Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL EXTRAORDINARIO ORIGEN DE MIS COSAS PREFERIDAS

“La estantería de mi salón antes era una huevera”

De los seis millones de toneladas de papel y cartón que consumimos en España, en 2015 se recicló el 70% (más de cuatro millones y medio)

La importancia de reciclar papel es vital. “El material resultante consume un 44% menos de energía que la madera virgen, produce un 38% menos de gases de efecto invernadero, un 41% menos de emisión de partículas, un 50% menos de aguas residuales y un 49% menos de residuo sólido”, afirma Manuel Domínguez, adjunto a la dirección general de la Asociación Española de Recicladores Recuperadores de Papel y Cartón (Repacar).

Así funciona: en el momento que llega a una de las más de 115 plantas especializadas en la gestión de estos residuos, se limpia y se eliminan los elementos y materiales que no son papel ni cartón; y se procede a su clasificación según su calidad. “El papel se fabrica a partir de fibras vegetales que se extraen de la madera de los árboles. Puede reciclarse hasta siete u ocho veces, pero en cada ciclo las fibras van perdiendo calidad”, comenta Nacho Bautista, arquitecto y cofundador de Cartonlab, una empresa murciana que diseña mobiliario con cartón. Para conseguir material con buenas prestaciones, como el que ellos utilizan para sus muebles, se necesitan papeles con alta proporción de fibra virgen y pocos ciclos de reciclaje. Por el contrario, para fabricar una huevera o papel higiénico, por ejemplo, se utilizan fibras de baja calidad, recuperadas muchas veces. Cartonlab compra cartón con un máximo de 70% de papel reciclado para realizar productos como su estantería OHM. “Es ligera, muy fácil de transportar, y cuando se desmonta ocupa muy poco espacio. Además, cuando finaliza la vida útil es 100% reciclable”, aclara Bautista. Y es más que probable que acabe siendo un periódico o el rollo de papel de cocina con el que se seca las manos (o viceversa).

Medalla de plata en reciclaje

En España se consumen más de seis millones de toneladas de papel y cartón al año, lo que supone un consumo medio de 142,2 kilos anuales por cada persona. El papel se fabrica a partir de fibras vegetales (y el cartón es una superposición de capas de papel). Las fibras vegetales vírgenes se extraen de la madera de los árboles y pueden reciclarse hasta ocho veces. En cada ciclo de reciclaje dichas fibras disminuyen de calidad.

Un 70% del papel usado se recicla y proviene del consumo doméstico, de la industria y del comercio. Esta cifra sitúa a España en el segundo país de Europa con el índice más alto de reciclaje de cartón y papel, solo superada por Alemania, que recupera el 79% de esta materia prima usada. Gracias a este reciclaje se ahorra un 44% de energía, se produce un 38% menos de gases de efecto invernadero, un 41% menos de emisión de partículas, un 50% menos de aguas residuales y un 49% menos de residuo sólido.

Cartón que soporta 250 kilos

El proceso de reciclado de esta materia es el siguiente: cuando el papel y el cartón llegan a la planta de reciclaje se limpia, se eliminan los restos de otros materiales y se destinta con un sistema mecánico con jabones y agentes activos. Se clasifica según la calidad y dependiendo del uso que se le vaya a dar posteriormente a la materia prima recuperada, ya que el papel reciclado sirve fundamentalmente como base en la composición de nuevo papel y cartón.

Si ha sufrido muchos procesos de reciclajes servirá para hacer hueveras, papel higiénico… Si no se ha recuperado muchas veces y la calidad es buena, empresas como Cartonlab puede fabricar una estantería OHM, capaz de soportar 250 kilos de peso (se hace con un máximo de un 70% de papel reciclado).

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información