La familia ya no es solo cosa de dos

Hay más de 1,7 millones de hogares con un solo progenitor en España y el 80% son mujeres

Juan Luis Jiménez en el orfanato de Vietnam donde adoptó a su hija en 2013.
Juan Luis Jiménez en el orfanato de Vietnam donde adoptó a su hija en 2013.J.L.J.

"Para buscar a un hombre siempre hay tiempo, pero para tener hijos, no". Elisa Albacete explica así que es madre soltera por decisión propia, mientras da el pecho a su bebé de un mes. Tiene 44 años y se quedó embarazada por fecundación artificial. En 2014, cuando se hizo la última Encuesta Continua de Hogares del INE, había 1.754.600 familias monoparentales. En 2011, fecha del último censo, se registraron 1,69 millones de hogares con un solo progenitor. En tres años, este tipo de familias ha aumentado, pero la explosión se produjo entre 2013 y 2014 con un incremento de casi 50.000 hogares más.

Más información
Alternativas de educación y ocio: 'Nuevos negocios para nuevas familias'
La diversidad llega a los hogares: 'Todos tenemos una familia'
El cambio de roles se instala en casa: 'Papá y mamá comparten'

Como Elisa, en el 80% de los casos es una mujer la que sustenta este tipo de familias. Tardó un año y medio en quedarse embarazada, ya que a partir de los 35 las posibilidades se reducen. "Fui a una clínica privada porque si tienes más de 40, la Seguridad Social no lo cubre", cuenta Albacete. Una de cada cuatro mujeres que acudieron al Instituto Madrileño de Fertilidad durante 2014 era soltera. Cinco años atrás, el porcentaje apenas se situaba en el 15%. Casi la mitad de las pacientes se sometieron el año pasado a una fecundación artificial.

También hay cada vez más hombres que quieren formar familias en solitario. Los casos aumentan, aunque de forma paulatina, un 3,2%. Para Juan Luis Jiménez, de 41 años, ser padre no fue sencillo. La normativa española sobre adopción sigue dando prioridad a las parejas y mujeres frente a los hombres. "Una técnico de la Comunidad de Madrid me dijo que un chico soltero tenía que pensar en divertirse, que no podía querer ser padre y que seguro que era por alguna frivolidad", relata Jiménez, que adoptó en 2013 a una niña de Vietnam. Allí le hicieron firmar ante notario que no era homosexual y, unos días después, conoció a Paula, su hija de cuatro años.

EL PAÍS

Otro nuevo modelo familiar son las parejas homosexuales. Isabel Gómez, de 52 años, y su mujer Carmen —que no quiere decir su apellido ni edad— tienen dos hijas y tres libros de familia: el primero, cuando Isabel dio a luz a Clara por reproducción asistida; el segundo, cuando se casaron en 2005 y el tercero, cuando Carmen logró ser madre legal de la hija de Isabel. Hace cuatro años, ya como matrimonio, adoptaron a una niña. Más de 31.000 personas del mismo sexo se han casado en España desde que se aprobó la ley de matrimonio homosexual, hace diez años.

"Tuvimos miedo los primeros días de colegio, pero fuimos las dos madres de la mano para que ella lo viera como algo normal", cuenta Gómez. Aunque no sienten rechazo, sí tienen anécdotas: "Mis hijas hacen dos regalos el día de la madre y el del padre, se lo dan a los abuelos", afirma.

Cambio de papeles

Las madres tradicionales también cambian. 20.000 suscriptoras de un colectivo llamado el club de Malas Madres alardea, en las redes sociales y blogs, de que harían cualquier cosa por cinco minutos de tranquilidad y que ni son ni pretenden ser unas superwoman. Esta comunidad pretende cambiar el modelo social de la maternidad, al igual que otras iniciativas como Si los Hombres Hablasen, un grupo masculino en el que los padres comparten experiencias.

Padres que rompen la tradición

El cambio de roles en la familia se está llevando a cabo mediante iniciativas como Si los Hombres Hablasen, un taller solo para padres dirigido por el psicólogo Javier de Domingo en el que se habla de emociones y se resuelven dudas sobre la paternidad.

