Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hallado un ‘lago asesino’ en España

Una laguna andaluza esconde 80.000 metros cúbicos de gas que podrían liberarse de golpe

El escenario era idílico, un lago azul inundando el cráter de un volcán extinto, pero de repente fue invadido por un asesino invisible. Los habitantes de las orillas del lago Nyos, en el noroeste de Camerún, empezaron a desvanecerse en masa la tarde del jueves 21 de agosto de 1986. Más de 1.700 de ellos jamás se despertaron. Una nube letal de CO2 brotó del agua, desplazando al oxígeno y asfixiando a todos a su paso. Las aldeas quedaron plagadas de cadáveres de personas y ganado. Dos años antes, en el vecino lago Monoun, habían fallecido 37 personas en circunstancias similares. El planeta miró, asustado y desconcertado, a Camerún.

Son las dos únicas erupciones límnicas conocidas, un suceso también conocido como "fenómeno del lago explosivo", según recuerda el geoquímico Javier Sánchez España. Su equipo ha encontrado otro lago, la Corta Guadiana, en Puebla de Guzmán (Huelva), que también podría emitir una nube letal. En sus profundidades se esconden 80.000 metros cúbicos de dióxido de carbono (CO2), un gas formado por las aguas ácidas producidas por la antigua actividad minera en contacto con carbonatos de los suelos. Es “un serio peligro para el público”, según exponen el investigador y sus colegas en un estudio publicado en la revista especializada Science of the Total Environment. En principio no hay riesgo para el pueblo, de 3.000 habitantes, pero sí para las personas que estuvieran en las inmediaciones de una hipotética erupción.

La Corta Guadiana es un lugar tranquilo. Su historia se remonta a 1893, cuando la compañía inglesa The Bedel Metal & Chemical perforó el subsuelo de la zona, conocida como Las Herrerías, en busca de sulfuro de hierro. A partir de 1912 la mina fue explotada por la francesa Saint Gobain y en 1951 cayó en manos de Minas de Herrerías Sociedad Anónima, una empresa fundada por el Banco Urquijo (hoy Banco Sabadell), el Banco de Vizcaya (hoy BBVA) y la familia Sundheim, millonarios afincados en Huelva. A finales de la década de 1980 abandonaron el yacimiento, en plena crisis minera.

Ganado muerto tras la erupción del lago Nyos (Camerún) en 1986.
Ganado muerto tras la erupción del lago Nyos (Camerún) en 1986.

Su legado es un lago artificial de 17.500 metros cuadrados y una profundidad máxima de 68 metros, con altas concentraciones de metales pesados. En su fondo, hay 2,5 litros de CO2 disueltos en cada litro de agua y estabilizados gracias a la presión del agua, pero la situación podría cambiar por un deslizamiento de tierra, como ocurrió en los llamados lagos asesinos de Camerún, desencadenando una erupción. “Las empinadas paredes de la mina no parecen muy dignas de confianza en cuanto a su estabilidad”, afirma el estudio de los investigadores, que temen un colapso. Entre los autores se encuentra también Bertram Boehrer, experto del Centro de Investigación Medioambiental Helmholtz, en Magdeburgo (Alemania).

Al comienzo de su exploración, Boehrer y Sánchez España descendieron a la Corta Guadiana con equipos de respiración autónoma, para evitar problemas. "Al principio íbamos con bastante miedo, la verdad, porque no sabíamos lo que nos íbamos a encontrar ni el riesgo que había de inducir una erupción límnica nosotros mismos con nuestras pruebas", reconoce el científico español.

Javier Sánchez España y Bertram Boehrer, en la Corta Guadiana.
Javier Sánchez España y Bertram Boehrer, en la Corta Guadiana.

“Es la primera vez que se detecta una situación así en Europa. El único antecedente son los lagos africanos”, señala Sánchez España. Además de las dos masas de agua de Camerún, el tercer lago explosivo conocido es Kivu, entre Ruanda y República Democrática del Congo. El nombre de Kivu dio la vuelta al mundo en 1994, cuando se cubrió de personas asesinadas a machetazos durante el genocidio de Ruanda. Y los expertos temen que se vuelva a llenar de cadáveres por una erupción límnica.

“En Corta Guadiana no va a ocurrir lo mismo que en Camerún, no hay que alarmarse. La nube se quedaría confinada en la Corta, pero hay gente que pasea por la zona”, advierte el geoquímico. Su estudio calcula que una liberación repentina del gas disuelto en el fondo del lago formaría una nube irrespirable de CO2 puro de cinco metros de altura, una cantidad insuficiente para saltar las paredes del pozo, pero letal para los paseantes que estuvieran en el interior de la corta. La antigua mina está protegida por un vallado que no se respeta.

El Instituto Geológico y Minero de España, un organismo público, va a firmar un convenio con la Dirección General de Minas de la Junta de Andalucía para eliminar el gas acumulado en el lago, según adelanta Sánchez España. El investigador calcula que bastarán unos 8.000 euros para instalar una tubería de 90 milímetros de diámetro anclada al fondo, por la que el gas salga poco a poco, como en un espray, en un plazo de unos nueve meses. Su equipo ya ha probado una planta piloto.

“No tenemos una preocupación de no dormir, pero sí queremos saber qué pasa”, afirma José Suárez, presidente de la Asociación Herrerías, dedicada a la recuperación del patrimonio minero de Puebla de Guzmán. Suárez, “nacido a menos de 100 metros de la Corta Guadiana”, trabajó precisamente en la Dirección General de Minas de la Junta de Andalucía hasta su reciente jubilación. Su sueño es que, en un futuro cercano, haya un museo en lo que hoy es uno de los pocos lagos explosivos de la Tierra.