Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así es como empecé a comer de la basura (capítulo uno)

Una periodista se ha propuesto investigar sobre la alimentación 'freegan', una forma de vida que denuncia el despilfarro comiendo a base de desechos. En esta primera parte, accede a salir de noche y ver qué hay en los contenedores

Así es como empecé a comer de la basura (capítulo uno)

Me he propuesto investigar sobre la alimentación freegan, una forma de vida que denuncia el despilfarro alimentario combatiéndolo con sus propias armas: se trata de alimentarse a base de desechos de otros. Me decido a estudiar y a vivir el freeganismo: Voy a alimentarme de basuras.

El primer día me dijeron “pantalón largo y nada de chanclas”. Luego entendí porqué

El cambio de mentalidad comienza a raíz de una jornada festivalera en Benidorm (concretamente en el Low Cost Festival). En la puerta me requisan una manzana, que sin contemplaciones tiran a un contenedor de basura. Protesto. No sirve de nada. Es sólo una manzana. Pero una manzana comestible, en perfecto estado que se tira a la basura sin posibilidad de que se aproveche de ninguna forma.

Unos días después, ya regresada a mi casa, recuerdo este episodio y busco en la santa Internet modelos de consumo sostenibles contra el despilfarro de alimentos. Flipo. Flipo mucho. Lo que me encuentro es un modo de vida, una corriente extrema, una chifladura que decido investigar. Se llama freeganismo, y consiste en alimentarse de la basura. De desperdicios alimentarios, sí. La gente está muy loca- pienso- y quiero saber más de todo esto.

LUNES

Descubro estadísticas muy dolorosas: Al parecer en nuestro planeta se desperdicia un tercio de la comida total. En España, -que carece de una normativa que regule los desperdicios de los supermercados- se desechan anualmente 7,7 millones de toneladas de alimentos. Eso sí, sobre todo se desperdician y tiran alimentos en los hogares. Confieso que en mi casa se desperdician alimentos, y soy yo la responsable.

Congelador de la casa okupa.
Congelador de la casa okupa.

En Francia y recientemente en Italia se han puesto en marcha iniciativas destinadas a acotar este despilfarro. Es un clamor popular que hace falta regular la gestión de alimentos útiles y comestibles antes de tirarlos a la basura. Decido intentarlo. Voy a terminar los alimentos que tengo en casa y no voy a comprar más. Me voy a alimentar de los desechos de los demás, voy a practicar lo que se llama freeganismo. Y creo que voy a pasar mucha hambre…

MARTES

Contacto con dos chicas freeganas, Paloma y Paula, y me presento en su casa, para más señas una okupación dividida en varios apartamentos. Ellas comparten piso con Víctor, que ahora mismo no está. Les pregunto por el freeganismo: “Nosotras lo llamamos reciclaje de comida. No estamos en contacto con gente que lo practique, pero es toda una forma de vida, sí. Sobre todo de consumir de forma responsable”.

España carece de una normativa que regule los desperdicios de los supermercados

Paloma me cuenta que han estado bastante tiempo en Canarias: “Allí conocimos a una pareja de franceses turistas, un día abrieron un contenedor y fliparon, y entonces se convirtieron al freeganismo. En Canarias yo también ocupaba y reciclaba. A mí el primer día me dijeron “pantalón largo y nada de chanclas”. Luego entendí porqué: Había que meterse dentro del contenedor de basura para coger la comida. En Las Palmas recicla mucha gente, va por épocas, a veces es más escaso, a veces hay más…”

Me enseñan su nevera y su despensa. Está todo repleto de alimentos. Me invitan a pan de cebolla con paté de berenjena. Comemos y charlamos. “Si un día no encuentras comida, la encuentras al día siguiente. Es muy fácil tener la despensa llena siempre. Eso sí, jóvenes no suele haber. Hay mucha gente mayor, que no les llega la pasta, cogen leche y productos básicos, y entre ellos sí que hablan y hay cierta comunidad. Pero lo viven como una necesidad, no por aprovechar el despilfarro de otros”.

¿Les resulta vergonzoso alimentarse de la basura?

"Muchos seguratas alegan que lo que hacemos es un robo"

“Quizá para ellos sí que hay cierta vergüenza, pero una vez que empiezas, lo normalizas muy rápido. El ridículo es mucho menor que el beneficio de reciclar”.

¿Y os alimentáis sólo de la basura?

Sólo compramos básicos como sal y aceite; y también caprichos: cosas como helado de chocolate. Y por supuesto productos de limpieza y de higiene…Todo lo que podemos lo obtenemos del reciclaje: Muebles, ropa, menaje… Mucha gente que nos conoce, nos dona cosas. (Doy fe de ello. En una habitación que tienen a modo de almacén, cuento hasta 3 microondas).

No son unas tiradas con aspecto sucio.Están perfectamente insertadas en la sociedad, con trabajos estables

Les pregunto cómo es su dieta, porque Paula, como yo, es vegetariana, pero me dice que eso no supone ningún problema a la hora de alimentarse de los desechos de ciertas empresas. “Nos adaptamos al recicle y vamos comiendo lo que hay. Vamos una vez por semana a El Corte Inglés y llevamos el coche para cargar. A las once y media de la noche sacan los contenedores, y a las doce, viene la basura a vaciarlos”.

Pido acompañarlas hoy. Esta misma noche. Acceden. Paloma y Paula no son unas tiradas, ni unas hippies con aspecto sucio. Son dos veinteañeras perfectamente insertadas en la sociedad, con trabajos estables (de hecho, en un centro médico), con aspecto saludable, un nivel cultural alto y muchísima coherencia en su discurso. Me cuentan que “En algunos restaurantes nos han llegado a amenazar con multarnos. Normalmente se amparan en la propiedad privada. Alegan que la basura es suya, y además, la legislación no les permite donar desechos”.

Es en esa noche del martes cuando empecé a frecuentar contendores. Tenía la sensación de estar preparando un gran boicot capitalista. Incluso me puse nerviosa. Pero el resultado no fue para menos.  Esta corriente todavía no está muy extendida, ni siquiera bien vista, pero ¿será esta la nueva forma de alimentarse en un futuro?. Por el momento, hasta los seguratas nos miran con desprecio. La semana que viene conoceremos qué pasará. 

Puedes seguir Tentaciones en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.