Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“No creo que Rajoy sepa qué es el bosón de Higgs”

Supersimetría, antimateria o un universo "metaestable" que desaparecería de golpe son algunas de las posibilidades teóricas que podría confirmar el mayor acelerador de partículas del mundo, el LHC, explica este físico español

Luis Alvarez-Gaumé
Luis Alvarez-Gaumé, en su despacho del CERN, después de la entrevista. EL PAÍS

En 1978, después de acabar la carrera de Física y la mili, Luis Álvarez-Gaumé se fue a hacer el doctorado a Nueva York. Nunca volvió a trabajar en España. La mayor parte de la carrera de este físico teórico ha transcurrido en el laboratorio europeo de física de partículas CERN, donde trabaja desde 1988 y es ya parte del mobiliario local, como él mismo explica. En el subsuelo de esta instalación en las afueras de Ginebra (Suiza) se ultiman los detalles para encender de nuevo el mayor acelerador de partículas del mundo. La última vez que lo pusieron en marcha se descubrió el bosón de Higgs. Ahora alcanzará el doble de potencia y nadie sabe qué puede hallarse. En una entrevista hecha hace unos días en su despacho del CERN, Álvarez-Gaumé (Madrid, 1955) explicaba a Materia que es posible descubrir la supersimetría o materia oscura, hallazgos mucho más importantes y esenciales para explicar ese 95% del universo del que todavía no se sabe nada.

Álvarez-Gaumé también estaba entre más de un centenar de científicos expatriados que hace unos meses clamaron no ser una leyenda urbana tras unas polémicas declaraciones el presidente del CSIC. Con la distancia de llevar trabajando décadas fuera de España, el físico repasa la política del CERN, una gran organización internacional con más de 2.500 empleados, y el papel deficitario que, en su opinión, está jugando nuestro país en ella.

Ahora todo indica que el universo está muy cerca del precipicio, es como si se fuera a evaporar

Pregunta. ¿El LHC va a cruzar una frontera hacia lo desconocido?

Respuesta. Ciertamente. Una de las cosas que va a hacer es física fina del Higgs. Si hay discrepancias en las formas en las que se desintegra, es una manera de saber que hay física nueva. Una cosa divertida es que si no hay nada más allá del modelo estándar y el Higgs, el universo sería metaestable. El estado fundamental o el vacío en el que vivimos no sería estable sino metaestable, es decir, que podría producirse una especie de burbuja o una hernia y nuestro universo desaparecería. Ahora todo indica que el universo está muy cerca del precipicio, es como si se fuera a evaporar. Es lo que parece que dicen los datos y es uno de los descubrimientos más interesantes del LHC.

P. ¿Qué pasaría entonces con la energía y la materia oscura?

R. Desaparecerían. Cuando miras transiciones de fase sabes que hay estado líquido, sólido y gaseoso. En este caso no sabríamos a dónde iríamos. Sería un nuevo estado que no sabemos cuál es. El universo empezaría a hervir y no sería por las colisiones del CERN (risas). Sería un universo en el que la vida no sería posible. Pero aún así la vida media del universo puede ser gigantesca. Por ahora, hay que seguir pagando la hipoteca y las deudas porque el fin no va a ocurrir pasado mañana.

P. ¿Qué supondría encontrar la supersimetría?

R. Por cada partícula conocida habría una hermana desconocida. Y algunas de ellas podrían ser materia oscura. Hay muchas razones por las que pensamos que tiene que haber algo más allá del sistema estándar. Una de ellas es que los neutrinos oscilan, transmutan entre ellos. Otra cosa: por qué hay materia y no antimateria, eso el modelo estándar no lo explica.