Las sesiones cuestan 9 euros y duran una hora y media. "Aquí podemos expresar nuestros problemas familiares desde el punto de vista masculino", afirma Roberto Tejeros, uno de los padres que asiste habitualmente al taller.
De Domingo impartió a principios de 2014 en La Cocinita una charla sobre maternidad y paternidad a la que no acudió ni un solo hombre. "Estaba cansado de ir a grupos de padres y madres en los que solo había mujeres", cuenta el psicólogo. Decidió dar un paso adelante y ya ha recibido el apoyo de más de 1.000 personas en su grupo de Facebook.
Hay talleres similares en Barcelona, Canarias y Mallorca, y pretenden llegar a Sudamérica. Roberto Tejeros asiste desde que su mujer se lo propuso: “El proyecto me ha enganchado”. Tejeros no está dispuesto a copiar el modelo de la anterior generación. “Mis padres creen que la mujer se debe encargar de los niños y el hombre de traer el dinero a casa”, explica.

Hasta ahora, que las madres se jactaran de hacerse las sordas por las noches para no levantarse a consolar a su bebé podía no estar bien visto. "Vamos siempre con prisas y gritamos a nuestros hijos porque no podemos más, pero al final sacamos tiempo para ellos porque son lo más importante", explica Laura Baena, la fundadora del club. La doctora en Psicología y profesora de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) Amelia García afirma que, en realidad, son muy buenas madres: "Si en cierto momento no se soporta el estrés de tener a un niño pequeño, lo mejor es compartirlo".

Javier de Domingo es el impulsor de Si los Hombres Hablasen, un grupo de padres que intercambia los miedos o los problemas que les supone la paternidad. Las sesiones se celebran en La Cocinita, un local de Chamberí (Madrid) que huele a potito. De Domingo lucha contra los estereotipos con los que se etiqueta a la masculinidad: “El hombre tiene derecho a tener miedo”.

La psicóloga de la UCM cree que algunos cambios de roles han podido derivar en problemas dentro del hogar. La frustración que le genera a ciertos hombres realizar tareas que tradicionalmente se han considerado femeninas puede desembocar en violencia machista.

El cambio se refleja en el permiso por maternidad y paternidad. La Ley de Igualdad de 2007 otorga 15 días de baja exclusivos para el padre. Hasta entonces repartían el permiso de cuatro meses con la madre, de los cuales dos y medio eran obligatorios para la mujer. La media por baja maternal en la UE es de 152 días. A España aún le queda mucho; con 112, se sitúa lejos de los vecinos europeos.

Un club con proyección social

Uno de los objetivos del Club de Malas Madres, fundado en 2013, es conseguir que la conciliación sea una realidad en España, porque sin ella, dice Laura Baena, no se puede avanzar. Para ello han creado el proyecto Concilia 13F.

El 13 de febrero de este año publicaron, con la colaboración de la socióloga y especialista en estudios de mercado Maite Egoscozabal, una encuesta en la que participaron casi 5.000 'malas madres' y de la que se arrojaron resultados como que a las madres trabajadoras solo les quedan 54 minutos al día de tiempo para ellas. Más de la mitad han reconocido que tuvieron problemas en el trabajo tras la baja maternal y que el 80% llegan cansadas a su puesto laboral tras cuidar de sus hijos.

Laura Baena, en nombre del Club de Malas Madres, explica que su deseo es reunirse con instituciones públicas para ofrecerse como juez que vigila que la ley de la conciliación se cumpla, sobre todo en PYMES porque, dice Baena, en las grandes empresas sí se lleva a cabo.

Más información
Los jóvenes toman las riendas
Medio millar de firmas españolas se dedican a la economía colaborativa
Los niños inspiran formas de negocio alternativas
El talento español encuentra refugio en Londres
Cómo ser un ‘millennial’ de éxito
Relevo en la élite deportiva
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS