hidratación. Se trata de una herramienta muy didáctica para utilizar en este sentido”. E insiste en que “además, en los centros educativos tiene que garantizarse la presencia de fuentes dispensadoras de agua y, de disponer de ellas, estas deberían contener solamente agua y bebidas bajas o sin azúcar. Proporcionar un entorno saludable es un elemento fundamental para la promoción de la salud en los centros educativos”.

Todos estos consejos ayudarán a los más jóvenes de la casa a incorporar buenos hábitos alimenticios. Pero además, estos elementos pueden verse reforzados si, tal y como afirma Aranceta, se crean espacios de convivencia, en los que relacionarse con los demás de forma más sana y armónica en torno a la mesa. Porque según señala el presidente de la SENC, “nuestra sabiduría ancestral en torno a los alimentos y a la cocina que pasaba de generación en generación se está perdiendo. Los sabores del hogar solo se transmiten participando en su elaboración. La cultura de los sabores no viene incorporada en las recetas desde Google… ¡El esfuerzo merece la pena!”.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información