Si existen los gluinos, unas partículas supersimétricas, esto va a ser como las fallas porque aparecerán en grandes cantidades

P. ¿Qué descubrimiento le gustaría más que se hiciese?

R. La supersimetría, tal vez porque he invertido mucho tiempo de mi vida en este campo. Pero si uno deja de ser egoísta, lo que más me gustaría es que la naturaleza nos sorprendiera. La naturaleza debe tener una cantidad de trucos guardados impresionante. Una posibilidad es que el Higgs fuera una partícula compuesta. De momento parece que es una partícula fundamental, pero solo la estamos viendo a cierta energía. Antes también pensábamos que los átomos eran indivisibles. Luego se vio que se dividían en electrones y núcleo. Que el núcleo está hecho de protones y neutrones. Y luego el protón está hecho de quarks. La pregunta es si esto va a seguir ad infinítum o paramos ahí. De momento parece que con la energía a nuestro alcance, tanto los quarks como los electrones, los neutrinos y el higgs son partículas elementales

P. ¿Cuánta energía cree que hará falta para hacer nuevos descubrimientos?

R. Quizás el LHC pueda ver la supersimetría si hay suerte. Pero también es posible que solo se pueda alcanzar a niveles de energía dos, diez, o cientos de veces mayores que los que permite el LHC. Aquí es donde está lo divertido. Haces una teoría y después compruebas si es cierta. Las teorías que no son falsables al final no son más que un divertimento.

P. ¿Cuándo se conocerán los primeros resultados de esta tanda de experimentos?

R. Lo más probable es que lleguen entre septiembre y diciembre de este año. Si la supersimetría está a este nivel, se van a producir una gran cantidad de gluinos, un tipo de partículas que serían las compañeras supersimétricas de los gluones que funcionan como un pegamento que unen varios quarks para formar partículas complejas. Si existen, va a ser como las fallas porque aparecerían en grandes cantidades.

Desde que yo estoy aquí no ha venido ningún presidente del Gobierno español a visitar el CERN: ni González, ni Aznar, ni Zapatero, ni Rajoy

P. Es posible que no se descubra nada… ¿cómo justificar eso ante los políticos que deciden cuánto dinero aportar al CERN?

R. Si se trabajara así, no habría que financiar la ciencia. Por ejemplo, la vacuna del sida, es posible que no se encuentre, pero en el camino se han descubierto nuevos tratamientos, se aprenden cosas que evidentemente tienen beneficios para la humanidad. El señor Rajoy no creo que sepa lo que es el Higgs, pero aunque lo supiera, le debe interesar bastante poco. Lo que es cierto es que en retornos el CERN produce tres veces lo que se invierte en un periodo de 10 años, es la mejor inversión que puedes hacer. Luego hay otro retorno que no se cuenta que es la educación. Está claro que en todos los países donde hay una inversión en ciencia básica son los países en los que no ha habido crisis o casi. Donde hay I+D+i, Suiza, Finlandia, Japón, la crisis apenas se nota, y de hecho lo que han hecho es invertir más. En España, para los Juegos Olímpicos del 92 se invirtió muchísimo dinero en deporte y ahora somos una potencia mundial a nivel deportivo. Es sorprendente que un país con 40 millones de habitantes tenga unos resultados comparables a países mucho más grandes. Es una inversión que con el tiempo ha florecido. La ciencia es mucho más difícil. Hacer un Contador es estupendo, pero hacer un Einstein, un Galileo o un Newton lleva mucho más tiempo. Es necesaria una inversión sistemática, no cortar cada vez que hay un problema, porque eso es tener una miopía atroz.

P. ¿Ha caído el peso español en el CERN?

R. Nuestras autoridades deberían jugar un papel mucho más activo aquí. Tanto en la política de plazas como en los nuevos contratos. Otros países tienen delegaciones aquí en Ginebra que cada vez que se publica la subasta de un contrato contactan con sus empresas. En España desgraciadamente esto nunca cuaja, llevamos diciéndolo más de 20 años. Igual pasa para las plazas. Hay un déficit notable de personal de staff de calidad en el CERN con respecto a lo que paga España. Yo no entiendo por qué los representantes en España no se ponen serios. Hay que interesarse. Estamos con un número de plazas de alto nivel muy por debajo de lo que nos correspondería. Basta con mirar en el organigrama de la organización cuántas personas de alto nivel son españolas

P. ¿Cree que hay un desinterés explícito por parte del Gobierno?

R. El Rey vino al 50 aniversario, hace 11 años. Pero desde que yo estoy aquí no ha venido nunca ningún presidente del Gobierno español a visitar el CERN. Ni González, ni Aznar, ni Zapatero, ni Rajoy.

Más información