Día mundial del Chagas
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Una entre 39.000

De nada sirve el acceso a uno de los dos únicos fármacos existentes para el mal de Chagas si los esfuerzos logrados en el control vectorial no tienen seguimiento

Mayerlín está libre del parásito que causa la enfermedad. La efectividad del tratamiento es mayor en niños y en pacientes adultos diagnosticados en una fase temprana.
Mayerlín está libre del parásito que causa la enfermedad. La efectividad del tratamiento es mayor en niños y en pacientes adultos diagnosticados en una fase temprana.Ana Ferreira
Más información
A la caza de los parásitos silenciosos
Cada año cuesta 7.000 vidas y 7.200 millones, pero nadie le hace caso
El Chagas elige las casas humildes
La filántropa que se tomó en serio al Chagas

Ella se llama Mayerlin, tiene siete años y no debería ser una de las 39.000 personas que contraerán la infección del Chagas al finalizar este año; y cada año. Seguramente la vinchuca, el insecto que trasmite el parásito T.cruzi, le picó de noche. Y ese insecto tampoco debería estar allí.

El avance en los programas de control vectorial en los últimos tiempos ha producido una enorme reducción del número de casos agudos y de la presencia intradomiciliaria de los insectos, en todas las zonas endémicas de América Latina. El número estimado de muertes anuales en el mundo disminuyó de 45.000, en la década de 1980, a 23.000 en la de 1990, y a 7.000 actualmente. El número estimado de personas con la infección por T. cruzi pasó de 30 millones, en 1990, a entre 6 y 7 millones en 2015.

Aunque estos datos pueden no ser exactos debido al silencio epidemiológico existente en algunas regiones, sí reflejan el esfuerzo realizado con relación al control vectorial. Incluso ya hay algunos territorios libres de la vinchuca que transmite el Chagas. Sin embargo, en la comunidad de Mayerlin, no es que no se hiciera fumigación de casas, sino que no se hizo seguimiento. Tras dos años sin verse a un técnico de control vectorial por la zona, la mamá de Mayerlin encontró vinchucas en la casa.

La buena noticia para Mayerlin, como se puede observar en el seguimiento del caso que hizo la fotógrafa uruguaya Ana Ferreira, es que a ella le detectaron y trataron a tiempo. Por su edad, y por el diagnóstico temprano, el tratamiento es altamente efectivo. La mala noticia es que aún menos del 1% de pacientes recibe ese tratamiento. Mayerlin tiene suerte en este aspecto.

Esta enfermedad parasitaria olvidada es la más mortal de América Latina

Sin embargo, de nada sirve el acceso a uno de los dos únicos fármacos existentes para la enfermedad, si los esfuerzos logrados en el control vectorial no tienen seguimiento. La lucha contra la enfermedad de Chagas camina con dos piernas que deben ser robustas: el acceso al diagnóstico y al tratamiento y el control vectorial. Una pierna no puede arrastrar a la otra. Si las dos no caminan a buen ritmo, la lucha se queda parada, y los avances se vuelven inútiles.

De los 39.000 nuevos casos anuales, la inmensa mayoría (30.000 aproximadamente) ha contraído la infección por el insecto que transmite el Chagas. La historia de Mayerlin nos muestra un rostro y un nombre que al menos brota y persiste entre las cifras de miles. Nos deja el regusto de las buenas y las malas noticias cuando ambas se mezclan. Y nos quedamos con la duda de si estamos avanzando. Lo que sabemos de verdad es que solo haremos camino al andar.

Dos días después de encontrar las vinchucas y 40 días después de iniciado el tratamiento de Mayerlín, los técnicos de control del vector fumigan, al fin, la casa de la familia y también la del vecino.
Dos días después de encontrar las vinchucas y 40 días después de iniciado el tratamiento de Mayerlín, los técnicos de control del vector fumigan, al fin, la casa de la familia y también la del vecino.Ana Ferreira

Por eso, en la semana que se conmemora el 108 aniversario del descubrimiento de la enfermedad de Chagas, Mayerlin muestra las luces y sombras de la respuesta ante este reto de salud pública a escala global. Ella es una, nuestra una, entre las 39.000 personas que este año se vieron amenazadas por una enfermedad parasitaria olvidada, que es la más mortal de América Latina y que está presente por decenas de miles de casos más en países como Estados Unidos, España o Japón. No hay que olvidarla.

Texto y fotos cedidos por ISGlobalEl Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) es un centro impulsado por la Obra Social la Caixa

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS