Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Macaco contra los transgénicos

El cantante reclama en el videoclip de ‘Semillas’ el derecho a la información de los consumidores

Videoclip de'Semilla' de Macaco y Lila Downs.

El escenario de fondo de Semillas, el último videoclip del cantante Macaco, es un paisaje con tintes casi apocalípticos, marcado por el cambio climático, la deforestación, la contaminación y el uso de transgénicos. “Carne adulterada, plastificada, fruta tintada con sabor a nada”, canta el artista junto a la mexicana Lila Downs, mientras se suceden imágenes que no son especulaciones sobre un futuro lejano, sino que provienen del archivo de la organización ecologista Greenpeace.

El tema, incluido en su último trabajo de estudio, Historias Tattooadas, denuncia el conflicto entre el ser humano y el medioambiente en una lucha que pone en peligro el equilibrio y la sostenibilidad del ecosistema. Macaco y Lila Downs hacen especial hincapié en los riesgos derivados de la invasión de los alimentos transgénicos destinados al consumo humano, cuyas consecuencias para la actividad agrícola y la salud aún, según ellos, se desconocen.

“Quisimos jugar con estas imágenes porque creímos que acompañaban muy bien a la letra. No tengo la respuesta de si aún estamos a tiempo para salvar el planeta, pero lo que sí sé es que, como persona activa en estos temas, intento aportar mi granito de arena y, como músico, generar debate”, explica el cantante, que también colabora con Greenpeace para la preservación del Ártico. “La canción reclama libertad de información sobre estos asuntos. Cada uno es libre de meterse lo que quiere en el cuerpo, pero no hay que ocultarle nada”, agrega.

El artista no es nuevo en este tipo de temáticas y asegura que seguirá abordando argumentos peliagudos, a pesar de las controversias que generan. “Semillas es quizás una de las canciones más afiladas de mi repertorio”, insiste. Creo que a veces no se otorga suficiente espacio en el mundo de la música a estos temas. Para realzarla se me ocurrió hacer una mezcla de ritmos y propuse colaborar a Lila Downs, un icono musical y por su implicación con el medioambiente”.

Para Luís Ferreirim, responsable de la campaña de agricultura de Greenpeace España, las colaboraciones con artistas son fundamentales para que el mensaje de su organización llegue a un público más amplio. “La canción nos recuerda que todos nosotros somos semillas y que podemos ser agentes del cambio que queremos ver en el mundo”, dice.

Cada uno es libre de meterse lo que quiere en el cuerpo, pero no hay que ocultarle nada

Macaco

Ferreirim destaca que aún no existen estudios que demuestren que los organismos genéticamente modificados (OGM) sean inocuos para la salud humana a largo plazo y alerta de la posibilidad de que generen nuevas alergias. El representante de Greenpeace denuncia la falta de transparencia para los consumidores y pide una normativa más rigurosa sobre el etiquetado de alimentos, poniendo en entredicho la fiabilidad de los estudios de referencia para evaluación de riesgos en Europa, elaborados por las mismas multinacionales que controlan el sector.

Además de denunciar los problemas asociados con estos cultivos, el trabajo de Greenpeace en este ámbito está centrado en impulsar la agricultura ecológica como solución sostenible para lograr alimentos diversificados y un mejor acceso para todos. El experto rechaza la justificación de que los OGM sean la clave para acabar con el hambre en el planeta. “Veinte años de cultivos transgénicos han demostrado que no es así. Distintos estudios evidencian que no tienen mayor rendimiento que los tradicionales”, explica el experto. “Un elevado porcentaje de estos alimentos no se destina a las personas que realmente los necesitan, sino a llenar las barrigas de los animales para que el mundo desarrollado disponga de carne y derivados a un precio barato”. Estas prácticas, que además fomentan la deforestación, se acompañan con un elevado desperdicio de alimentos, que, según cifras de FAO, corresponde a un tercio de la producción para el consumo humano.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información