Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los europeos prefieren refugiados que no sean musulmanes ni parados

Un macroestudio muestra los prejuicios de los ciudadanos de la UE frente a los solicitantes de asilo

Imagen de archivo de un grupo de refugiados llegando a las costas europeas. Ampliar foto
Imagen de archivo de un grupo de refugiados llegando a las costas europeas. AP

La Unión Europea ha gastado 17.000 millones de euros para frenar la llegada de refugiados y migrantes. Sin embargo, se calcula que este año llegarán 300.000 a los países de la UE y que las peticiones de asilo podrían acercarse al millón. Y 2016 va a ser el más mortífero en el Mediterráneo para quienes tratan de cruzarlo para alcanzar una vida mejor, con más de 3.200 ahogados en lo que va de año. ¿Qué opinan los europeos de los refugiados? ¿Son más generosos que sus líderes políticos? ¿Están dispuestos a conceder asilo a los demandantes?

Los españoles son con mucha diferencia los ciudadanos que menos pegas pondrían a los refugiados de entre todos los países estudiados

Un estudio realizado en 15 países de la UE con 18.000 de sus ciudadanos trata de responder estas preguntas. Y aunque la respuesta es tan diversa como cabe suponer en un continente, la foto general es poco edificante por culpa de un prejuicio antimusulmán que los europeos no esconden. Un refugiado musulmán tiene 11 puntos porcentuales menos probabilidades de ser considerado aceptable que un solicitante de asilo cristiano aunque su perfil sea el mismo.

"Sí, nos sorprendió lo consistente de este sesgo antimusulmán de un país a otro, dadas las diferencias que vemos en los debates políticos en diferentes países europeos", explica a Materia el líder del estudio, Jens Hainmueller. "Sin embargo, también descubrimos que el sesgo antimusulmán es mucho más fuerte entre quienes se sitúan a la derecha del espectro político", matiza este investigador de la Universidad de Stanford. Esto es, los sujetos estudiados que se consideran de derechas elevan esa diferencia hasta los 14 puntos frente a los 7 que manifiestan quienes se dicen de izquierdas.

Un refugiado musulmán tiene 11 puntos menos probabilidades de ser considerado aceptable que un solicitante de asilo cristiano solo por eso

Los investigadores hicieron que los participantes en el estudio revisaran el perfil de 180.000 hipotéticos refugiados, con distintas características sociales, demográficas y culturales, con la intención de descubrir cuáles serían sus criterios de rechazo o concesión de asilo. Además de dejar fuera a musulmanes solo por serlo, también mostraron un prejuicio socioeconómico muy notable: un médico tiene 13 puntos porcentuales más posibilidades de ser aceptado que un parado.

Otro aspecto determinante es el aspecto humanitario: si el solicitante ha sido torturado (11 puntos más) o perseguido por sus ideas o credo (15 puntos) es más probable que sea aprobado. En su contra jugaría la falta de conocimiento del idioma que se habla en el país de acogida: 12 puntos porcentuales hacen menos probable que sea acogido que si habla la lengua.

"El sesgo antimusulmán es mucho más fuerte entre quienes se sitúan a la derecha del espectro político", matiza el investigador de Stanford

"En general, encontramos que los efectos de estos atributos son muy similares en los diferentes subgrupos; esto sugiere que existe un consenso —entre izquierda y derecha, jóvenes y viejos, bajo y alto nivel de educación, ricos y pobres— sobre qué solicitantes de asilo prefieren", concluyen en el estudio, que publica la revista Science.

Aunque por países tampoco hay notables diferencias, llama la atención el caso particular de los españoles, que son con mucho los ciudadanos que menos pegas pondrían a los solicitantes de asilo. En España, el 24% de los 1.200 participantes en el estudio aceptaron a todos los refugiados, al margen de sus características, frente al 9% de la media de los demás países estudiados (Austria, República Checa, Dinamarca, Francia, Alemania, Grecia, Hungría, Italia, Países Bajos, Noruega, Polonia, España, Suecia, Suiza y Reino Unido) y seguidos de lejos por el 16% de italianos. En el otro extremo, solo un 4% de los españoles no aceptó a ningún solicitante, frente al 9% de la media y al 13% de húngaros y 14% de británicos. El Gobierno de España ha acogido a 500 de los 17.000 refugiados prometidos.

Para Hainmueller, es importante saber que buena parte de los ciudadanos europeos tienen unos criterios, como los basados en la religión, la profesión o el idioma, que van contra la legalidad vigente en materia de asilo. "No podemos esperar que la opinión pública, siendo tan compleja y multifacética, refleje perfectamente los ideales jurídicos internacionales. Pero estos prejuicios señalan un desafío creciente para resolver la crisis actual integrando con éxito a los solicitantes de asilo, dado que la mayoría provienen de países de mayoría musulmana y pueden carecer de las habilidades profesionales y lingüísticas deseadas", explica este profesor de Stanford.

Más información