Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La matanza de elefantes roba millones de euros al turismo africano

Un estudio calcula las pérdidas ocasionadas por casi 30.000 muertes anuales

Los elefantes son un recurso esencial para el turismo africano.

África perdió el 30% de los elefantes que tenía en siete años de matanzas (entre 2007 y 2014) continuadas por parte de los furtivos. El comercio ilegal de los colmillos de marfil ha llevado a este gigante emblemático al desfiladero de su desaparición, con entre 20.000 y 30.000 muertes cada año. Pero no es únicamente un problema de biodiversidad, como evidencian cada vez más estudios: la masacre de elefantes está robando el dinero del turismo a África, uno de sus más importantes fuentes de ingresos.

"Nuestra investigación muestra que invertir en la conservación del elefante es en realidad una política económica inteligente para muchos países africanos", asegura Robin Naidoo

La pérdida de ejemplares en la masacre de la última oleada de furtivismo cuesta unos veinticinco millones de dólares (más de 22 millones de euros) anuales en ingresos provenientes del turismo a los países con presencia de elefantes, según publica un grupo de especialistas en Nature Communications. El monstruoso mercado negro del marfil tiene un tamaño de unos 600 millones de dólares anuales (casi 550 millones de euros).

El estudio proporciona una importante demostración de la importancia de la biodiversidad desde el punto de vista económico. "Si bien siempre ha habido fuertes razones morales y éticas para la conservación de los elefantes, no todo el mundo comparte este punto de vista. Nuestra investigación muestra que invertir en la conservación del elefante es en realidad una política económica inteligente para muchos países africanos", asegura Robin Naidoo, científico de WWF y autor principal del estudio, en una nota de prensa.

El estudio, realizado por científicos de WWF, la Universidad de Vermont y la Universidad de Cambridge, muestra que los ingresos perdidos por el turismo superan los costes necesarios para combatir en condiciones la caza furtiva en el este, el sur y el oeste de África. Mientras que las pérdidas son de 25 millones de dólares (más de nueve de forma directa y 16,4 de forma indirecta), la inversión necesaria para llevar a las poblaciones de elefantes a un nivel estable se sitúa por encima de los 26 millones de dólares anuales.

En otros estudios se había cuantificado ya la importancia de mantener vivos a los elefantes: un ejemplar vivo vale 76 veces más que uno muerto

Por ejemplo, por cada dólar invertido en la protección de los elefantes en África oriental, se obtendrían aproximadamente 1,78 de vuelta. Este trabajo, que se centra en 216 áreas protegidas y en la influencia de la densidad de elefantes por kilómetro cuadrado, asegura que cada 0,1km2 suma un 700 nuevos turistas a la zona.

En otros estudios se había cuantificado ya la importancia de mantener vivos a los elefantes desde la perspectiva económica, para concienciar a las poblaciones locales: un ejemplar vivo vale 76 veces más que uno muerto, porque los beneficios derivados de su conservación alcanzan los 18.000 euros anuales (con una esperanza de vida de 70 años) frente a los 22.000 euros de beneficio al matarlo.

Más información