Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Por qué viven más los atletas profesionales

El deporte de élite reduce el riesgo cardiovascular y de cáncer. Eso sí, no es lo mismo jugar al tenis que coronar 'ochomiles'

Por qué viven más los atletas profesionales

Andrés Iniesta, Rudy Fernández o Rafa Nadal vivirán siete años más que si no se hubieran dedicado al fútbol, al baloncesto o al tenis. La alta competición o deporte de élite eleva la esperanza de vida de quienes alcanzan esta posición, según un estudio dirigido por Juliana Antero-Jacquemin, investigadora del Instituto Nacional francés del Deporte de la Evaluación y de los Resultados (INSEP).

El estudio, publicado en la revista Plos One, analizó a 2.814 atletas franceses que participaron en Juegos Olímpicos entre 1912 y 2012 en diferentes disciplinas. Según Antero-Jacquemin, del total de siete años en los que se incrementa la longevidad de estos atletas, “unos dos años se ganan gracias al menor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, como infartos o derrames cerebrales. Otros dos años se ganan gracias a la disminución de probabilidades de padecer cáncer“. El informe indica que la mortalidad entre estos deportistas se redujo entre un 40%-50% principalmente por el menor riesgo cardiovascular (40%-60%) y cáncer (45%). Además, se redujeron las enfermedades del sistema digestivo en un 48%, los trastornos mentales un 77%, las patologías relacionadas con el sistema respiratorio un 85% y las endocrinas y metabólicas un 88%.

En opinión de Marcela González-Gross, catedrática en Nutrición Deportiva y Fisiología del Ejercicio por la Universidad Politécnica de Madrid y responsable del grupo de investigación ImFINE, “los beneficios del deporte de alto rendimiento favorecen el buen funcionamiento de todo el sistema cardiovascular, se regulan los niveles de colesterol y triglicéridos, aumenta el HDL colesterol (el llamado bueno) y se reduce el LDL colesterol (el malo), aumenta el tamaño del corazón, baja la frecuencia cardíaca en reposo y hay mayor tolerancia al estrés. También aumenta el consumo máximo de oxígeno, que es una medida que correlaciona con muchos parámetros de salud y la esperanza de vida”.

Además, “practicar deporte suele asociarse con una menor edad biológica frente a la cronológica, es decir, se aparenta ser más joven de lo que uno es”, subraya la experta, que añade que entre los factores identificados con relación al envejecimiento, "uno de ellos es el acortamiento de los telómeros (los extremos de los cromosomas), que en cada replicación celular van disminuyendo hasta que el material genético desaparece, produciéndose la muerte celular por apoptosis. Hay una enzima, la telomerasa, que evita el acortamiento e incluso produce alargamiento de los telómeros. El ejercicio físico es uno de los factores que se han identificado como activador de la telomerasa, y, por tanto, como elemento que retarda el envejecimiento y retrasa la muerte celular". 

La nutrición de los campeones

Ser deportista de élite va asociado a un estilo de vida saludable que exige cumplir con un código de buenas prácticas, como no fumar, no beber, horarios de descanso y llevar una dieta sana y equilibrada, entre otras. De hecho, los beneficios del deporte de élite están estrechamente relacionados con la alimentación. Para González-Gross, “no hay duda de que la combinación de alimentación y ejercicio es una de las claves para mejorar la calidad de vida e incluso para la mayor esperanza de vida. En los deportistas, durante su etapa profesional, cuidar la alimentación es fundamental. Repercute claramente en su rendimiento y en su salud. Por ejemplo, deben tomar alrededor del doble de proteína de lo recomendado para la población general, mayor cantidad de las vitaminas del grupo B, de vitamina C, de minerales como el hierro, calcio, selenio, cinc, electrolitos y agua”.

En el estudio de Juliana Antero-Jacquemin, también se observó que los beneficios para la salud cardiovascular "varían enormemente dependiendo de las características de cada deporte". Así, muchas actividades de elevada resistencia, como carreras de fondo o ciclismo de ruta, son menos beneficiosas. En cambio, los deportes que combinan varios tipos de actividades, son mejores para el corazón.

Malas noticias para el alto rendimiento

Pero no son buenas nuevas para todos los deportistas profesionales. José Manuel Soria, responsable de la Unidad de Genómica en Enfermedades Complejas en el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, diferencia entre disciplinas de “alta competición” y “alto rendimiento”: “Los jugadores de élite de disciplinas deportivas como el fútbol, balonmano o baloncesto se dosifican muy bien. Pero estos deportistas, que son de élite, no son de altísimo rendimiento”.

Un estudio realizado por el equipo del su equipo, cuyos datos se han presentado en el Congreso Europeo de Genética, mostró los resultados de los análisis realizados en deportes de “alta resistencia”, como son los corredores de largas distancias en carreras de montaña. Estos resultados determinaron que estas disciplinas podían ser nocivas, dependiendo de la forma del corredor o, incluso en los atletas entrenados, de la distancia recorrida. Estos resultados preliminares, son la base de otros estudios que abordaran la base genética que determina la resistencia a largas distancias y la capacidad de recuperación de estos deportistas.

La investigación se centró en la expresión de los 22.000 genes de todo el código genético humano, comparando la expresión de los genes antes de empezar la carrera y justo después. "Los análisis de todos los genes de un individuo que se ha sometido a un estrés tan extraordinario como una Ultramaratón de montaña, varió considerablemente. Los genes que se expresaron diferencialmente fueron los asociados a la inflamación y a la inmunidad. Estos deportistas finalizaron la carrera como si estuvieran enfermos, aunque no lo estaban. Es decir, su perfil de expresión génica era similar al patrón que daría un enfermo con tuberculosis o con SIDA. La diferencia está en que en un paciente con tuberculosis o SIDA ese perfil de expresión se mantiene, mientras que estos atletas se recuperan en 24 o 48 horas", asegura Soria. 

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información