Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

OK y WhatsApps

Un homenaje modesto que cada hablante de español podría ofrecer a la lengua de Cervantes en el Día del Libro consiste en hacer el firme propósito de no utilizar anglicismos innecesarios.

Nos invaden en las redes sociales y en los teléfonos móviles. Entre ellos, por ejemplo, el atroz OK, en expresión tomada de Lázaro Carreter.

—¿Vamos al cine a las cinco?

—OK.

—Nos vemos mañana.

—OK.

Y nos quedamos tan contentos porque creemos que estamos haciendo alarde de economía lingüística además de mostrar nuestro profundo conocimiento del inglés, ¡ya somos bilingües! ¡Qué felicidad! Si haces un comentario acerca de lo improcedente de la expresión habiendo en español traducciones como “de acuerdo”, “vale”, “está bien” o alguna similar, te miran como si fueras idiota o redomado purista del idioma para contestar:

—Pero es que OK es más corto.

De acuerdo, pero si se usa por abreviar, en español decimos “sí”, que tiene las mismas letras: dos. Aunque es posible que no se trate de eso, sino de hacer gala de esnobismo y de pereza mental o, simplemente, de descuido hacia nuestra lengua y con ella hacia nuestra cultura. A fin de cuentas, ¿cuántos estudiantes universitarios han leído nuestra novela más universal?— Trinidad Delgado Ruiz.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.