Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una banda de traficantes de marfil envenena a 23 elefantes en Zimbabue

Es la última catástrofe ecológica de la reserva natural de Hwange. El mayor parque nacional de Zimbabue, conocido hace unos meses por la muerte del león Cecil a manos de un cazador estadounidense, ha denunciado ahora el envenenamiento de 23 elefantes. En total, dicen las autoridades locales, los traficantes de marfil han matado con cianuro a 60 paquidermos en los últimos dos meses.

El cianuro es relativamente fácil de conseguir en el país africano, donde se usa habitualmente en la minería. Desde 2013 comenzó a usarse también como método para matar elefantes para cortarles luego los colmillos, algo que habitualmente se hacía abatiendo a los animales a tiros. Pese a la vigilancia, la extensión del parque hace muy difícil controlar toda su terreno, que acoge en total a unos 53.000 elefantes. "[Los traficantes] están armados y además tienen equipos de vigilancia, por lo que saben cómo evitar a nuestros guardas", ha asegurado el ministro zimbabués de Medio Ambiente, Agua y Clima, Oppah Muchinguri, en declaraciones recogidas por Reuters.

Pese a la matanza, el botín en esta ocasión fue de solo tres colmillos. El resto fueron recuperados por los empleados del parque antes de que pudieran cortarlos los traficantes. Aunque lo que más preocupa a las autoridades es el peligroso método que utilizan los furtivos para lograr su objetivo. "No entienden la destrucción que causan al poner el veneno en el agua y lo que puede extenderse esa devastación", ha explicado el conservacionista local Brant Williamson a la cadena estatal.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >