PORQUE LO DIGO YO
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Hirohito en Pompeya

El futuro emperador japonés visitó las ruinas 24 años antes de Hiroshima, pero no extrajo ninguna lección

Hirohito saluda a la multitud en su primera visita a Hiroshima en 1947.
Hirohito saluda a la multitud en su primera visita a Hiroshima en 1947.

A menudo, somos indiferentes a las advertencias del destino. He descubierto que Hirohito visitó Pompeya en 1921 y me obsesiona pensar si el futuro emperador japonés tuvo la premonición de que un día dos de sus ciudades perecerían devastadas por una fuerza tan impresionante como la del Vesubio, aunque en ese caso desatada por el hombre. ¿Recordaba Hirohito su recorrido por la vieja urbe romana de la Campania cuando fue en 1947 por primera vez a Hiroshima o dos años después a Nagasaki? ¿Relacionaría unas ruinas con las otras y los impresionantes moldes de los romanos convertidos en cenizas se le mezclarían con las sombras de sus conciudadanos fundidos? ¿Pensaría acaso que debió de haber escuchado en Pompeya el torvo aviso de los dioses? Entonces, aquel lejano 18 de julio de 1921, Hirohito, aunque aún tardaría cinco años en suceder a su padre y presidir desde el trono del Crisantemo las aventuras militares que llevarían a su país a la brutal invasión de Manchuria y a la Segunda Guerra Mundial, era él mismo un ser divino, un arahitogami. El propio Victor Emmanuel III le señalaría que esa categoría la tenían también los césares. Hirohito había llegado al puerto de Nápoles a bordo del acorazado Katori, el buque insignia de la flota nipona. Recorrió la ciudad sepultada por el volcán y se declaró muy impresionado por lo que vio. Quizá notó cómo un viento poderoso le erizaba el cabello en la nuca y al alzar la cabeza, sorprendido e inexplicablemente espantado, creyera ver fugazmente una nube atroz con forma de hongo elevarse en el cielo.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Jacinto Antón

Redactor de Cultura, colabora con la Cadena Ser y es autor de dos libros que reúnen sus crónicas. Licenciado en Periodismo por la Autónoma de Barcelona y en Interpretación por el Institut del Teatre, trabajó en el Teatre Lliure. Primer Premio Nacional de Periodismo Cultural, protagonizó la serie de documentales de TVE 'El reportero de la historia'.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS